martes, 28 de mayo de 2019

La peste escarlata, de Jack London

Fuente

«La peste escarlata» plantea una situación creíble: en 2013 aparece una enfermedad rápidamente contagiosa que acaba con la mayor parte de la población del mundo. La sociedad occidental se desmorona, por culpa de la muerte, la sospecha y el miedo. Los medios de comunicación y de transporte desaparecen, y la única manera de sobrevivir es el aislamiento más extremo. Aquellos que logran protegerse de la enfermedad se convierten en los únicos supervivientes, reducidos a la barbarie. Solo los más fuertes pueden aprovechar los escasos recursos que quedan, y la mayoría se dedica a la guerra y la destrucción gratuita. Un antiguo profesor universitario, que una vez se llamó James Howard Smith, les cuenta a sus nietos cómo apareció la peste escarlata, mientras ellos buscan algo que comer en la playa de San Francisco por la que vagan. Aunque la explicación le resulta difícil, ya que han desaparecido conceptos como el dinero, la numeración, la ciencia e incluso el propio lenguaje, del que no quedan más que unas pocas palabras útiles. No existen la religiosidad, la abstracción teórica o el legado de futuro. La Humanidad de ese mundo futuro existe tan solo para el ahora: la comida, las pieles de animales con las que abrigarse y la manera de defenderse de las bestias, que se han vuelto muy abundantes y peligrosas. Y a pesar de todo, el profesor Smith sueña con un nuevo progreso, que él ya no verá.
«La peste escarlata», la obra terriblemente visionaria de Jack London

Este párrafo es parte de la reseña crítica de Gabriel Romero de Ávila, joven escritor y amigo, del relato apocalíptico de Jack London, escritor aventurero, cuya vida se proyecta en sus relatos y novelas de aventuras. En La peste escarlata (The Scarlet Plague, 1912) sale de su línea habitual e imagina la posibilidad de una epidemia incontrolable y devastadora. ¡Que esta peste no se haga realidad!
***
Enlace relacionado:
Novelas sobre epidemias y enfermedades contagiosas
A destacar: Diario del año de la peste (1722) de Daniel Defoe, La peste (1947) de Albert Camus, El amor en los tiempos del cólera (1986) de Gabriel García Márquez, Ensayo sobre la ceguera (1995) de José Saramago.
Y como ilustración audiovisual, un documental sobre los médicos de la peste negra.

jueves, 23 de mayo de 2019

Comunicación médica y educación sanitaria deseables



Valga una comunicación médica rigurosa y diáfana (benefactora) frente a otra inconsistente y confusa (perniciosa). Y a ser posible, concisa (en otra entrada propugnábamos una comunicación médica clara y breve) y afable.

Nuestro enfoque es el mismo para la educación sanitaria, en el ámbito de la salud, en las escuelas o en los medios de comunicación. Incrementar el nivel de salud de individuos y colectividades es el sano objetivo.

Pero habiéndose hecho todo lo contrario durante décadas —y sumándose un problema educativo general que ha ocasionado la pérdida del sentido común—, ahora nos llevamos las manos a la cabeza por el negativo efecto.


La educación sanitaria, o educación para la salud, precisa habilidades. Es el modo de promoción de la salud, que puede realizarse mediante los diferentes medios de comunicación. Y la televisión es uno de ellos, el medio por excelencia en cuanto a su alcance: llega a más personas que los otros (folletos, prensa, radio, internet).

Frente a casos nefastos de educación sanitaria televisa, tenemos otros que por sus cualidades (rigor, claridad) y talante (buen humor) son dignos de aplauso.


Por otra parte, con independencia de errores comunicativos y educativos, o gracias a ellos, la educación sanitaria ha evolucionado desde un modelo de participación subordinada hasta otro de participación plena.

