miércoles, 30 de mayo de 2018

Cuando la relación médico-paciente se rompe



Con frecuencia, los usuarios del sistema público de salud solicitan cambiar de médico de familia, y las razones que se aducen son las siguientes:
  • Descontento con la atención recibida.
  • No entenderse con el galeno
  • Sentir falta de interés ante un problema.
  • Desacuerdo con los medicamentos recetados (o no recetados). 
  • No acceder el médico a ciertas peticiones (pruebas complementarias, fármacos, baja laboral, informes o certificados...). 
  • Un simple «pique» o enfado (acaso por retraso o tardanza en atención). 
El procedimiento del cambio de médico es muy sencillo. No tanto, por el contrario, que el médico quiera desprenderse de un usuario. Aquí el procedimiento es difícil, exige una fundada argumentación, más allá de la simple «incompatibilidad de caracteres». En cualquier caso, perdida la relación de confianza entre médico y paciente, lo mejor es el cambio, por el bien de ambos.

Sin embargo, es sorprendente que los cambios de médico de cabecera fueran excepcionales en otra época, en general con menos dedicación, y en cambio sean muy frecuentes en un tiempo de mayor entrega de los profesionales de la salud. Aunque se puede justificar precisamente por esto, al ser mayor el número de actos médicos, de promoción de la salud, prevención de la enfermedad y tratamiento de las dolencias, junto a la mayor exigencia derivada del empoderamiento del paciente.


Change The World - Eric Clapton

martes, 22 de mayo de 2018

Historia de pintura y oftalmología

Fuente: Museo del Prado

Detrás del famoso cuadro Los poetas contemporáneos, de Antonio María Esquivel (1806-1857), subtitulado Una lectura de Zorrilla en el taller del pintor, encontramos una historia médica, concretamente oftalmológica. El artista se vio aquejado de una enfermedad ocular (quizá una queratoconjuntivitis epidémica) que lo dejó prácticamente ciego, a consecuencia de la cual se dice que intentó suicidarse arrojándose al río Guadalquivir, y que fueron sus amigos artistas y poetas quienes costearon un carísimo tratamiento que le devolvería la visión, realizado por un prestigioso oftalmólogo francés. Visto así, con esta historia legendaria, este importante cuadro de Esquivel cobra todavía más valor ante nuestros ojos.

Enlaces:
Una reseña artístico-médica AQUÍ
La ceguera de Antonio María Esquivel y Suárez de Urbina AQUÍ

Antonio María Esquivel

viernes, 18 de mayo de 2018

Sonoridades clásicas



Si primero fue un libro sobre la parte médica, titulado Guía de Humanidades Médicas, ahora tocaba el libro que recogiese la parte melódica de este blog (reparemos en el nombre: "Medicina y Melodía"), y lo hemos editado con el título de SONORIDADES CLÁSICAS. Como en el caso anterior, hemos realizado la edición eBook y la edición en papel. Y esta es nuestra descripción:
Las «sonoridades» recogidas en este libro pertenecen a los diversos lenguajes y formas musicales, en sus diferentes vertientes: tradicional –o folclórica–, clásica y urbana (el jazz aparte, con entidad propia), con un predominio innegable de la música clásica. Aunque las múltiples sonoridades integran el genérico mundo de la música.. ¿De las artes la más bella? Es opinable. Pero sin duda es la más etérea y capaz de hermosear a las demás. Desde la humana laringe o desde cualquier instrumento artificial parte su variable belleza. Sus notas se hacen dueñas del espacio, se combinan, sonríen, lloran, sosiegan, agitan, evocan, liberan, van y vienen como la marea.  
Con las sonoridades de la música, de la misteriosa forma del tiempo, del arte supremo que nace y muere de continuo en un pasar efímero (y, sin embargo, a veces eterno), hemos pretendido una división práctica en seis apartados, que tratan sobre: 1-las diversas sonoridades, 2-generalidades musicales, 3-la historia de la música, 4-las formas musicales, 5-la música y sus relaciones, 6-musicología y crítica musical. Podría haber sido otra estructura cualquiera. Pero lo importante es que estos escritos divulgativos sirvan, al menos, para despertar o incrementar el amor a la música. Para disfrutar más de toda la buena música. Porque la música nos hace mejores.

jueves, 17 de mayo de 2018

Día das Letras Galegas 2018


Día das Letras Galegas. Dedicado este año a la escritora María Victoria Moreno (1939-2005), la cuarta mujer en la historia de esta celebración tras Rosalía de Castro, Francisca Herrera Garrido y María Mariño. De la protagonista de este año, recomienda Xesús Alonso Montero un ensayo que considera magistralDiario da luz e a sombra (Diario de la luz y la sombra). Un libro que es fruto del cáncer de mama que le diagnosticaron en 1997 y que, por no remitir, sufrió hasta su final; es la crónica de una enferma, en la que cuenta su experiencia como doliente, sus diferentes estados de ánimo y sus reflexiones en torno a la muerte. María Victoria lo escribió confiando en que podría ayudar a otras enfermas.



