miércoles, 18 de octubre de 2017

En medicina, ¡no dos asistencias a la vez!

Desvestir un santo para vestir a otro.

Soplar y sorber, no puede ser.
Refrán
Analizamos este rosario de tuits sobre movilización de recursos por el 061…. 

Urgencia 061: ambulancia va a buscar médico a centro de salud, que tiene que dejar atención a pacientes programados. #UrgenciasMedicas 

Ambulancia del 061 tiene que recoger sanitarios de centro de salud para atender #urgencias. ¿No debiera contar con personal específico? 

Que ambulancia de 061 salga de su base sin personal sanitario propio no deja de ser cuando menos chocante. #UrgenciasExtrahospitalarias 

Ambulancia del 061 sin personal sanitario se tiene que desplazar a centro de salud para buscar un médico... Lo cuento y no me lo creen. 

061 saca a médico de familia de su consulta programada para atender urgencia lejana. Y compañeros ya sobrecargados deben asumir su agenda. 

Si #061 tiene que movilizar a facultativos de AP que prestan atención ordinaria no se puede esperar eficacia ni eficiencia asistencial. 

Salida ambulancia 061 de base > Recogida personal sanitario en centro de salud > atención urgencia > Hospital? > Regreso CS > Vuelta a base. 

Que te movilice el 061 (a veces su antojo) y tengas que dejar lo que estás haciendo = chapuza organizativa. 

 …y volvemos a concluir que es necesaria una reorganización de las urgencias.

Empeñarse en hacer dos cosas a la vez en medicina es más arriesgado que realizar malabarismos en la cuerda floja....

lunes, 16 de octubre de 2017

El médico altruista que declaró su derecho a la huelga




¿Quién no conoce a aquel médico no sólo en la ciudad, sino en la provincia, y aun en Madrid, al que desdeña profundamente? Son muchas las cosas que desdeña, y entre ellas, el dinero. Lo desdeña con sinceridad, sin alharacas. Podría ser rico; su fama de mago, más que de hombre de ciencia, le permitiría exigir fuertes sumas por las curas increíbles que realiza; pero para él existen la conciencia, el alma, la otra vida -un sinnúmero de cosas que mucha gente suprime por estorbosas y tiránicas-, y se limita a tomar lo que basta al modesto desahogo de su existir. No tiene coche, ni hotel, ni cuenta corriente en el Banco; en cambio, espera tener un lugar en el cielo, al lado de los médicos que hayan cumplido con su deber de cristianos, que algunos hay, y hasta en el Santoral los encontramos, con su aureola y todo. 

El doctor -llamémosle doctor Zutano- abre su consulta a las ocho de la mañana; y desde las cinco, en invierno, hay gente esperando en su portal, en su escalera y en su antesala, si el fámulo lo permite. Dentro ya, divídense los clientes: en un aposento aguardan los de pago, los ricos; en otro, aislado, los pobres, los que no pagan. Invariablemente, la consulta empieza por un pobre; pasa luego un rico, y así, alternativamente, hasta que el médico, rendido de cansancio, necesitando ya reparar las fuerzas con frugal almuerzo, da por terminada la faena del día. Jamás se vio ni leve diferencia en la duración de las consultas gratuitas y las pagadas. Con igual calma, con el mismo interés nuevo y fresco en cada caso, registra el doctor Zutano las peludas orejas de un faenero del muelle, que los limpios dientes, fregados con oralina, de la remilgada señorita, a la cual se dirige severo y conciso como un dómine. Porque el doctor reconoce siempre oídos y dientes ante todo, y uno de sus timbres de gloria es haber curado hasta casos de locura extrayendo, entre irónico y triunfante, una bolita de cera de un conducto auditivo. (...)

