lunes, 27 de abril de 2020

Reflexiones de un médico de familia



Hace tiempo que pensábamos reseñar este libro del doctor Manuel Gálvez Ibáñez. Pero las propias razones esgrimidas por este médico humanista en su página promocional nos parecen suficientes para hacerse una completa idea de su valioso contenido. Este médico de familia nos invita a vivir sin miedo y disfrutar de la vida, aportando claves desde su conocimiento, sus particulares vivencias y las enseñanzas de los pacientes, las personas corrientes que conforman la sociedad en la que vivimos. Y lo hace con un lenguaje comprensible y ameno, en el que el humor (tan necesario) está siempre presente. ¡Nuestras felicitaciones al doctor Gálvez!


Manuel Gálvez Ibáñez, autor de «¡Vive!»

sábado, 25 de abril de 2020

Críticas al abandono de la Atención Primaria


Hay quien cruza el bosque y sólo ve leña para el fuego. Leon Tolstoi


Consideraciones tras la lectura del artículo Los médicos de familia denuncian que la Atención Primaria es la gran "olvidada" en esta crisis [de coronavirus].

En la realidad del presente:
1. Atención Primaria olvidada hoy (y ayer, y seguramente mañana). Es manifiesto el predominio en España del hospitalocentrismo. 
2. Personal expuesto con menos protección que en hospitales. Discriminación que obedece a negligencia o estupidez.
3. Variabilidad en la actuación, por falta de un liderazgo fuerte desde la Consejería de Sanidad (y falta de liderazgo ministerial). 
4. Trabajando con la incertidumbre de no saber si estamos contagiando a los pacientes. Y privados de test diagnósticos. 
En el incierto futuro:
5. Previsto cargar a la AP con la desescalada del confinamiento, sin recursos ni tecnología suficientes. Riesgo de colapso. 
6. Necesidad de un cambio radical en la asistencia. Propuestas:
  • Imprescindible acabar con la atención de complacencia. 
  • Refuerzo de atención telefónica. Discutible por limitación y riesgos; teléfono como barrera en comunicación médica.  
  • Regular acceso a sala de espera: mantener distanciamiento. 
  • Plantearse menos actos médicos pero más resolutivos. 
7. Muchos de los aplausos a los sanitarios serán pitos cuando finalice el confinamiento y los pacientes se vuelvan impacientes. Una pena...

El rumor de los aplausos...

jueves, 23 de abril de 2020

Deshumanización del consultorio médico

Fuente

La siguiente reflexión la habíamos hecho en el mes de febrero, poco antes de que se decretase el estado de alarma por coronavirus...
Hablar de humanización de la sanidad –del sistema sanitario– como bella propuesta está muy bien. Pero las palabras tropiezan con una realidad que desde la barrera no se puede ver: la masificación o saturación de los consultorios de atención primaria, el mayor inconveniente al que se enfrentan en solitario los médicos de familia. Consultas programadas, forzadas y urgentes, propias y ajenas, se agolpan como los heridos en un campo de batalla. Un caos. Sin tiempo, ¿dónde está la pretendida humanización que dignifique, mínimamente, el acto médico, el encuentro entre un profesional de la salud y un paciente que demanda ayuda? Si los medios electrónicos fallan, algo frecuente, la situación se complica, porque la gente se impacienta mucho en las esperas públicas (no tanto, o nada, en las privadas). El agobio consecuente provoca cansancio, el cansancio pérdida de concentración, y el descentramiento favorece los errores. Los médicos  de familia trabajan como si fuesen máquinas. Bueno, así parecen considerarlos los gestores: máquinas, incansables y sumisas. Y las víctimas no reaccionan; o lo hacen levemente, sin levantar la voz, lejos de conseguir un cambio que urge desde hace tiempo. Malo para los profesionales y peor para los usuarios. El drama de la deshumanización del consultorio médico se refleja perfectamente en la viñeta.
...Y ahora un interrogante tuitero ("¿Creéis que alguien se habrá dado cuenta, tras el estado de alerta, de que el 80% de las cosas por las que habitualmente hacemos consultas se pasan solas?") nos ha llevado a otro, queriendo imaginar el deseable alivio de los consultorios: ¿Servirá esta mala experiencia para aminorar la medicalización de la vida, el sobrediagnóstico y el sobretratamiento? Sería ideal para centrarse en los verdaderos enfermos* y dedicarles una atención diligente y de calidad. Con la disminución de la medicina consumista ya no habría masificación de consultas ni agobio. ¡Un sueño! Evitaríamos el hacinamiento en las salas de espera (por cierto, las grandes que no estén fraccionadas convendría compartimentarlas con mamparas para minimizar los contagios de infecciones respiratorias). Y habría tiempo suficiente para atender a los pacientes como personas. Entonces ya podríamos comenzar a hablar de auténtica humanización de la sanidad.

*Recordemos que en las sociedades desarrolladas el problema mayor del incremento de la demanda asistencial es la "No-Enfermedad".

Fuente

En general conviene planificar  para no tener que improvisar...

Free Improvisation – Cecil Taylor
*** 
Pensamientos relacionados:
–Debemos pasar de la Atención Primaria medicalizadora a la Atención Primaria racionalista. De la extrema Medicina consumista a la justa Medicina sensata. 
–Sin privar de ningún derecho a nadie, de alguna forma habrá que regular el acceso a la atención sanitaria para evitar la degradación asistencial. La perniciosa hiperaccesibilidad (frente a la accesibilidad ordenada) se opone a la calidad.

martes, 21 de abril de 2020

Medicina de familia y narrativa



Dejemos primeramente que hable otra voz... Para un médico de familia lo más importante es hablar con sus pacientes. De esta forma los acompaña en sus procesos y vivencias, los orienta por el sistema sanitario, les ayuda a superar sus tiempos de enfermar y trata de promover y mejorar su salud. Para que exista una comunicación de calidad hace falta un mínimo de tiempo... (Salvador Casado, Si la medicina de familia pierde la narrativa perderá su sentido)


En una época en la que el dolor psíquico es mayor que el físico, es más necesaria una buena comunicación. Pero cada vez el médico de familia tiene menos tiempo para comunicarse con el paciente, porque son más los actos médicos. He aquí el quid de la cuestión: reducir el número de actos médicos para disponer de más tiempo para cada uno de ellos y aplicar, en consecuencia, la conveniente narrativa.


Time – Pink Floyd

miércoles, 15 de abril de 2020

COVID-19: Crónica algo esperanzada

by @mlalanda

Dime de qué presumes y te diré de qué careces. Refrán


1. DECLARACIÓN DEL ESTADO DE ALARMA Y TASA DE MORTALIDAD

Ya va más de un mes desde la declaración del estado de alarma (Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo)* ocasionado por la enfermedad COVID-19. Debido al particular diseño del sistema sanitario hispano, fragmentado en diecisiete servicios de salud (correspondientes a cada comunidad autónoma), se habían establecido al menos otros tantos protocolos de actuación, teniendo al Ministerio de Sanidad como teórico coordinador. Algunos han señalado esta fragmentación como problema para la contención de la epidemia. Pero con este real decreto, el gobierno tomó la decisión de asumir todas las competencias y dictó medidas drásticas, entre ellas el confinamiento de los ciudadanos. A pesar de lo cual, los reproches entre comunidades autónomas y gobierno han sido continuos (especialmente entre éste y Comunidad de Madrid), sin que sepamos aún con seguridad quién lleva el mando. Y a parte de las críticas sobre el retraso en la toma de medidas, con autorización previa de manifestaciones y actos multitudinarios diversos, o de que se hable de chapuza e improvisación, el número de muertos en España nos pone, tristemente, a la cabeza por tasa de mortalidad específica, en medio de la polémica de los distintos sistemas de contabilización entre países.

*El 14 de marzo había en España 5.753 casos notificados y 136 fallecidos.

2. AFLORAMIENTO DE CARENCIAS E IRREGULARIDADES

En este periodo de crisis por pandemia de coronavirus SARS-CoV-2, han salido a relucir todas las carencias e irregularidades sanitarias y sociosanitarias, ya conocidas y notificadas, pero no escuchadas. Siempre se ha hecho caso omiso a las notificaciones de anomalías. Las reivindicaciones de los profesionales de atención primaria han sido continuas en los últimos años, demandando tiempo y medios. Sin éxito. Y ahora, en circunstancias más adversas, se cuestiona la solidez de nuestro sistema sanitario, tan cacareado como uno de los mejores del mundo, sino el mejor. ¿Y qué decir de las residencias de ancianos, que acusan una altísima mortalidad? Pues que se revelan carencias estructurales y se comprueba que muchas residencias no cumplían la normativa, al menos ateniéndonos a los profesionales con que deben contar. [Hasta 40 plazas asistidas: Médico o DUE localizable 24 horas / día; 40 o más plazas asistidas: Médico localizable 24 horas / día y DUE presente 24 horas / día]. Y ahora, siendo tarde, algunos se rasgan las vestiduras.

3. RESPUESTA SOCIAL: CONFINAMIENTO, APLAUSOS Y RECHAZOS

La sociedad experimentó un pánico inicial y un temor al desabastecimiento, pero en general la gente ha respondido al confinamiento y a las demás medidas de seguridad. Por otra parte, ha manifestado su agradecimiento a los sanitarios (ahora considerados héroes) en forma de aplausos diarios. Sin embargo, se constatan al mismo tiempo algunos actos de rechazo por temor a ser contagiados por esas mismas personas a las que consideran sus salvadores, que arriesgan su vida para defender la de sus conciudadanos (advertimos aquí la expresión contradictoria de un solidario egoísmo). Y en verdad la arriesgan; no por el hecho de desempeñar una actividad que de por sí entraña cierto riesgo, sino por la falta de medios necesarios para afrontar su lucha contra una enfermedad infecciosa expansiva que incrementa el riesgo de contagio, con posibilidad de enfermar y, en los casos más graves, de morir. De hecho, en España hay demasiados profesionales contagiados por coronavirus, por falta de material de protección: batas impermeables, guantes de nitrilo, mascarillas adecuadas... Algunos laboratorios farmacéuticos y diferentes empresas han hecho donaciones, no bien vistas por ciertos sectores.

4. INSEGURIDAD DE LOS SANITARIOS Y AGOTAMIENTO

Por su parte, la autoridad sanitaria, reconociendo que los sanitarios son los que corren más riesgo de contagio, declara su voluntad de asegurar que estos profesionales no se expongan a dicho riesgo. Palabras que no se corresponden con los hechos. Como bien refleja la ilustración de Mónica Lalanda, los sanitarios  están agotados, deshechos y desprotegidos; sobre todo los de servicios de urgencia y UCI. Y aquí topamos con la seguridad laboral de los trabajadores de la salud. Porque la Ley de Prevención de Riesgos Laborales está para cumplirse. Y entre la rabia y la impotencia, en la inseguridad, surgen las preguntas: ¿Está un trabajador obligado a trabajar sin suficientes medios de protección? ¿Es de recibo que se tenga que proveer él de los medios que la empresa no le proporciona? ¿Se puede ir a trabajar con la angustia de quien va al matadero? ¿Es el ámbito sanitario excepción?...

5. COVID-19 Y ATENCIÓN PRIMARIA

La Atención Primaria, de la que los medios poco hablan (o lo hacen sólo para dar cuenta de sanitarios fallecidos por el coronavirus), se siente especialmente olvidada y desamparada, sin medios suficientes ni directrices claras. Se reciben en el primer nivel asistencial tantas notas informativas, y tan pocas respuestas efectivas, que hemos pretendido poner orden para salir de la confusión mediante un cuadro temático. Pero en enviar material no ha habido diligencia. Eso sí, la habitual burocracia se redobla con la gestión de bajas laborales, cuando se deberían haber tomado medidas para descargar a los profesionales de esta tarea improductiva, que  además entorpece su actividad asistencial. Se habla de la necesidad de una AP fuerte y resolutiva, pero para ello ha de estar bien dotada. Se precisan medios humanos y materiales, incluido medio de transporte para la atención domiciliaria (no exigido por la costumbre: siempre se ha dispuesto del propio coche), y más que nunca en situación tan crítica. Por pedir que no quede, aun siendo pesimistas al observar una gestión sanitaria que no nos parece la más acertada.

6. REFLEXIÓN FINAL

En medio de todo (deseando salir cuanto antes de esta pesadilla, de fríos y dudosos datos) y después de todo, dramas familiares, el propio drama de los sanitarios, trastornos emocionales, consecuencias económicas, posibles consecuencias políticas, probables demandas judiciales… En fin, preferible no pensar demasiado. Pero no perdamos del todo la esperanza; habrán de venir tiempos mejores.

Mientras tanto, en la espera activa de un final y una vacuna eficaz...

¿Cómo acabará la pandemia de Covid-19?

martes, 14 de abril de 2020

En las nubes

Cumulus


A pesar de los pesares, y del gran pesar presente, hay momentos en los que es necesario distraerse de preocupaciones (no son buenas para la salud). Y una hermosa forma es evadirse con las nubes...


