lunes, 18 de marzo de 2019

Consumo en salud


El consumo en salud, también conocido como consumo sanitario, implica todo un proceso de adquisición y utilización de los bienes y servicios de salud a fin de obtener de ellos una satisfacción o utilidad directa en términos de mejora del nivel de bienestar. Este proceso conlleva una serie de etapas en las que se transita desde la percepción de la necesidad sanitaria, pasando por el deseo y búsqueda de la atención, hasta la fase propia de uso de los servicios de salud y su posterior continuación. Esta sucesión de acontecimientos relacionados con la utilización de los servicios sanitarios ha sido explicada por diversos modelos disciplinarios (epidemiológicos, sociológicos, económicos y psicosociales). El enfoque mercadológico, como abstracción de la realidad, nos permite un análisis ampliado del consumo sanitario, ya que hace posible su abordaje en cualquiera de las etapas del proceso del consumo.
Consumo en Salud. Análisis mercadológico del comportamiento del consumidor sanitario
En los últimos tiempos asistimos a un aumento del consumo en salud favorecido por la mercadotecnia. Los sistemas sanitarios no pueden permitírselo si no quieren desaparecer. El exceso lleva a la degradación y a la ínfima calidad de los servicios que se prestan. Por eso es necesario revertir este proceso, disminuyendo la cantidad de la oferta y frenando así la demanda, quizá también con una orientación a lo necesario y, paradójicamente, olvidado (p.ej. salud bucodental, podología).


Resumiendo, ésta sería la estrategia ante el exceso de demanda asistencial que conduce a un consumismo sanitario indeseable:


Y frente a la gris música de consumo, otra de calidad, azul...

Almost blue - Chet Baker

miércoles, 13 de marzo de 2019

El sueño del escritor

El escritor, de Karine Lemoine

No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas,
 sino por la forma en que se digan. Jean Paul Sartre

Necesitamos comunicarnos y deseamos que se nos entienda. El lenguaje oral y los gestos nos procuran el contacto ajeno o nos distancian. El lenguaje escrito también nos aproxima o nos aleja, pero además es el elemento único de la estética literaria. Aquí no valen gestos, aunque los sentidos intervengan: la vista o el tacto —en los ciegos— y el oído, si se hace una lectura en voz alta de lo escrito. Y es en lo literario en lo que nos queremos centrar. 

Cuando reflexionamos sobre las diferentes escuelas literarias, llegamos a la conclusión de que son diferentes formas de escribir, ateniéndose a los tiempos, plegándose a modas o sustentándose en creencias, para tratar de decir las mismas cosas, con el propósito de entretener, comunicar o provocar emociones. Al fin y al cabo, todo se ha dicho, y no caben sino variantes sobre los mismos temas eternos que inquietan al ser humano.

Escribir es un arte, sin duda; y no nos referimos a las caligrafías artísticas, como la china. Decir por escrito con suficiente calidad, en uno u otro idioma, es lo que importa. Hacerlo de una u otra forma, o con un determinado estilo, tampoco, lo importante es escribir bien —con la subjetividad que ello implica—, que el ordenamiento de las palabras nos deleite (aquí el ritmo es importante) o el mensaje que se quiere transmitir se nos adentre. 

Puede ser decisiva la forma —si se quiere, la técnica o los recursos del escritor— para alcanzar los objetivos literarios. La claridad es importante, tal vez imprescindible; lo oscuro, más allá del misterio, solo deja confusión y un sabor extraño. La extensión por sí misma no genera valor, los interminables ríos de palabras acaso dificulten la feliz desembocadura literaria; la brevedad puede ser determinante: lo poco puede ser mucho, y viceversa. 

El sueño del escritor es llegar a mucha gente, por más que diga que escribe para su propio deleite. Pero primero necesita de la luz inspiradora; la voluble inspiración habrá de bendecirlo o hacérsele esquiva. Y los ingredientes literarios pueden ser decisivos: la espontaneidad o naturalidad, la formación, la experiencia —vital y lectora—, la capacidad de inventiva o imaginación, el estilo o la forma de decir, la sinceridad, el humor… Todo ello determinará en buena medida los resultados. 