Emilia Pardo Bazán


Este es el comienzo del cuento titulado Argumento, de Emilia Pardo Bazán (1851-1921), que pueden leer completo AQUÍ. Si llegan hasta el final, lo cual les recomiendo por lo bueno y lo breve, comprobarán que el sentido del deber y el ideario laboral del médico protagonista (No conoce más ley que el trabajo. Nadie menos «burgués» y, sin embargo, nadie más enemigo de las huelgas, los meetings, las arengas y las luchas electorales. «Pillos que holgazanean y pillos que medran.» Tal es su definición, de la cual nadie le saca.), el doctor Zutano, que trabaja con una rapidez que nos recuerda a la de un sobrecargado médico de familia actual (El doctor Zutano suele preguntar rápidamente, a veces no pregunta, porque adivina.). El galeno está por encima del derecho a la huelga, que como todo trabajadotiene, y que el padre del pequeño paciente, carpintero de armar, y precisamente en esos momentos en huelga, parece negarle al verse personalmente perjudicado. Ya había anestesiado al niño, para intervenirlo quirúrgicamente y extraerle un tumor, cuando, ante las reticencias del padre, decide declararse en paro voluntario. Pero al final, después de sermonear al carpintero y escuchar sus súplicas, se deja llevar por sus principios éticos y realiza exitosamente la intervención. Las enseñanzas extraídas de esta narración breve (uno de los más de quinientos cuentos de la gran escritora), en la que se respira una fina ironía entre su seriedad, es memorable. 

Enlaces:
Catálogo de cuentos de Emilia Pardo Bazán (Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes)
Cuentos de Emilia Pardo Bazán (Ciudad Seva, títulos por orden abc)
Galicia en los cuentos de Emilia Pardo Bazán (Culturamas)
Sobre la huelga médica (en blog)

Audio de Argumento, de Emilia Pardo Bazán
De la Biblioteca Virtual Cervantes

domingo, 8 de octubre de 2017

Para la isla desierta: Gran Partita de Mozart



Sobre el divino Wolgang Amadeus Mozart (1756-1791), hablamos en el segundo capítulo de Grandes compositores y desequilibrio emocional. Allí decíamos algo bien sabido por los buenos aficionados a la música clásica, que ahora nos puede servir de apunte médico-melódico o patobiográfico mozartiano: 
Fue un niño prodigio entregado a la música desde muy temprana edad, espoleado por su padre, Leopold, músico también, quien lo llevó a una gira de conciertos cuando sólo contaba seis años. De modo que no tuvo una infancia ordinaria, sino entregada desde su más tierna edad al arte musical, circunstancia que habría de repercutir en el desarrollo de su temperamento creador. Por más que Wolfgang Amadeus fuese una persona alegre y extrovertida, que conectaba inmediatamente con las personas que conocía, le costaba mantener relaciones profundas y duraderas; en su incomprensible personalidad persistió siempre un rasgo de infantilismo. 
Ahora bien, la calidad de su obra y la madurez creativa que alcanzó nos revelan la existencia de un genio creador de la música ante el que todos los compositores posteriores han brindado pleitesía. Dominador absoluto del lenguaje musical en todas sus vertientes, Mozart compuso música instrumental y vocal, profana y sagrada, para grupos de cámara y para orquesta, conciertos y serenatas, sinfonías y óperas. Su impresionante número de obras, increíble para tan corta vida, está ordenada mediante el catálogo Köchel, de ahí que cada composición suya lleve un número de Köchel (abreviado K.) en vez del habitual número de opus.


Desde luego, no podríamos pasar sin muchas de sus esplendorosas composiciones, como la Sonata para piano n.º 11 (la de la famosa “marcha turca”), el Concierto para piano nº 21, la Sinfonía nº 40, el Don GiovanniLas bodas de FígaroLa flauta mágica, el Ave verum o el inacabado Réquiem. Pero debiendo elegir una obra para nuestra isla, nos decidimos a llevar una serenata; y no la deliciosa Pequeña serenata nocturna, para cuerdas, sino la maravillosa Serenata nº 10, para viento, más conocida como «Gran Partita». Es una pieza sublime, escrita para dos oboes, dos clarinetes, dos corni di bassetto, dos fagotes, cuatro trompas y contrabajo (remplazado a menudo por un contrafagot).

De los siete movimientos de la Gran Partita, traemos aquí como muestra el III, “Adagio” (para quienes deseen escuchar una interesante interpretación de la obra completa dejamos un enlace AQUÍ). Como decía Salieri sobre Mozart en el film Amadeus, la suya era la voz de Dios, la más absoluta belleza. 

miércoles, 4 de octubre de 2017

Luces y sombras de los prospectos


Asustan los prospectos. Mi médico me aconseja no leerlos. Si los leyese no podría tomar ni una aspirina. Sabrina López


Nada más orientativo y a la vez más desconcertante que el prospecto de un medicamento. De modo que es lícito preguntarse si son buenos o malos.


Un organismo oficial dice que “los de productos de venta libre sirven para que los pacientes los lean y los entiendan, y los de venta bajo receta son para los médicos”.

Pero los pacientes se quejan, y con razón, de la dificultad para entenderlos. El lenguaje es poco comprensible para el profano y a menudo lioso.


Asistimos a un exceso de información, generalmente en un amplio formato desplegable, que acaba confundiendo o abrumando.

Y es por esa falta de comprensibilidad de los prospectos se han dado recomendaciones para su elaboración.


Son recomendaciones generales, sobre terminología (cambio de tecnicismos por términos populares), apartados del prospecto, etc.

El médico debe dar la información sobre lo que prescribe, pero eso no sucede con los medicamentos de venta libre. Valga un ejemplo de información al respecto:


Es un ejemplo enfocado a la comprensión lingüística, para el buen uso del fármaco (paracetamol), analizando términos relacionados con este analgésico y antitérmico.

Hay prospectos que asustan al paciente, hasta tal punto que el paciente puede abandonar un tratamiento necesario y poner en peligro su salud.


Y el temor surge con la lectura de todos los “efectos adversos”, recogiéndose hasta el más improbable, queriendo las farmacéuticas limitar así su responsabilidad.

En cualquier caso, podemos planteamos la no lectura del prospecto, cuando la prescripción es médica y su explicación clara, o lo contrario.


Se aconseja por varios motivos: derecho a la información y conocimiento de la toma adecuada, efectos secundarios o reacciones adversas e interacciones.

Y para aclarar un poco más, recurrimos a otro documento que nos informa del contenido de un prospecto, las instrucciones para el buen uso de un medicamento.


Se desglosan sus apartados: 1. Composición e Indicaciones, 2. Precauciones y Contraindicaciones, 3. Posología, 4. Efectos adversos, 5. Conservación.

Y si queremos reparar todavía más en las claves para entender un prospecto, la siguiente página de la OCU que incluye un test para afianzar nuestro conocimiento.


En fin, esperemos haber puesto un poco de luz en la oscuridad de los prospectos. Y todo ello, por la seguridad de los pacientes.

Qué dice el prospecto de medicamentos

lunes, 2 de octubre de 2017

La medicina en los albores de la civilización



Las más antiguas fuentes médicas escritas provienen de las civilizaciones mesopotámicas. Ya desde Mesopotamia tenemos tabillas de arcilla grabadas con un estilete, en escritura cuneiforme y han subsistido hasta hoy, al igual que la biblioteca de Hammurabi (1700 a.C. en Mari) y la de Asurbanipal (630 a.C. en Nínive). En 1902 fue encontrada en Susa una columna de basalto negro de 4 metros de alto esculpida, hoy en el museo del Louvre: el famoso Código de Hammurabi (1720-1686 a.C.), que regula la actividad de los médicos y en los cuales hasta se establece los honorarios y las multas. En este código se describe el gran desarrollo de la higiene pública, los drenajes de agua negra, la construcción de escusados, muchos artículos del cuerpo legal médico, la regulación del aborto, las transgresiones sexuales, la estructuración del ejercicio de la profesión médica, normas reguladoras de la vida social. Fue el primer código escrito de leyes de la humanidad, grabado en escritura cuneiforme en torno a la columna del soporte, el rey aparece ante la divinidad que le entrega dichas leyes. Pero el más antiguo documento médico conocido es una tablilla sumeria del tercer milenio con quince recetas médicas, encontrada en Nippur. En 1974 se descubrió la biblioteca del palacio Real de Ebla, con más de veinte mil tablillas de arcilla, muchas de ellas con información de los medicamentos utilizados y con inscripciones referentes a medicinas en varios monumentos. Los conceptos terapéuticos asirio-babilónicos se basaban en la creencia de que todos los fenómenos terrenales o cósmicos se encontraban subordinados a la voluntad de los dioses por eso el carácter teúrgico de la medicina; todas las dolencias o maleficios producidos por demonios, o las curas se explicaban a través de una correlación entre dioses, genios benéficos o maléficos existiendo uno responsable para cada enfermedad (...) 

