lunes, 14 de septiembre de 2020

Poesía y salud, por William Ospina

William Ospina


La poesía puede ser una buena medicina, sanadora o paliativa
.


El poeta, ensayista y novelista colombiano William Ospina —autor de un breve y gran poema que nos impactó en su momento: Nuestros muertos—dice en una conferencia sobre "Poesía y Salud":

¿Es necesaria la medicina para la vida de las especies? La respuesta que me parece más evidente es que no.  Hasta ahora, todas las especies que han sobrevivido en el mundo, con la sola excepción de la especie humana, lo han hecho sin necesidad de una medicina como teoría y como técnica, recurriendo únicamente a sus reservas instintivas.  
Sólo en las fábulas humanas es posible encontrar tigres, delfines o elefantes que ejerzan como facultativos. Esta observación es a la vez fácil y asombrosa. 
¡Qué vértigo sentimos al pensar qué sería de nosotros si los médicos no existieran! Si no existieran las medicinas y los quirófanos; sobre todo en estos tiempos, cuando el imperativo de la salud y la necesidad de protección desvelan como nunca a la humanidad.  
Hubo épocas extrañas de arrojo inverosímil y de desprecio por la muerte. Hoy casi todos queremos desesperadamente sobrevivir. Nunca parecieron tan necesarios para los seres humanos la Seguridad Social, el Seguro Médico, la garantía de tener a dónde acudir en busca de los primero auxilios, y también de los últimos.  
¿Es verdad que todo el reino animal y todo el reino vegetal saben vivir sin médicos y sin medicinas? Resulta asombroso descubrirlo. Y podemos hundirnos en ensoñaciones de cuentos de hadas sobre hormigas laboriosas que no recurren nunca al quiropráctico, colibríes que no buscan jamás el internista, leones que no saben quejarse del lumbago... Pero no es que lo animales no enfermen, es que fatalmente no pueden luchar contra la enfermedad más allá de ciertos recursos elementales.  (...)

[Fragmento reproducido del documento sonoro-visual.] 

En un artículo titulado "El arte de la salud", declara un hecho ya constatado:  

Es un error pensar que la medicina puede encargarse de resolver todos los problemas de la salud. La enfermedad suele tener una causa física, pero siempre revela un desajuste entre el cuerpo y el espíritu, entre la materia y el alma, entre el mundo y el lenguaje. Por eso son tan importantes los afectos, las palabras, los libros, como instrumentos poderosos en el proceso de reencuentro con la plenitud de la vida y del cuerpo. (...) La literatura es también un bálsamo cicatrizante, una pócima curativa, un gran remedio, mal que les pese a quienes temen que convertir estas cosas sublimes en instrumentos terapéuticos sea rebajarlas o degradarlas. 

Y sobre la actual pandemia que trae de cabeza a nuestro mundo, en "Coronavirus: del miedo a la esperanza", considera que es un tiempo propicio para la meditación y la creación. Al fin y al cabo, la felicidad es salud...


William Ospina:
“Todavía no sabemos si la pandemia es una buena o una mala noticia” 

Fue Chesterton quien dijo que la diferencia entre el mundo antiguo y el moderno es la diferencia entre un mundo que lucha con dragones y un mundo que lucha con microbios... Los dragones del futuro.

martes, 8 de septiembre de 2020

Anticoncepción hormonal

Fuente


Hemos encontrado una presentación ejemplar sobre anticoncepción hormonal y aquí la traemos, para utilidad de los profesionales de la medicina.

***
Enlaces
Los métodos anticonceptivos —Reproducción Asistida Org
Los anticonceptivos orales: criterios... —Ministerio de Sanidad

Fuente

martes, 1 de septiembre de 2020

Necesaria calma

Una de las grandes desventajas de la prisa es que lleva demasiado tiempo.
 Gilbert Keith Chesterton

El ejercicio de la medicina necesita calma, incluso en la atención urgente. La medicina apresurada sólo puede acarrear malas consecuencias, sobre todo errores y daños. Por eso hemos de abogar por una medicina sin prisa


NECESARIA CALMA

I
Un médico de personas
laborando a la carrera,
sin descanso,
no tiene la dignidad
de quien asiste animales
por encargo.

II
Qué digna actividad la de brindar cuidados
humanos sin barreras. La de aquellos que ofrecen
gozosos su saber a quienes lo requieran,
con rapidez sublime cuando el caso es urgente.

Qué impropia situación si se impone la prisa,
que a nada bueno lleva. Porque pensar ni pueden
galenos que se entregan en hostiles espacios,
sufriendo lo indignante en un medio indecente.

III
Veo médicos en consultas
que son campos de batalla…
¡Estallando sus cabezas!
¡Desquiciándose sus almas!
…………………………...........
Quisieran, Sr. Gerente,
en nuestra atención primaria,
hacer aproximaciones
diagnósticas en la calma.
Trabajar humanamente…
¡Y no pueden por su causa!

IV
No es escenario bélico y parecen soldados
en guerra interminable que bloquea sus mentes.
Batallar sin reposo, en carrera continua,
no es bueno para enfermos. Ni animales lo quieren...

Cuando un veterinario comprobó mi rutina,
confesó no creerlo si él mismo no lo viese.
—Amigo mío —dijo—: esto no es medicina.
(¡Mi dolor, en silencio, muchas lágrimas vierte!)

V
Ya que tiempo precisa
este arte que es ciencia,
trabajar en la calma
los galenos pretenden.
Y alzándose, humildes,
le suplican a Asclepio,
por su propia salud
y por la del paciente



Insanity – Gregory Porter, ft. Lalah Hathaway