Educación Sanitaria (Etapas)

lunes, 20 de mayo de 2019

Triage en Atención Primaria


Hemos hablado de triage (o triaje) en Atención Primaria AQUÍ, y reiterado sobre su necesidad AQUÍ. Ahora traemos una presentación sobre este tema.

viernes, 17 de mayo de 2019

Rosalía de Castro, más que poeta


Todavía no les es permitido a las mujeres escribir lo que sienten y lo que saben.
ROSALÍA DE CASTRO, La hija del mar (prólogo)

Con todas las dificultades de la mujer en el mundo literario, un territorio marginal como Galicia cuenta con tres autoras que marcan otros tantos hitos. Las nombramos por orden cronológico: Concepción Arenal (1820-1893), escritora realista y pionera del feminismo hispano, Rosalía de Castro (1837-1885), poeta precursora, junto a Bécquer, de la lírica moderna hispana, y Emilia Pardo Bazán (1851-1921), novelista, ensayista, dramaturga, etc., introductora del Naturalismo en España, autora, entre otras obras, de Los pazos de Ulloa, La madre naturaleza y centenares de cuentos. Son tres nombres importantes pertenecientes a épocas en las que el papel de la mujer en la cultura era irrelevante, y además pertenecientes a una comunidad (antes región) totalmente olvidada. Pero ahí está su obra, lo suficientemente importante —a pesar de todos los obstáculos— para que sus nombres se perpetúen. Y el de Rosalía es aquí el que nos atañe.



¡Necio afán el de la gloria póstuma, cuyo ligero soplo pasará como si tal cosa sobre el esparcido polvo de tus huesos! Cuídate de lo presente y deja de pensar en lo futuro, que ha de ser para ti como si no existiese.
ROSALÍA DE CASTRO, El caballero de las botas azules


APUNTE BIOGRÁFICO Y VALORATIVO DE ROSALÍA DE CASTRO

Rosalía de Castro (Santiago de Compostela, 24 de febrero de 1837 - Padrón, 15 de julio de 1885), poetisa y novelista, comenzó escribiendo en castellano y acabó haciéndolo también en este idioma, aunque su fama procede mayormente de sus dos poemarios en lengua gallega. Se ha dicho que su personalidad y su sentimiento vital son fruto de sus orígenes. Hija ilegítima de un sacerdote, José Martínez Viojo, y registrada inicialmente en el Hospital Real de Santiago de Compostela como hija de padres desconocidos, vivió su primera infancia con dos hermanas suyas, Teresa y María Josefa Martínez Viojo, en Ortoño, aldea próxima a Santiago, supuestamente bajo los cuidados indirectos del padre. No se sabe con exactitud cuándo se hizo cargo de ella la madre, María Teresa de la Cruz de Castro y Abadía, hidalga de escasos bienes, pero sí que en algún momento se la llevó a vivir con ella a Padrón y que en 1853 se trasladaron a Santiago.

En el invierno de 1853, contando Rosalía dieciséis años, hubo una sonada hambruna en Galicia de la que Compostela no se libró. Poco antes, en septiembre, había ido a Muxía en compañía de Eduarda Pondal, hermana del poeta de nombre homónimo, siendo víctimas ambas de una epidemia de fiebre tifoidea; Rosalía superó la enfermedad y Eduarda falleció (su obligada convalecencia en Muxía le permitiría recoger información para la ambientación de la novela La hija del mar). Al año siguiente, en 1854, habría de saber de la epidemia de cólera que produjo en A Coruña casi 6.000 muertos, en una ciudad de unos 20.000 habitantes. Estos impactantes sucesos seguramente dejarían huellas indelebles en el espíritu de la escritora.

Por otra parte, parece que su madre se preocupó de que adquiriese una buena formación (recibió clases de música, francés y dibujo), en un tiempo de analfabetismo y de difícil acceso de la mujer a la cultura; con precocidad, a los doce años, escribió sus primeros versos; y ya siendo escritora reconocida, la muerte de su madre en 1862 habría de inspirarle un hermoso poema: A mi madre. Con todo, como mujer, encontró muchas dificultades en su aspiración artística. Quizás haya que buscar las claves en su decisión y el contacto con el ambiente literario del compostelano Liceo de la Juventud (frecuentado por Aurelio Aguirre y Eduardo Pondal, poetas y estudiantes, respectivamente de Derecho y Medicina), que le habría de servir de acicate. Y su encuentro en Madrid con Manuel Murguía (1833-1923), historiador, escritor y galleguista, con quién se casó en 1858, fue decisivo para su carrera literaria; junto a él, llevaría una vida itinerante.


El matrimonio tuvo siete hijos: Alejandra, Aura, los gemelos Gala y Ovidio, Amara, Adriano Honorato —que murió trágicamente al caerse de una mesa— y Valentina, que nació muerta. La muerte de Adriano sumió a Rosalía en un hondo pesar que habría de expresar poéticamente («Era apacible el día / y templado el ambiente, / y llovía, llovía / callada y mansamente; / y mientras silenciosa / lloraba yo y gemía, / mi niño, tierna rosa, / durmiendo se moría»). Imaginamos su fortaleza de carácter y su atrevimiento atemperados por su humildad y su exquisita sensibilidad, en una mujer que refiere las contrariedades de una vida desasosegada y una salud endeble.

Establecieron definitivamente su hogar en Padrón, la villa de su madre, bañada por el río Sar, fuente de buena parte de su inspiración; lo mismo que el mar, que tanto la atraía y la llamaba a su encuentro, circunstancia que ha dado lugar a diversas interpretaciones de índole psicoanalítico. La casa de A Matanza, en la aldea del mismo nombre, en Padrón, donde pasó sus últimos años y murió, a los 48 años, es hoy Casa-MuseoRosalía de Castro. Aunque antes de morir, consumida por un cáncer de útero, quiso ver el mar por última vez, y se instaló en Carril, en la ría de Arosa. El mar, siempre el mar… Fue enterrada en el cementerio de Santa María de Iria, Padrón. 

En 1891 sus restos fueron trasladados al Panteón de Galegos Ilustres de San Domingos de Bonaval, en Santiago de Compostela.

Pero lo más importante de Rosalía es su valiosa obra. En su momento, fue tal la repercusión popular de su poesía en gallego que, hasta hoy, Rosalía ha quedado como símbolo del pueblo gallego; la musicalidad de sus poemas llamó la atención de algunos compositores, que la revistieron de melodías y favorecieron su difusión. Sin embargo, su obra no se limita al terruño, sino que tiene una aspiración universal. No olvidemos que está considerada la precursora de la poesía española moderna, junto con Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870), a quien llegó a conocer en Madrid a través de Murguía. De ser ignorada en el ámbito literario, despertó la admiración de escritores tan significativos como Azorín, de la Generación del 98, o Juan Ramón Jiménez.

Rosalía de Castro merece ser leída, en gallego y en castellano; es suficiente su calidad literaria y su mensaje, frutos de una cautivadora figura, inteligente, culta y sensible, que aborda temáticas trascendentes de índole filosófica y que entona un canto de libertad

En un poema polemiza sobre un tópico con ironía: «Daquelas que cantan as pombas i as frores / todos din que teñen alma de muller. / Pois eu que n'as canto, Virxe da Paloma, / ¡ai!, ¿de qué a teréi?». Pero por encima de la poesía social, patriótica, religiosa, costumbrista o intimista, es poeta que toca el alma y la embellece. Aun en la insatisfacción de quien busca y no encuentra aquello que le colme, ella consiguió en parte lo que quería, quedando así, de algún modo, liberada. Rosalía merece ser leída independientemente de discutibles clasificaciones y más allá de visiones puramente nacionalistas o feministas. Entonces, libres de limitadores encorsetamientos, comprobaremos por qué merece ser reverenciada.




PRODUCCIÓN LITERARIA E HITOS DE ROSALÍA DE CASTRO

En 1856, después del sonado Banquete de Conxo (acto de confraternidad entre trabajadores y estudiantes), se trasladó a Madrid. Se duda si fue en busca de gloria literaria, por ser mujer alejada de vanidades, pero allí, tras recibir una crítica favorable de Manuel Murguía, su futuro marido, vio la luz su primer poemario: La Flor (1857), escrito en castellano y publicado. Después publicó el artículo Lieders (1858), inspirado en el poeta Heinrich Heine, reivindicativo del canto y de las formas poéticas populares, y considerado hoy el primer manifiesto feminista de Galicia. Le siguieron dos novelas: La hija del mar (1859), novela folletinesca un destacable prólogo (reivindica los derechos de la mujer en la vida intelectual y cita predecesoras destacadas del mundo de las artes y la política), y Flavio (1861), de mayor penetración psicológica y fuerza creadora, aunque se le señala cierta debilidad estructural. En 1863 publicaría A mi madre, un largo y sentido poema en castellano, y llegaría su primer poemario en lengua gallega: Cantares gallegos (1863). 

Cantares gallegos es una prueba y un desafío que se había marcado para ennoblecer una lengua despreciada desde la época medieval, cuando los trovadores galaico-portugueses impulsaran la lírica peninsular, y una tierra maltratada por gentes de otros lugares. Podríamos decir que se trata de una rebelión individual, pacífica e incruenta. Rosalía dedicó esta obra a la escritora Fernán Caballero, por haber sido, al menos, respetuosa con su tierra. Iba a ser prologada por el escritor y político Nicomedes Pastor Díaz (1811-1863), pero falleció poco antes sin haber llevado a cabo su propósito. Su título derivó de El libro de los cantares del vizcaíno Antonio de Trueba. En cuanto al contenido, nuestra escritora no podía estar al margen del movimiento nacionalista europeo —tan marcado en la música—, en pleno Romanticismo europeo, que bebía del folclore propio, de la esencia popular de cada nación. Tras cuatro siglos de oscurantismo, ya en el siglo XIX, Rosalía inicia con esta obra (interpretada como un logrado canto colectivo) la revitalización de la lengua gallega y, de este modo, el Rexurdimento literario; es una de sus figuras clave, junto a Eduardo Pondal (1835-1917) y Curros Enríquez (1851-1908), sin olvidar a Manuel Murguía. Cantares gallegos, un verdadero canto a Galicia, un homenaje a su tierra y a sus gentes, supuso un hito, marcando un antes un después. Humildemente, prologa su obra confesando el atrevimiento de un «pobre ingenio», y contundentemente expresa, con despecho o, mejor dicho, desahogo, su declaración de intenciones: mostrar a los ignorantes la belleza y las bondades de una tierra injustamente vilipendiada. Y al comienzo del libro hay un prólogo poético: «Cantarte hei Galicia…». Según Carballo Calero, es una obra fundamentalmente épica, más que lírica; una epopeya popular con héroes populares individuales. Su temática es costumbrista, amorosa, intimista social y patriótica. Los Cantares fueron aclamados como una obra maestra. Y la fecha de su edición, 17 de mayo (día, por cierto, del aniversario de Manuel Murguía), ha quedado instituido como «Día das letras galegas»



Cantarte hei, Galicia, 
teus dulces cantares, 
que así mo pediron 
na beira do mare.

Cantarte hei, Galicia, 
na lengua gallega, 
consolo dos males, 
alivio das penas. 

 (De Cantares gallegos)

Una segunda edición de los Cantares habría de editarse en 1872, revisada y corregida por la autora, que además le añadió cuatro poemas. Es la que ha de tenerse por definitiva. Rosalía le hizo una dedicatoria a la Sociedad de Beneficencia de los Naturales de Galicia de La Habana, creada el año anterior. Sin duda, su primer poemario en gallego había alcanzado gran popularidad en Cuba, a donde tantos gallegos marchaban.




En 1864 dio a la luz un cuento en lengua gallega: Conto gallego. Y de 1866 datan el artículo Las literatas, el cuadro costumbrista El cadiceño y la novela Ruinas, mejor valorada que las dos anteriores, un cuadro costumbrista de humor satírico. Seguidamente, mostrando una indudable vocación de narradora, publicó su cuarta novela: El caballero de las botas azules (1867), la más valorada por la crítica de sus cinco novelas, todas en castellano; una fantasía satírica calificada por la autora de «cuento extraño». Y ya en 1880, tras trece años de «silencio» (es de suponer que seguiría escribiendo), publicaría su segundo poemario en gallego: Follas novas.

Follas novas es una obra más profunda que los Cantares, llena de elementos simbólicos; las sombras y el mar recorren este impresionante poemario, donde Galicia es sólo la ocasión, aunque siempre el fondo del cuadro, y así lo dice ella, frente a los Cantares, donde era el objeto, el alma entera. Está estructurada en cinco partes o libros: I. Vaguedás, II. Do íntimo, III. Varia, IV. Da terra, V. As viudas dos vivos e as viudas dos mortos. En Follas novas se manifiesta el yo personal de la autora, pleno de sinceridad, de autenticidad. Además, esta obra cimera tiene múltiples registros, fluctuando desde un tono pesimista o angustiado a otro enérgico o reivindicativo, sin dejar de revelar un sutil humorismo, y alberga una gran variedad versificadora. Escrito, según refiere la autora en el prólogo, «en el desierto de Castilla» (concretamente en Simancas, donde Murguía trabajó como archivero), pero pensado y sentido en las soledades de la Naturaleza y de su corazón. Impregnado de ontológica saudade y no exento de humor —de un humor fino, sutil—, aflora en él el amor a la tierra, el lamento por el infortunio de aldeanos y marineros, de la gente trabajadora, y el drama de la emigración que separa las almas. Con humildad, se pregunta para qué escribe, si está todo dicho.