Fragmento de "La medicina en Mesopotamia
(con algunas correcciones ortográficas y del texto) 
En: La maravillosa historia de la medicina, por Dr. Jorge Cárdenas Arévalo

Tablilla médica sumeria
(hallada en Nippur)
Enlaces de interés:
El código de Hammurabi (Leyes médicas: 215-223, recogidas AQUÍ)
Asurbanipal: primer bibliotecario de la Historia. Poema de Gilgamesh
Las tablillas de Nippur
La farmacopea más antigua del mundo
El fabuloso archivo de tablillas de los reyes de Ebla
La medicina en la antigua Mesopotamia
***
Y por la ciudad de Nippur (la de las famosas tablillas, situada en el actual Iraq) o de Nimrod, nombre del mítico rey de Mesopotamia, asirio para más señas, mencionado en la Biblia, a quien se le atribuye la fundación de la ciudad de Babel (nombre hebreo de Babilonia) y la construcción de su famosa torre, donde se confundieron las lenguas, y a quien se le relaciona con Semíramis (inspiradora de escritores y músicos, incluyendo la ópera de Rossini), su esposa según leyendas griegas, nos vamos a la pieza musical del mismo título de las Variaciones Enigma de Edward Elgar (1857-1934), de misteriosa inspiración. Y así, entre placenteros misterios médico-melódicos, continuamos a soñar con Mesopotamia, cuna de la civilización y legendaria tierra entre ríos. 

"Nimrod", de las Variaciones Enigma, de Edward Elgar

domingo, 1 de octubre de 2017

Esperanzado mirar

sonnenuntergang ostsee
(Deseaba traer esta otra foto: https://flic.kr/p/BD7wM7,
pero la función para ello está deshabilitada)

Levantémonos con ansia 
o dejémonos estar... 
Por senderos nebulosos 
de nada vale avanzar. 

Cuando la vida no llena 
imposible al frente ver... 
Todo se hace inexplicable 
en un mundo sin querer. 

Me detengo en el ocaso 
aguardando por mi sol... 
La hermosura de la vida 
está en un leve arrebol.

Esperando esperanzado 
 puedo el camino seguir... 
Quisiera andar sin engaño 
felizmente hasta morir.


Song for Hope

viernes, 29 de septiembre de 2017

El excesivo control de la salud



De la reflexión “Medir la vida”, sobre los inconvenientes del exacerbado control de la población mediante pruebas o test médicos, llegamos a una conclusión en torno a la medicalización y la sostenibilidad del sistema sanitario: 

La sanidad como negocio está en crear nuevos problemas. Y la sostenibilidad del sistema supone soportar los nuevos costes derivados o –lo más inteligente e improbable– rechazar de pleno esos problemas artificialmente creados. 

Reparemos en que toda manipulación humana es inconveniente, aunque venga aderezada de buenas intenciones; y, como ya hemos dicho, el dominio de las voluntades acaba convirtiendo a individuos sanos en víctimas de salud

Estamos ante un problema creciente de mercantilización de la salud, que entra en el campo de la bioética y de la sociología, y que es preciso frenar.

