miércoles, 2 de diciembre de 2009

Ciclo eterno


El mismo ciclo confirma que todo cambia para que todo siga igual… Dice la abuela: “En mis tiempos…”. Dice el padre: “Esta juventud…”. Dice el joven: “Nadie me comprende…”. Y dice el niño –mirándolos a todos, boquiabierto–: “No sé qué decir…”. El niño será joven, será padre, será abuelo, será viejo. Habrá amado, habrá sufrido, habrá soñado. Tras victorias, tropiezos, alegrías, desengaños e ideas trastocadas, volverá sus ojos a la edad de la inocencia. Vemos que todo se repite. Juego, lucha, admiración, desencanto, placer, aflicción, amistad, enfrentamiento, comprensión, intransigencia, lucidez, ofuscación, paz, discordia, decisión, temor, creencia, duda… Vaivén eterno, para concluir que no podemos entender este mundo incomprensible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario