miércoles, 20 de diciembre de 2017

Determinantes de salud, los olvidados



Los gerentes sanitarios, centrados ante todo en lista de espera, el presupuesto y las infraestructuras, no parecen tener en cuenta para nada los determinantes de salud en la gestión sanitaria. Son aquellos objetivos los que les preocupan, sin duda azuzados por el poder político que los designa, de cara a una opinión pública favorable y a evitar la crítica molesta en los medios (por otra parte, controlados por el poder político). Y es que los determinantes de salud, por más que los estudiosos los señalen como fundamentales, son para los gestores elementos cuya modificación en sentido positivo no da frutos a corto plazo, traducidos crudamente a ahorro en costes y disminución del gasto sanitario. Lo mismo que invertir en investigación para alcanzar resultados en unos años, cuando seguramente ya habrán dejado su cargo y, por lo tanto, no les acarreará ningún beneficio personal.

Es ésta una forma miope de mirar, obtusa en el pensar y egoísta al sopesar. Muy a la española, por otra parte. Aunque, afortunadamente, no todos los gerentes piensan de igual modo, y alguno hay que asume la importancia de los determinantes de salud en la gestión, la planificación y la organización sanitarias. En particular los determinantes sociales, que están a la cabeza, "tanto los relacionados con las condiciones estructurales (vivienda, pobreza, desigualdad...) como los puramente sociales (relaciones, comunidad, apoyo social...)". Por otro lado, la población también subestima su importancia, puesto que las autoridades sanitarias no le envían los apropiados mensajes. Se trata, al fin y al cabo, de un problema de educación sanitaria, a pesar de que el primer nivel asistencial lleva muchos años incidiendo en este aspecto, actuando de modo preventivo: advirtiendo a pacientes de los principales determinantes, que ahora veremos, y tratando de modificar los factores que acarrean más riesgo para la salud (tabaquismo, obesidad, estrés...).

Veamos, pues, qué y cuáles son los determinantes de salud.

Siguiendo los postulados de la OMS, "los determinantes de salud son propiedades basadas en el estilo de vida afectadas por amplias fuerzas sociales, económicas y políticas que influyen la calidad de la salud personal". Y son de cuatro tipos:
  1. Biológicos (no modificables).
  2. Relacionados con el medio ambiente.
  3. Ligados al estilo de vida.
  4. Dependientes del sistema de asistencia sanitaria.


Nos interesan especialmente los determinantes de salud modificables, sobre los que podemos intervenir: medio ambiente, estilos de vida y asistencia sanitaria.

MEDIO AMBIENTE
  • Factores físicos: contaminación acústica (ya hablamos de la importancia del ruido), temperatura, radiaciones, calidad del agua potable y red de alcantarillado. Incluso el urbanismo.
  • Factores químicos: contaminación química (dióxido de carbono, metales pesados, insecticidas, polución); añadimos aquí los incendios forestales.
  • Factores biológicos: microorganismos (bacterias, virus, hongos, parásitos), seguridad alimentaria. 
  • Factores sociales (y económicos): relaciones familiares y amigos, condiciones de trabajo, desempleo, pobreza, tiempo de ocio, agresividad y violencia, drogadicción, estrés. 
  • Factores culturales: enseñanza, entretenimiento, medios de comunicación.
Las actuaciones políticas (de tipo social, económico y de seguridad) pueden disminuir la acción negativa de estos determinantes sobre el estado de salud.

ESTILO DE VIDA
Es el principal determinante. Nos referimos a hábitos saludables, vida saludable o estilo de vida saludable (frene a malos hábitos). Y los hemos resumido en:
  • Alimentación adecuada.
  • Ejercicio físico.
  • Higiene, corporal y mental (incluyendo: control de estrés, ocio relajante y sexualidad sana).
  • Descanso suficiente (higiene del sueño).
  • Evitación de hábitos tóxicos (tabaco, alcohol, drogas).

ASISTENCIA SANITARIA
Disponer de un adecuado sistema sanitario que cubra las necesidades de la población es fundamental para atender a la salud poblacional.

Y disponiendo de una organización sanitaria pública, los gerentes deben considerar los determinantes de salud (los olvidados) en el ámbito de su competencia, enmarcados en el medio ambiente y en el estilo de vida. Hay evidencias de que aumentar el gasto en atención sanitaria no supone mejoras significativas en la salud de la población. En cambio, actuar sobre las condiciones de vida y de trabajo contribuye en gran medida a conseguir una población más saludable.

Enlace
Determinantes de salud en el mundo actual

Determinantes de salud

No hay comentarios:

Publicar un comentario