Y lanza sus «hojas nuevas», que —dice— mejor se dirían viejas y últimas, pues anuncia que, cumplida la deuda que creía tener con su tierra, difícil será que vuelva a escribir versos en la lengua materna.

Ben sei que non hai nada
novo en baixo do ceo,
que antes outros pensaron
as cousas que ora eu penso.

E ben, ¿para que escribo?
E ben, porque así semos,
relox que repetimos
eternamente o mesmo.

(De Follas novas)


En 1881 saldrían varias publicaciones suyas: Elprimer loco, una novela romántica de tipo psicológica, también etiquetada de «cuento extraño», que muestra a una Rosalía que sigue anclada en el Romanticismo, ignorante de la nueva corriente del Realismo; Padrón y las inundaciones y El domingo de ramos (Costumbres gallegas), artículos ambos, en el segundo resultó muy polémico, al referir la autora la costumbre que existía en el litoral gallego de ofrecer una mujer de la familia a cualquier marinero recién arribado.

Y en 1884 publicaría su gran poemario en castellano, su obra maestra en lengua española: En las orillas del Sar, injustamente olvidado, o no reconocido como merece, al que algunos estudiosos —Azorín incluido— colocan a la cabeza de la lírica española del siglo XIX. Continúa el lirismo de Follas novas y amplía las innovaciones métricas iniciadas en que había iniciado en este libro; señaladamente, la combinación del verso endecasílabo con el octosílabo. En las orillas del Sar es considerado por Alonso Montero como un tratado de desolación, porque nadie en su siglo escribió versos más desazonadores, más desolados, de más radical abatimiento, replegada sobre sí misma, en su «morada oscura, desmantelada y fría». El libro está dividido en las diez partes: Orillas del Sar, Margarita, Los tristes, Los robles, ¡Volved!, Las canciones que oyó la niña, La canción que oyó en sueños el viejo, Santa Escolástica, A la luna y Las campanas.


Ya que de la esperanza, para la vida mía,
triste y descolorido ha llegado el ocaso,
a mi morada oscura, desmantelada y fría
tornemos paso a paso,
porque con su alegría no aumente mi amargura
la blanca luz del día.

(De En las orillas del Sar)



Además, podríamos señalar poemas sueltos, entre ellos el titulado A la memoria del poeta gallego Aurelio Aguirre, poeta muerto prematuramente ahogado en el mar que tanto había atraído a Rosalía, y que algunos tienen por su primer amor. 

Pero, en definitiva, según Carballo Calero, son cuatro los libros fundamentales que se conservan de Rosalía de Castro: Cantares gallegos y Follas novas para la literatura gallega. El caballero de las botas azules y En las orillas del Sar para la literatura castellana o española.

Finalmente, nos apropiamos de un resumen cronológico de las obras de Rosalía, el de Marina Mayoral que figura en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes —en el que sin embargo faltan algunas piezas menores— y resaltamos las esenciales.


  • La Flor (poesía), Madrid 1857.
  • La hija del mar (novela), Vigo 1859.
  • Flavio (ensayo de novela), Madrid 1861.
  • A mi madre (poesía), Vigo 1863.
  • Cantares gallegos (poesía), Vigo 1863.
  • El cadiceño (cuadro costumbrista), Lugo 1866.
  • Ruinas (novela), Madrid 1866.
  • El caballero de las botas azules (novela), Lugo 1867. Su prólogo dialogado lleva por título «Un hombre y una musa».
  • Follas novas (poesía), Madrid 1880.
  • El primer loco (novela), Madrid 1881. Lleva al final un cuadro de costumbres: «El domingo de Ramos».
  • En las orillas del Sar (poesía), Madrid 1884.


BIBLIOGRAFÍA
ALONSO MONTERO, X. Rosalia de Castro. Madrid: Ed. Júcar, 1972. 
CARBALLO CALERO, R. Introducción a «Cantares gallegos». Madrid: Ed. Cátedra, 1989. CARBALLO CALERO, R. Sobre el sentido de las innovaciones métricas de Rosalía de Castro. 1616: Anuario de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada, Vol. IV (Año 1981), pp. 45-52. Disponible en: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. http://www.cervantesvirtual.com/obra/sobre-el-sentido-de-las-innovaciones-mtricas-de-rosala-de-castro-0/ 
GARCÍA NEGRO, MP. Rosalía de Castro: una feminista en la sombra. ARENAL, 13:2; julio-diciembre 2006, 335-352. 
MAYORAL, M. «Rosalía de Castro. La autora: Biografía». Biblioteca virtual Cervantes. 