Al final, lo que diga el escritor será aplaudido, rechazado o ignorado, por lectores de a pie y/o críticos especializados.
***
Nota.—Esta reflexión de hace años (no sé cuantos) andaba perdida entre mis papeles. Nos hemos limitado a limar algunas aristas.

Entrada relacionada:
Vivir o contar... mientras el tiempo pasa

Roberto Bolaño sobre el oficio de escribir

ANEXO: DICHOS SOBRE EL ARTE DE ESCRIBIR Y EL ESCRITOR

ESCRIBIR
  • La escritura es la pintura de la voz. Voltaire 
  • Escribir es un oficio que se aprende escribiendo. Simone de Beauvoir 
  • Escribir es siempre protestar, aunque sea de uno mismo. Ana María Matute 
  • No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo. Oscar Wilde 
  • Comencé a escribir para vivir y ahora escribo para no morir. Carlos Fuentes 
  • Cualquier necio puede escribir en lenguaje erudito. La verdadera prueba es el lenguaje corriente. Clive Staples Lewis 
  • Escribir es una forma de terapia. A veces me pregunto cómo se las arreglan los que no escriben, los que no componen música o pintan, para escapar de la locura, de la melancolía, del terror pánico inherente a la condición humana. Graham Greene
ESCRITOR
  • La más noble función de un escritor es dar testimonio, como acta notarial y como fiel cronista, del tiempo que le ha tocado vivir. Camilo José Cela 
  • El escritor escribe su libro para explicarse a sí mismo lo que no se puede explicar. Gabriel García Márquez 
  • Un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras; a la inversa del mal escritor, que dice cosas insignificantes con palabras grandiosas. Ernesto Sábato
  • No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas, sino por la forma en que se digan. Jean Paul Sartre
  • Hay dos clases de escritores geniales: los que piensan y los que hacen pensar. Joseph Roux
  • Los escritores viven de la infelicidad del mundo. En un mundo feliz, no sería escritor. José Saramago
  • La patria del escritor es su lengua. Francisco Ayala

lunes, 11 de marzo de 2019

Agresiones a médicos: el problema continúa


Hace tiempo nos preguntábamos:
Y recientemente leemos una dramática noticia relacionada:
Una doctora sufre un infarto tras ser amenazada por una paciente
...cuando una paciente solicitó a la doctora, de forma insistente, que le recetara más derivados mórficos y tranquilizantes... Ante la negativa, la paciente se puso agresiva y profirió amenazas verbales provocando una situación muy violenta... En este escenario, la doctora sufrió un fuerte cuadro de ansiedad que le provocó un intenso dolor en el pecho por lo que tuvo que ser trasladada al Hospital Morales Meseguer, donde le diagnosticaron un infarto de miocardio, del que se recupera.
En el amargo apartado de la violencia en los centros sanitarios, leemos que crecen las agresiones a los médicos. A pesar de medidas como el "botón del pánico" o de la figura del "interlocutor policial sanitario", cuya existencia desconocíamos.

Según el registro del Servicio Galego de Saúde (SERGAS) y el informe realizado por el Consello Galego de Colexios Médicos (CGCM), "uno de cada cuatro incidentes se debió a que el médico no prescribió al paciente el fármaco que quería", verificándose en la atención primaria, en urgencias o en consultas, el 54 % de las agresiones. Se trata mayormente de agresiones no verbales (insultos, coacciones o amenazas), de situaciones violentas que condicionan la continuidad asistencial, pero en ocasiones hacen peligrar la seguridad de los médicos. Y, como se informa desde el CGCM, la empresa (en nuestro caso el SERGAS) debe garantizar la seguridad de sus trabajadores. Sin embargo, no son drogadictos y enfermos mentales los principales agresores, sino pacientes o familiares de pacientes sin patología mental, en un contexto de gran presión asistencial y de crispación social.

La Organización Médica Colegial (OMC) también constata en el conjunto del territorio hispano el aumento de agresiones a facultativos, a través de su Observatorio Nacional de Agresiones (creado en 2009 tras el asesinato de una médica a manos de un paciente). Informa de lesiones, amenazas, coacciones, maltrato, injurias y/o vejaciones, que cercenan la confianza médico-paciente e incrementan el estrés laboral del médico. De los agresores dice que el 59% son pacientes y el 41% acompañantes. Y recoge como causas principales de las agresiones: discrepancias en atención médica (40%), tiempo en ser atendido (10%), no recetar lo propuesto por paciente (12%), discrepancias personales (15%), informes no acordes a sus exigencias (10%), relacionadas con incapacidad laboral (6%), mal funcionamiento del centro (7%) y otras (15%).

Confiemos en que se garantice la seguridad de los profesionales de la sanidad, disminuya el estrés social y mejore el comportamiento ciudadano.


Escenificación de una situación violenta habitual

viernes, 8 de marzo de 2019

Juzgando el humor + 8M



Mi esposa es abogada especializada en los derechos de la mujer. Como modelo de letrada comprometida, ejerce su cargo con la máxima seriedad. Yo me dedico simplemente a hacer reír, sin pretensión de herir a nadie. Pero algunos de mis chistes a ella le hacen poca gracia. En particular el de la mujer violada que era incapaz de describir los rasgos físicos de su agresor (ignoraba si era alto o bajo, gordo o flaco, rubio o moreno); solo tenía claro que era funcionario. 

—¿Cómo lo sabe? —le preguntó el comisario de policía. 

—Porque —respondió la agredida— tuve que hacerlo yo todo.

Juzgó este chascarrillo sexista y denigrante, y su reproche de abogada feminista me hizo sentir culpable. Soñé que me demandaba y que el juez me condenaba. Y contemplé con temor mi ridículo traje de bufón: colgaba en su percha inquietantemente ladeado… ¡Ah!, este payaso varón también siente. Lo juro.
***
Este microrrelato permanecía arrinconado y lo liberamos hoy, en el Día Internacional de la Mujer, para reírnos de nuestra condición humana. Con el deseo de que un día no campeen ni hominismo ni el feminismo, sino un humanismo redentor. Todos debemos tener los mismos derechos... y deberes.


A man alone - Frank Sinatra

martes, 5 de marzo de 2019

Morbimortalidad en médicos



Hallamos los resultados de una encuesta sobre morbimortalidad de los médicos (uruguayos) y extraemos un párrafo de sus conclusiones:
Los médicos uruguayos cuidan mal su salud y están sometidos a un grado severo de estrés. Ambas cosas lo ponen en riesgo de enfermedades, que serían posibles prevenir. Además, dificultan y empobrecen su calidad de vida.
Encontramos el reportaje "¿De qué enferman los médicos?", donde salen a relucir varias cuestiones: el burnout —síndrome del profesional quemado—, las enfermedades profesionales, los accidentes laborales y la atención al médico enfermo. De ellas ya hemos tratado en este espacio.

De los profesionales quemados AQUÍ.

De las enfermedades profesionales en el sector sanitario AQUÍ.

Sobre el médico enfermo reflexionamos AQUÍ.

Sobre la morbimortalidad de los médicos españoles nos faltan datos, pero mucho nos tememos que han de ser desalentadores en los tiempos que corren. 

Desde luego, los médicos no son los únicos profesionales sometidos a estrés, y según la OMS hay profesiones más estresantes. Pero según un estudio es la medicina la profesión más estresante (leer AQUÍ).  

Conseguir mejores condiciones de trabajo para aminorar el estrés laboral en lo posible sería, como en cualquier actividad, el objetivo a plantearse en el medio sanitario. No sólo por la propia salud del médico, sino también por el bien de los pacientes. Y la música siempre ha ayudado al trabajo...

