Aforismos


Me parece apasionante lo que otros detestan: las paremias. Es decir, proverbios y refranes, enunciados breves sentenciosos e ingeniosos. En Hispania, los proverbios latinos cultos fueron suplantados por los refranes castellanos, de los que hay para dar y tomar. Son dichos populares, agudos y con fines educativos, que forman parte de un patrimonio cultural anónimo del que Cervantes supo sacar partido en su gran obra. En las paremias también se incluyen aforismos, adagios, apotegmas, citas, máximas y sentencias, por lo general de autoría conocida; no dejan de ser proverbios con matices. El estudio de las paremias le corresponde a la paremiología. El término aforismo fue utilizado por primera vez por Hipócrates como una serie de proposiciones relativas a los síntomas y al diagnóstico de las enfermedades. Después se extendió a otros ámbitos. Por eso es válido emplear este término para referirnos a todas las paremias (proverbios y refranes especialmente) relativas a la medicina; y si queremos, específicamente como aforismos médicos, aunque sea redundancia. Entre ellos se incluye el famoso de William Osler: "Ser buen médico significa poseer conocimientos y “4 h”: humildad, honestidad, humanidad y humor. No olvidemos tampoco las particulares greguerías de Gómez de la Serna. A los aforismos de mi cosecha –perdonad el atrevimiento– los denomino "tics del pensamiento fugitivo".

ETIQUETAS DE AFORISMOS (Enlace externo: Refranes)