NUBES


Son cirros los altísimos cabellos
indomables. Con copos de algodón,
cirrocúmulos de confusión.
Y cirrostratos por fibrosos cuellos.

Muestran los altocúmulos sus sellos
en cielo aborregado. Más unión
los altoestratos. Mala predicción
los grises nimbostratos sin destellos.

Qué pintorescos los estratocúmulos.
De forma diferente a cualquier nube,
descienden como niebla los estratos.

Y a tormentosa giba nadie sube:
la de cumulonimbos poco gratos.
Vuelas en algodón de bellos cúmulos.


In the Clouds

viernes, 10 de abril de 2020

El Cristo de Velázquez

Cristo crucificado (1639), Diego Velázquez


El extraordinario cuadro de Velázquez inspiró a Unamuno este poema...

¿En qué piensas Tú, muerto, Cristo mío?
¿Por qué ese velo de cerrada noche
de tu abundosa cabellera negra
de nazareno cae sobre tu frente?
Miras dentro de Ti, donde está el reino
de Dios; dentro de Ti, donde alborea
el sol eterno de las almas vivas.

  
El Cristo de Velázquez
poema de Miguel de Unamuno
***
Anexo

lunes, 6 de abril de 2020

En el confinamiento



En unos momentos en que España todavía sufre intensamente el azote infeccioso de la enfermedad COVID-19, los ciudadanos soportan la prolongación de un obligado confinamiento que expone a muchos a la ruina económica y a todo el país a la recesión. Y espoleado por la luctuosa situación, crítico con la gestión gubernamentalla información oficial, y escandalizado por la insuficiente protección de los profesionales de la salud, he escrito estas liras.


EN  EL CONFINAMIENTO


En el confinamiento
pandémico: la libertad robada
aviva el sentimiento
de amenaza probada,
cuando evento invisible no era nada.

Con tiempo racionado

para pisar la calle y adquirir
suministro preciado,
vital para sufrir
obligatorias horas sin salir

asoman los reproches

sobre dudas ancladas en la mente,
de ahorros y derroches
desde el daño presente,
por no actuar anticipadamente.

Llegó veloz el virus

de la lejana China milenaria,
nuevo coronavirus,
pesadilla diaria
que engrandece la lucha sanitaria

 y hay recuentos de muertos

que marchan más que nunca en soledad…
Tras números inciertos
y cruda frialdad,
¡sean memoria de la humanidad!


Adagio de Albinoni

sábado, 4 de abril de 2020

Pío Baroja dixit

Pío Baroja

Baroja ha escrito, ciertamente, los mejores retratos y, sin duda, los mejores paisajes que se han escrito en lengua castellana.
El defecto de Baroja es que es un hombre de adjetivo ligero. A veces juzga, adjetiva, ligeramente —los lanza como los asnos los pedos—.
Josep Pla

Traemos unas cuantas frases escritas o pronunciadas por Pío Baroja (1872-1956), médico que abandonó la medicina para dedicarse a la literatura, particularmente como novelista. Autor, entre otras novelas, de La buscaEl árbol de la ciencia.

  • Hay que reírse cuando dicen que la ciencia fracasa. Lo que fracasa es la mentira; la ciencia marcha adelante, arrollándolo todo. 
  •  La generalidad de los hombres nadamos en el océano de la vulgaridad.
  • A una colectividad se le engaña siempre mejor que a un hombre. 
  • La historia es una rama de la literatura.
  • La revolución es buena para los histriones. Sirven todos los gritos, todas las necedades tienen valor, todos los pedantes alcanzan un pedestal.
  • Para mí un político es un retórico a quien no hay que tener en cuenta y el Gobierno que no haga nada es el mejor. 
  • El carlismo se cura leyendo y el nacionalismo, viajando. [atribuida, dudosa]
  • La burocracia en los países latinos parece que se ha establecido para vejar al público.
  • Solo los tontos tienen muchas amistades. El mayor número de amigos marca el grado máximo en el dinamómetro de la estupidez. 
  • Una novela larga será siempre una sucesión de novelas cortas.
***
Otras entradas sobre Baroja
José de Letamendi [El árbol de la ciencia]
Noche de médico [cuento]

Enlaces externos
Pío Baroja, por Luis Antonio de Villena

Obra de Pío Baroja

Notas:
La primera obra de la trilogía "La lucha por la vida" es La busca.
Entre las novelas que no se citan, es importante El árbol de la ciencia.