Work Song — Cannonball Adderley Quintet

domingo, 3 de marzo de 2019

Zozobras vitales



Pero la vida es corta:
viviendo, todo falta;
muriendo, todo sobra.

Pobre barquilla mía, Lope de Vega

La tempestad - Piotr Ilich Tchaikovsky 

lunes, 25 de febrero de 2019

Centro de salud del futuro

Fuente

De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos en que vive. Lo único bueno que puede hacer es intentar mejorarlos. Thomas Carlyle

Hace más de seis años, cuestionándonos el futuro de la Atención Primaria de Salud, nos planteábamos un interrogante: ¿Hacia las Entidades de Base Asociativa? Ahora tenemos respuestas a través del doctor Ángel Ruíz Téllez, médico de familia y director de CYMAP (Concepto y Metodología en Atención Primaria). Lo descubrimos en una entrevista escrita sobre El centro de salud del futuro, que se acompaña de dos vídeos explicativos con su voz (una presentación y una ponencia). Y aclara nuestras dudas sobre los centros de transición, con las variantes de centros públicos (AQUÍ) y de EBA, que traemos al blog.

Al final nos quedamos con algunas ideas clave:
  • Cambio de paradigma: autonomía y autogestión. Necesario para salir de la deriva inflacionaria y destructiva actual. 
  • Robustecimiento de la atención primaria, frente al hospitalocentrismo. 
  • Control de la demanda de sanos (no de crónicos), que está tumbando al sistema. La demanda es gobernable o modificable, porque es reactiva, oferta-dependiente (antes morbilidad-dependiente), no intrínseca.
  • El profesional excelente pregunta: “¿En qué puedo ayudarle?”, frente a la irresponsabilidad de la inercia promocionada por el sistema, de “lo que exija el cliente”; así descoloca al usuario con naderías y hace ver al enfermo real que su problema es intransferible (inicio de curación). 
  • Control de excesos inerciales: informática inadecuada, frecuentación, derivaciones, días IT, gasto de farmacia. 

Proyecto Centros en Transición - Experiencia EBA en Cataluña.

jueves, 21 de febrero de 2019

Reflexiones sobre el "fracaso" de la Atención Primaria



Recientes reflexiones suscitadas en un foro médico sobre un artículo de opinión titulado El "fracaso" de Atención Primaria (AP):
  1. Se creó la especialidad de medicina de familia antes de que hubiese centros de salud (había ambulatorios), y, ¡ojo!, con una formación puramente hospitalaria. 
  2. Convivió durante muchos años (y todavía convive) el modelo tradicional con el nuevo modelo (ya obsoleto). Así que el proceso de cambio todavía continúa después de 40 años (1978-2018). 
  3. En la Universidad no se hablaba de la medicina de familia, y menos de las humanidades médicas, tan importantes en la medicina de base, porque había médicos de cabecera que trabajaban en ambulatorios y solían compaginar actividad pública y privada, y médicos rurales "titulares" (o de APD: Asistencia Pública Domiciliaria). 
  4. La Conferencia sobre Atención Primaria de Salud de Alma-Ata (1978) se quedó aquí en pura teoría, pues las inversiones en el primer nivel asistencial han ido disminuyendo continuamente. 
  5. El excesivo altruismo, generosamente acatado, ha proletarizado a los médicos de familia en el peor sentido. En cambio, los médicos hospitalarios han mantenido el prestigio y la atención de los dirigentes sanitarios. 
  6. Nos hemos muerto de éxito, con una AP degradada en todos los aspectos. El modelo no sólo está agotado, está herido de muerte, frente a un hospitalocentrismo cada vez más acrecentando. 
  7. Queda confiar, si aún persiste el entusiasmo y nos envuelve el optimismo, pero enmendar esto llevará lustros, y muchos ya no estaremos para disfrutar de las esperadas mejoras.