Negra sombra

lunes, 14 de mayo de 2018

La trucha, de Schubert

Bachforelle

El encantador Lied "Die Forelle" (La trucha), de Franz Schubert, cuya letra mostramos a continuación traducida, el pez común de agua dulce, nos basta para llenar de delicioso sabor y tierno encanto melódico esta página.

En un claro arroyuelo, 
Se precipita alegremente 
La trucha juguetona, 
Que pasa como una flecha. 
Yo estaba en la orilla 
Y en un dulce sosiego 
Vi el baño del alegre pececito 
En el claro arroyuelo. 

 Un pescador con su caña 
Se colocó en la orilla, 
Y miró a sangre fría, 
Los serpenteos del pececillo. 
Mientras el agua siga clara, 
Y no se enturbie, pensé, 
No podrá coger a la trucha 
Con su anzuelo. 

 Finalmente el ladrón se cansó 
de esperar. El pérfido, enturbió 
Las aguas del arroyuelo 
Y antes de que me diera cuenta, 
La caña dio tal respingo 
Que enganchó al pececillo. 
Y yo, con la sangre alterada, 
Miré a la presa engañada.

miércoles, 9 de mayo de 2018

Delirio... y tratamiento del alcoholismo


En las paredes trompas de elefantes
hurgando vísceras abdominales
y un devenir de espectros fantasmales
–anexos al banquete– amenazantes.

Horrendos roedores inquietantes
–en negro suelo– y otros animales
(serpientes, saurios, monstruos infernales)
horadan yertos cuerpos aún sangrantes.

Ardiente río de sudor febril  
–ya tiznado de rojo el tono añil–
va arrastrando de la visión despojos

y cruzando la cama hacia estribor.
¡Quieto contemplo con necio estupor
la imagen del delirio ante mis ojos!

El alcoholismo es la adición más frecuente y sus consecuencias (personales, familiares y sociales) pueden ser graves. Su prevención se hace necesaria y, cuando no se ha logrado, procede su adecuado tratamiento, mediante la desintoxicación y la deshabituación...

*** 
CITA
La mejor cura para la Dipsomanía (compulsión por el alcohol) es la Religiomanía. William James

sábado, 5 de mayo de 2018

Pomito de Portugal


En el tiempo de las grandes colas en el Puente Internacional, cuando millares de vigueses escondían a los guardias de la aduana los botes de Tofina y Mokambo, los kilos de Café Sical, los quesos de bola, los cuartos de mantequilla de «meio sal», los paquetes de azúcar o las cajas de leche Agros, mi padre nunca dejaba de visitar la botica central de Valença para comprar varias cajitas de Pomito. Siempre gusté del aroma penetrante de esta pomada analgésica, astringente y parasiticida, de textura parafinada y color rosado, presentada en unas preciosas cajitas circulares, donde aparecía (y sigue apareciendo) en tipografía muy elegante a indicación de su fabricante, los Laboratorios Lencart del parque industrial de Celeirós en Braga.  
El Pomito se anunciaba como una pomada con decenas de años de experiencia terapéutica en Portugal, Angola y Mozambique, indicada en el tratamiento de los eccemas, herpes, pequeñas quemaduras y, en general, de cualquier tipo de heridas en la piel. Mucho abusamos en la casa del pomito milagroso que empleábamos como bálsamo de fierabrás para cualquier prurito que habíamos tenido. Durante mucho tiempo consideré el pomito de papá como el símbolo más genuino de aquel maravilloso Portugal de abril, lo de las canciones del Zeca Afonso, lo de las madrugadas de los traperos, el disco del Fausto que alertaba: «Así va Portugal, unos van bien y otros mal».
Del artículo "Pomito", de Manuel Bragado Rodríguez, traducido del original en gallego
Ese tiempo, de grandes carencias, en el que el pomito se usaba como panacea, ha dado paso a otro muy distinto, de hiperconsumismo farmacológico variopinto y medicalización de la vida. Ahora se busca un remedio medicamentoso para cada problema no médico. Aunque en Portugal todavía los rebuçados siguen siendo el principal remedio para la tos, por delante de los jarabes antitusígenos.

Uma Casa Portuguesa - Amália Rodrigues