Monumento a Rosalía de Castro, Santiago de Compostela

Rosalía de Castro, feminista en la sombra

*** 
Finalmente, enlazamos 6 poemas significativos (dos de cada poemario) que nos pueden servir de introducción a la poesía rosaliana. 

Nasín cando as prantas nasen (CANTARES GALLEGOS) 
Airiños, airiños aires (CANTARES GALLEGOS)
Negra sombra (FOLLAS NOVAS) 
—Conocidísima pieza musicada como balada por Juan Montes— 
¡Calade! (FOLLAS NOVAS)
Dicen que no hablan las plantas (EN LAS ORILLAS DEL SAR) 
Glorias hay que deslumbran… (EN LAS ORILLAS DEL SAR)

miércoles, 15 de mayo de 2019

Tumores cutáneos malignos y lesiones premalignas


Traemos una presentación sobre TUMORES CUTÁNEOS MALIGNOS Y LESIONES PREMALIGNAS que esperamos pueda ser de utilidad a los profesionales de atención primaria, en especial a los médicos de familia.

martes, 14 de mayo de 2019

Reflexiones tras un debate sanitario


Debate sanitario elecciones Madrid
(Sanidad de la Comunidad de Madrid)


BREVES REFLEXIONES
  1. Jornada de 35 horas semanales (ahora 37,5) en todo el SNS, no solo en ciertas CCAA. Por encima de ellas, cubrir con otros recursos humanos o pagarlas.
  2. Carrera profesional y derechos iguales en todo el SNS.
  3. Horario de AP hasta 21 horas es absurdo. ¿Lo tiene otro país? 
  4. Actual relación público-privada (no al revés) es perversa. 
  5. Medio ambiente y eficiencia energética se han convertido en nuevo negocio. Y siendo determinante el medio ambiente en la salud, ¿por qué no hay un “Ministerio de Salud y Medio Ambiente”. 
  6. La prestación buco-dental es la gran carencia de nuestro sistema sanitario. ¿Por qué no procurarla recortando en gasto superfluo sin necesidad de aumentar la fiscalidad? 
  7. "Sistema sostenible" es el mantra que se repite. Lo mismo que "fortalecer la AP", que en teoría queda. Y, por supuesto, el paciente es el centro del sistema; pero desatendido quedará si no se cuida a los profesionales de la sanidad.
***
Y al margen, una reflexión ajena sobre la sostenibilidad del sistema sanitario:

sábado, 11 de mayo de 2019

"Este es mi cuerpo", de Lizardo Cruzado


Autor de un único libro, Lizardo Cruzado es hoy, a sus 43 años, un mito viviente. Alejado de los circuitos literarios y el establishment editorial, el escritor y médico psiquiatra trujillano —que fuera considerado un talento precoz y adolescente por poetas como Javier Sologuren y Blanca Varela— se ocupó de cultivar durante más dos décadas un enigmático silencio. 

Presentan reedición del poemario "Este es mi cuerpo"  


Traemos uno de los poemas de este poemario:

Para M.M.
(O sea, para Marylin Monroe; para Mi Madre.) 

Decir que Marilyn Monroe no fue Mi Madre 
no es lo mismo 
que decir que Mi Madre no fue Marilyn Monroe. 
Fijo que suena confuso como un sofisma; 
pero viendo bien, viéndola bien, 
viéndolas, 
ambas tienen -aparte del esqueleto 
lentísimo y el erizado pellejo celeste- 
el mismo parque de atardecer quebrado, 
unos cuantos sueños hechos mierda, 
fotografías amarillentas 
-cual marchitas magnolias- 
olvidadas bajo el colchón o los párpados, 
y unas ardientes ganas de ser amadas 
mordidas lamidas y apretadas 
como maduras chirimoyas o como higos. 
Aunque fuera el viento neoyorquino el que 
alzó a Marilyn las faldas 
y a Mi Madre las ropas oprimiesen 
las resecas 
brisas del arenal, 
ambas han llorado desnudas al menos una vez 
extraviadas entre ortigas y sedas. 
Y si Mi Madre no hubiera 
abandonado el cine oscuro donde su juventud aullaba 
con la última butaca clavada 
en pleno pecho, 
tal vez estaría ella ahora escribiendo sus memorias; 
y por otro lado -o por el mismo- 
se hallaría Marilyn pelando legumbres y patatas 
o hirviendo sopa y calcetines 
cuando muere la tarde. 