¿Dónde hemos de ver las claves de este "fracaso"? Tal vez en un mezcla de improvisación, desinterés e ingenuidad. El futuro dirá si se enmiendan los errores y se recupera el entusiasmo. Porque, de momento, el entusiasmo de los médicos de familia lo cercenan día a día quienes mandan o mal gobiernan, acrecentando la buRRocracia, no poniendo límites a una actividad humanística y ninguneándolos absolutamente. Como alguien dijo, los han convertido en palmeros del hospital (público y concertado). Pero también han de entonar el mea culpa, al aceptar cada año objetivos infumables (incluyendo DEMORA CERO), mal llamados "acuerdos de gestión", por temor a perder unas migajas. Por fortuna han comenzado a despertar de su letargo y ya han iniciado una pacífica rebelión sanitaria

Peace Piece, by Bill Evans

lunes, 18 de febrero de 2019

Muerte, certificación y estudios



Cuando se reflexiona sobre la certificación de la muerte, se abren debates que plantean dudas. Dudas sobre el rigor al establecer las causas de muerte y los consecuentes datos estadísticos, e incluso sobre la idoneidad de los impresos al uso.

jueves, 14 de febrero de 2019

Polimedicación, efectos adversos y urgencias médicas

Fuente: https://bit.ly/2RMm4C7

Dijo Iván Illich: "El médico, con tanto prescribir y prescribir, no hace otra cosa que atender a personas que piden medicamentos y a personas que sufren las consecuencias de esos medicamentos". 

De la iatrogenia (daño o perjuicio del paciente provocado por el médico) alcanzando proporciones de epidemia ya advirtió el propio Illich en Némesis médica

E inmersos en el atroz consumismo farmacológico, muchos pacientes acuden a renovar su AITO: 

-Alprazolam 
-Ibuprofeno 
-Tramadol (±Paracetamol) 
-Omeprazol 

Pero dejando este frívolo juego de palabras y observando seriamente el círculo vicioso "demanda sanitaria > prescripción médica > efectos adversos > demanda sanitaria...", concluimos que la Sociedad del Bienestar no es sino una amarga ironía  del malestar social reinante. Malestar que produce infelicidad, induce riesgos y genera gasto innecesario. Un drama de nuestra modernidad.

Hemos de agarrar el timón para que el barco sanitario no vaya a la deriva. Valga como melódica ayuda el primer nocturno chopiniano...

domingo, 10 de febrero de 2019

La India, según Blasco Ibáñez


El tomo III y último de La vuelta al mundo de un novelista (1924), de Vicente Blasco Ibáñez, está dedicado a India, Ceilán (Sri Lanka), Sudán, Nubia y Egipto. En los capítulos dedicados a La India de en este interesante libro de viajes, el escritor nos deja sus impresiones. Hemos de situarnos en los años 20 del siglo XX, cuando el subcontinente indio formaba parte del Imperio Británico, y cuando Gandhi había iniciado su lucha no violenta hacia la independencia. Blasco Ibáñez recorre las grandes e históricas ciudades: Calcuta, Benarés, Colombo, Goa, Kandy, Bombay, Delhi, Agra. Habla de religiones y ritos, de costumbres sociales, de las actividades de las gentes, de prestidigitadores y faquires, de palacios y templos, de plantaciones y montañas, de las castas, del Imperio Mogol, del dominio extranjero (por cierto, nos recuerda el dominio que tuvieron los portugueses en las Indias Orientales), de rebeliones, del amor y de la muerte, en una India que son muchas Indias. Con detalle, nos desgrana su paso en diferentes capítulos, que nosotros adaptamos o sintetizamos, y en los cuales no faltan los animales salvajes: cuervos, chacales, cobras, boas, tigres, elefantes, monos, buitres...


(Nota: Mapa con Estados de la India AQUÍ)

I. LA CAPITAL DE BENGALA (Calcuta). Compañía de las Indias, vacas sagradas, casamientos infantiles, budismo, brahmanismo e hinduismo, Siva (Shiva) y otras divinidades, encantadores de serpientes (sapwallas), faquires...