Desease mongering (Mercantilización de enfermedades)

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Líderes con liderazgo



El líder (del inglés leader) es una persona que actúa como guía o jefe de un grupo por el cual es reconocido, porque posee determinadas capacidades que justifican su liderazgo, en especial la capacidad de influir en las personas, de incentivarlas y de transmitirles su propio entusiasmo. El líder ha de tener habilidades de comunicación, de persuasión, de conciliación, para mantener cohesionado el grupo que lidera. Es un verdadero jefe, investido de una autoridad moral que le da el grupo de manera natural, sin imposiciones externas.

Entendido en este sentido purista, tal vez parezca utópico hoy en día la figura del líder, sobre todo en ámbitos condicionados por diferentes estructuras de poder o sometidos a la libre decisión política. Así, en el espacio sanitario asistimos a una ausencia prácticamente absoluta de verdaderos líderes, reemplazados por mandos directivos libremente designados y por lo tanto condicionados.

Desde luego, no hemos de pretender la existencia de líderes perfectos, pero sí la de líderes buenos o aceptables. La perfección no existe, pero los líderes son posibles.

Los individuos que encabezan y dirigen grupos humanos han de acatar determinados preceptos del liderazgo, que justifican y su posición dignifican su preeminente posición. Sin embargo, advertimos líderes sin liderazgo, o seudolíderes, al estilo militar, pero sin méritos ganados personalmente. Tipo "resistencia y control", para que nadie se mueva. Y además perpetuos, sin fecha de caducidad, ad aeternum, por su propia gloria y para desgracia del resto.

Esto no es bueno en ningún ámbito, por supuesto, y menos en el sanitario. Convendrían líderes dinámicos y temporales, capaces y motivadores, voluntariosos y honestos, comunicativos y comprensivos, creativos y empáticos... ¿Una quimera?

¿Qué es el liderazgo?

lunes, 25 de septiembre de 2017

El malestar social visto desde atención primaria


En la atención primaria se tiene la percepción de una creciente demanda asistencial secundaria al malestar emocional relacionado con una realidad social, económica, familiar y geográfica que hemos vivido y vivimos. Quiero detenerme realizando dos puntualizaciones: la primera tiene que ver con que tradicionalmente los servicios sanitarios han trabajado con una orientación hacia el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad mental y no desde la perspectiva de salud mental, hecho que consideramos puede dificultar la comprensión de estos malestares socio-emocionales. La segunda es la complejidad en la que se desarrolla el encuentro con la persona que consulta… 
De: Atención Primaria y malestar emocional: de lo individual a lo social (y viceversa)

Los malestares socio-emocionales, referidos arriba, han ido in crescendo por la problemática apuntada. Y es necesario abordarlos desde el ámbito de una medicina integral o biospsicosocial. Pero no hemos de olvidar una cuestión fundamental: la prevención mediante el aprendizaje social y emocional. Mediante este aprendizaje se desarrolla la llamada inteligencia emocional, enfocada en el control de las emociones. Iniciándolo a ser posible a muy temprana edad, habrá de disminuir el malestar social gracias al fortalecimiento personal. Aquí todavía no se ha llevado a cabo su aplicación, llevamos demasiado retraso y, en consecuencia, continuamos en proceso de debilitamiento social. Tenemos problemas con la educación general, con nuestro sistema educativo, y el aprendizaje socio-emocional en la escuela es una asignatura pendiente. Aunque la familia y otros agentes sociales han de contribuir también en la medida que les corresponde. Orientándonos hacia el polo opuesto de bienestar, hemos de impedir que el miedo atenace nuestras vidas hasta el punto de hipotecarlas absolutamente con medicamentos o terapias innecesarias; ya lo decíamos al considerar que la vida no es una enfermedad.


El aprendizaje social y emocional

jueves, 21 de septiembre de 2017

La melodía del último adiós



La última primavera de Edvard Grieg (1843-1907) es una emotiva canción a la que ya hicimos referencia, como una de nuestras piezas musicales para la isla desierta. Según leemos en un espacio ajeno, “la composición está inspirada en un poema noruego en el que un hombre al borde de la muerte contempla, con resignación, la que sabe que va a ser su última primavera”. Y por lo visto en otro espacio, es el propio autor del texto, el poeta Aasmund Olavsson, quien, aquejado de un cáncer gástrico, intuyó que ya no vería el esplendor de otra primavera. 