Ambas 
fueron desgarradamente felices 
e infelices también -desgarradoramente-. 

La única 
y pequeña diferencia es que Marilyn reventó 
al tomarse cincuenta cápsulas de nembutal 
y que Mi Madre 
me parió a mí. 

Lo cual 
verdaderamente es casi lo mismo.

Podemos leer los poemas originales AQUÍ y AQUÍ.

Un retrato AQUÍ y una crítica AQUÍ.

Una entrevista AQUÍ y otra AQUÍ.

Lizardo Cruzado es un extraordinario pensador y un absoluto dominador del idioma. Con el océano por medio, nos hicimos amigos virtuales a través de nuestros respectivos blogs. Aprendí muchísimo con sus inteligentes entradas, y además sus intensos comentarios nutrieron mi particular espacio bloguero. Su blog "Desde el manicomio" es una auténtica fuente de sabiduría. Lástima que, por alguna razón, cesase su actividad a finales de 2014.  ¡Mi enhorabuena a Lizardo!

martes, 7 de mayo de 2019

El caso de “los niños ancianos”

La progeria es una rarísima enfermedad genética que produce un rápido envejecimiento, de modo que los niños que la padecen tienen apariencia de ancianos. Retraso en el crecimiento con baja estatura final, calvicie, macrocefalia y voz aguda son algunas de sus manifestaciones clínicas. La apariencia de los enfermos es muy característica y sus problemas de salud son importantes: enfermedad cardiovascular progresiva, esclerodermia, problemas articulares, alteraciones dentales... Su esperanza de vida es corta, hasta la adolescencia o poco más allá de los 20 años. Sin embargo, los pacientes preservan su inteligencia y suelen mostrar un carácter dulce. Es admirable comprobar cómo algunos —acaso suceda también con los demás—, reconociendo su enfermedad, asumen con resignación la brevedad de su vida, viendo la parte buena de lo que les ha deparado el destino. Sorprenden los casos conocidos de Sammy Basso y Sam Berns, porque dan conferencias, mostrando desparpajo, entusiasmo y buen humor, algo sorprendente a ojos ajenos. El estadounidense Sam Berns, hijo de pediatras, falleció con 17 años, pero contribuyó al conocimiento de su enfermedad con la aparición en los medios. Podemos verlo conferenciando AQUÍ (“Mi filosofía para una vida feliz”) y un avance del documental sobre su vida AQUÍ. Por su parte, el italiano Sammy Basso, que se tiene por el paciente con progeria más longevo, consiguió graduarse en Biología Molecular con el propósito de investigar sobre su enfermedad. En fin, sólo cabe aplaudirles, por ser grandes tipos y admirables pacientes.

sábado, 4 de mayo de 2019

El hombre y la naturaleza: el viejo y el mar

Fuente

Un hombre puede ser destruido pero no eliminado.
E. Hemingway

Es impresionante el valor y la audacia del protagonista, ese viejo pescador, sin nada que ganar o perder, que arriesga su vida en pos de un pez, sólo por el placer de la lucha, del enfrentamiento (algo también muy presente en la obra de Hemingway). 
La descripción de los tres días que el marinero permanece en alta mar, perdido, peleando con el animal y desafiando las fuerzas de la naturaleza, es de una épica muy poco común. E igualmente importante es ese desenlace, esa derrota última que la propia naturaleza le infringe, como si de un castigo divino se tratara.
Reseña literaria en solodelibrosEl viejo y el mar - Ernest Hemingway
Es el extracto de un crítico que no tiene en gran estima la obra del escritor, obsesionado con la lucha del hombre con la naturaleza. Por el contrario, en una crítica favorable podemos leer palabras de encomio:
Esta deslumbrante novela cuenta la historia de Santiago, un viejo pescador cubano, que después de ochenta y cuatro días sin haber logrado pescar ni un solo pez se hace a la mar empeñado en vencer su racha de mala suerte.
Fuente