II. EL SAGRADO GANGES. La sagrada ciudad de Benarés; Gautama (Buda); el Sivarat (fiesta primaveral de Shiva); el baño de los peregrinos; los palacios; brahmanes, gimnastas y prestidigitadores.

III. LA SAGRADA BENARÉS. Frisos lascivos en una pagoda; las viudas de Benarés; las bayaderas o servidoras de los templos; el Templo de los MonosGandhi.

IV. LA ÍNSULA DE TAPROBANA. La India fría; el Himalaya; ferrocarril y medios de comunicación en general; la ínsula Taprobana (figura en libros de caballerías y El Quijote); hombres con peineta y faldas en Colombo; nativos descalzos.

V. POR EL INTERIOR DE CEILÁN. Los campos bajos de Ceilán; plantaciones de té, canela y caucho; jardín zoológico sin jaulas; elefantes que aran; jardines de Peradeniya; ciudad de Kandylago de KandyTemplo del Diente de Buda; procesión de elefantes; el arzobispo de Goa.

VI. LA OPULENTA BOMBAY. Los portugueses en la costa de Malabar; el almirante Alburquerque; los tesoros indostánicos; la ciudad de Goa; Bombay; las castas; los mercaderes; el algodón; las epidemias (cólera y peste bubónica); mujeres en jaulas.

VII. EL GRAN MOGOL. Delhi; los rajásTimur-Lank ("Cojo de hierro", Tamerlán; descendiente de Gengis-Kan); Enrique III de Castilla y sus emisarios; Rui González de Clavijo y su viaje a Samarcanda (visita a Tamerlán); "los marfiles"; los herederos de Tamerlán; palacios portátiles o campamentos movibles; el trono del Pavo Real; el brillante "Gran Mogol".

VIII. PALACIOS, TESOROS Y TUMBAS. El ruidoso movimiento de la calle central; riqueza y suciedad; los orfebres de Delhi; la Gran Mezquita; el palacio-fortaleza de los Grandes Mogoles; huida del último Gran Mogol; revolución de los cipayos; el minarete de Kutab; mausoleos; leyenda del rey Anang-Pal.

IX. EL TAJ MAHAL. Akbar "el victorioso" y su residencia de Agra; El Gran Mogol Shah-Jehan; riquezas del palacio de Agra; místico monumento del amor; la esposa Arjumand Banu; la ruinosa ciudad de Sikandra; prestigitadores, mercaderes y faquires; voces acuáticas en la noche (música del agua).

X. LAS TORRES DEL SILENCIO. Los parsis; Zoroastro y mazdeísmo (por la divinidad Ahura Mazda); el jardín de la muerte y las Torres del Silencio; Elefanta, la isla de los templos tallados en la roca; Templo de Ellora.


Tomo I: Estados Unidos, Cuba, Panamá, Hawai, Japón, Corea, Manchuria.
Tomo II: China, Macao, Hong-Kong, Filipinas, Java, Singapur, Birmania, Calcuta.
Tomo IIIIndia, Ceilán, Sudán, Nubia, Egipto.
Nota.- En La vuelta al mundo de un novelista, no faltan las incidencias a bordo del buque Franconia, en el que viaja Blasco-Ibáñez;  y entre ellas las médicas, con intervención del médico de a bordo.
***

La India

sábado, 9 de febrero de 2019

Evitando colapso de hospitales


El asunto es el problema; la forma, la solución. Friedrich Hebbel


Cinco ejemplos de cómo los europeos evitan el colapso de sus hospitales
(claves para evitar el derroche hospitalario):
  1. Atención telefónica 
  2. Puestos de medicina general (cerca de hospitales o dentro de ellos)
  3. Atención domiciliaria intermedia entre Primaria y Especializada
  4. Consultas virtuales
  5. Modelo hospital en casa
Entrada relacionada:
Ideas para evitar colapsos en el sistema sanitario

Y aunque los colapsos se repiten,  siempre se habla de situaciones puntuales...

Colapso hospitalario en un hospital hispano