Inicialmente concebida para voz y piano, con el título del poema, Primavera (Våren), fue luego orquestada para cuerdas y renombrada con su título definitivo. No es extraño que, al escuchar La última primavera, y sobre todo recordando a algún ser querido que ya se ha ido, se nos escape alguna lágrima. Al parecer, Tchaikovsky también lloró al escuchar esta triste y maravillosa canción. 

Es como una melodía del último adiós que endulzara nuestra despedida. 


Primavera, para voz y piano
Al pie del vídeo puede leerse el testo en noruego y su traducción al inglés.

La última primavera, versión orquestal
***
Enlace relacionado en blog: 
Miradas a la muerte

martes, 19 de septiembre de 2017

Ser enterrado vivo

Fuente: Muy Interesante

Ser enterrado vivo es, sin ningún género de duda, el más terrorífico extremo que jamás haya caído en suerte a un simple mortal. Que le ha caído en suerte con frecuencia, con mucha frecuencia, nadie con capacidad de juicio lo negará. Los límites que separan la vida de la muerte son, en el mejor de los casos, borrosos e indefinidos… ¿Quién podría decir dónde termina uno y dónde empieza el otro? Sabemos que hay enfermedades en las que se produce un cese total de las funciones aparentes de la vida, y, sin embargo, ese cese no es más que una suspensión, para llamarle por su nombre.
Este es un párrafo del relato de Edgar Alan Poe titulado El entierro prematuro, que puede leerse entero AQUÍ, o escucharlo abajo. Inspirado en hechos reales, que superan la ficción, de hombres y mujeres que fueron enterrados vivos. Algunas personas dadas por muertas y sepultados lograron sobrevivir tras un oportuno "rescate". Otras no tuvieron esa fortuna, y dejaron de existir estando vivas.

El hecho de los entierros prematuros es espeluznante.

Tal llegó a ser el temor a ser enterrado vivo (tapefobia) que -según podemos leer en el enlace de arriba a pie de foto-, en las últimas décadas del siglo XVIII y primeras del XIX, se redactaron testamentos con instrucciones para impedirlo, llegando incluso algunos a expresar su voluntad de ser decapitados antes de ser enterrados. Y se elaboraron ataúdes con sistemas de aviso de que el "muerto" estaba vivo.

lunes, 18 de septiembre de 2017

El cuidado de lo invisible


La tecnología en medicina no es suficiente. Así lo cree Gabriel Heras, médico intensivista y creador del proyecto Proyecto HU-CI (Humanizando los Cuidados Intensivos). Al pie del vídeo podemos leer el ideario que entraña:
Gabriel ofrece una nueva visión y comparte la revolución de la emoción que está llevando a cabo, al darse cuenta de que en las UCI hay algo invisible que no se tiene en cuenta y que es tan importante como aliviar el dolor físico, y esto es, el dolor emocional que se vive en un momento de máxima vulnerabilidad y que sin ser conscientes se produce a diario. El dolor emocional de pacientes, familias y profesionales que con su movimiento y revolución social ha decido transformar y que requiere la involucración de todos para lograr una verdadera sanidad excelente centrada, también, en las emociones de las personas.
Extraemos de la exposición del doctor Heras algunas verdades indiscutibles. Que las heridas emocionales son las más difíciles de curar. Que cuando uno está absolutamente desesperado, lo único que necesita es otra persona. Que a los profesionales nos gusta nuestro trabajo, porque si no, no hay quien lo aguante. Que tenemos los mejores medios, la mejor tecnología, los mejores profesionales… y solo nos falta el mejor trato. Y que la buena noticia es que el mejor trato, el cuidado de lo invisible, depende de nosotros. Así pues, la humanización de la medicina, en todos los niveles asistenciales, está en nuestras humanas manos visibles.

Enlace:
Humanizando los cuidados intensivos

Invisible - Marion Meadows