El relato de Hemingway fue llevado al cine en varias ocasiones, filmándose la primera película en 1958 (The Old Man and the Sea), con Spencer Tracy como protagonista. La épica del viejo tratando de capturar un gran pez al final de su vida —quizás esplendorosa en el pasado, pero finalmente fracasada y dramática—, más por amor propio que por necesidad, podemos verla AQUÍ. Y aquí traemos una película de animación que recrea la obra literaria original.

jueves, 2 de mayo de 2019

Alrededor de la vejez

Dos viejos comiendo sopa (1819-1823), de Francisco de Goya

...la vejez, la más grave de todas las enfermedades, pesa sobre mí.

Verdaderamente la vejez es un misterio, una cosa sin nombre...
Manuel Murguía 

...que tiene la vejez horas tan bellas
como tiene la tarde sus celajes,
como tiene la noche sus estrellas.
V. RIVA PALACIO, La vejez

A lo largo de este blog médico-melódico hemos editado varias entradas hablando sobre la vejez, en general sobre su parte buena o menos mala. No hemos de decir con ironía aquello de que "a la vejez viruelas", pero pretendemos alejarnos de la negra visión goyesca de absoluta decrepitud, simbolizada en esos ancianos demacrados y desdentados sorbiendo sopa. Así que veamos lo positivo de la ancianidad y quedémonos con esas entradas optimistas.






Por otra parte, descubrimos el portal 65ymás.com, donde se hace referencia al envejecimiento activo, sintetizado en una verdad que la sociedad debe asumir: "cumplir años no supone dejar de estar activo a nivel físico y mental".

¡Ah!, añadimos también nuestra novela EL ÚLTIMO NOCTURNO y rememoramos el poema "Viejos amigos, amigos viejos". Otros poemas ajenos, y más excelsos, que hablan de la vejez pueden leerse AQUÍ.


"¿Que cuántos años tengo?", de José Saramago

[M. Vargas Llosa y LA de Cuenca]
***
...ni flores, ni sonrisas, ni sol de primavera busques
cuando tu vida llegó triste a su ocaso.
R. CASTRO, La canción que oyó en sueños el viejo

ANEXO: POEMAS SOBRE LA VEJEZ [Poemas con la palabra vejez]
Despedida, Luis Cernuda 
El viejo y el sol, Vicente Aleixandre
La vejez, Vicente Riva Palacio
La vejez, Alberto Cortez –canción
La vejez en los pueblos, Miguel Hernández
Las viejecitas (Les petites vieilles), Charles Baudelaire
Los claustros, José Hierro –ancianos en asilos, ironía
Navegando a Bizancio (Sailing to Byzantium), W. B. Yeats [Análisis AQUÍ]
No volveré a ser joven, Jaime Gil de Biedma
Oda a la edad, Pablo Neruda
Para envejecer juntos, Félix Grande
Premonición, Félix Grande
Su modo de vivir en la vejez, Baltasar del Alcázar
Un poema sobre la vejez, José Saramago

*Vejez y soledad

Un viejo solo no puede llenar toda una casa,
un rincón de los campos, una granja. No puede.
Así un anciano guarda la casa solitaria,
en la noche de invierno. Y está solo. Está solo.
R. FROST, La noche invernal de un anciano

¡Ruinas! ¡Mi familia! ¡Oh, cerebros congéneres!
¡Yo cada noche os hago una solemne despedida!
¿Dónde estaréis mañana, Evas octogenarias,
Sobre las que pesa la garra horrorosa de Dios?
BAUDELAIRE, Las viejecitas
–Canción AQUÍ (en francés)

Había vivido mucho. Se apoyaba allí, viejo, en un tronco, en un gruesísimo tronco, muchas tardes cuando el sol caía...
y despaciosísimamente era arrastrado en los rayos postreros del sol, 
como tantas otras invisibles cosas del mundo.
V. ALEIXANDRE, El viejo y el sol

El viejo y el sol, Vicente Aleixandre

Un hombre viejo no es más que una cosa miserable,
Un abrigo andrajoso sobre un bastón, a menos
Que el alma aplauda y cante, y cante más fuerte
Por cada arruga en su traje mortal.
W. B. YEATS, Navegando a Bizancio

...envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.
J. GIL DE BIEZMA, No volveré a ser joven
–Lectura AQUÍ

Sailing to Byzantium, W. B. Yeats