miércoles, 27 de septiembre de 2017

Líderes con liderazgo



El líder (del inglés leader) es una persona que actúa como guía o jefe de un grupo por el cual es reconocido, porque posee determinadas capacidades que justifican su liderazgo, en especial la capacidad de influir en las personas, de incentivarlas y de transmitirles su propio entusiasmo. El líder ha de tener habilidades de comunicación, de persuasión, de conciliación, para mantener cohesionado el grupo que lidera. Es un verdadero jefe, investido de una autoridad moral que le da el grupo de manera natural, sin imposiciones externas.

Entendido en este sentido purista, tal vez parezca utópico hoy en día la figura del líder, sobre todo en ámbitos condicionados por diferentes estructuras de poder o sometidos a la libre decisión política. Así, en el espacio sanitario asistimos a una ausencia prácticamente absoluta de verdaderos líderes, reemplazados por mandos directivos libremente designados y por lo tanto condicionados.

Desde luego, no hemos de pretender la existencia de líderes perfectos, pero sí la de líderes buenos o aceptables. La perfección no existe, pero los líderes son posibles.

Los individuos que encabezan y dirigen grupos humanos han de acatar determinados preceptos del liderazgo, que justifican y su posición dignifican su preeminente posición. Sin embargo, advertimos líderes sin liderazgo, o seudolíderes, al estilo militar, pero sin méritos ganados personalmente. Tipo "resistencia y control", para que nadie se mueva. Y además perpetuos, sin fecha de caducidad, ad aeternum, por su propia gloria y para desgracia del resto.

Esto no es bueno en ningún ámbito, por supuesto, y menos en el sanitario. Convendrían líderes dinámicos y temporales, capaces y motivadores, voluntariosos y honestos, comunicativos y comprensivos, creativos y empáticos... ¿Una quimera?

Enlace
Glosario de términos para trabajar el liderazgo

¿Qué es el liderazgo?
*** 
Adenda.- Leemos en otra parte: "Liderar es más bien dejar pasar que impedir que te pasen". Y como ejemplo, un gorila liderando su manada, dominante y protector, dejando que crucen una carretera los miembros de su clan antes que él: AQUÍ

2 comentarios:

  1. Ya retirado, considero lo que comentas. He sido lider/responsable del trabajo de personas, en secciones pequeñas(2) ó grandes(156), durante 27 años. En todos los casos he sido nombrado a dedo, no elegido.
    Cierto que empecé muy joven, 15 años, y ya era delegado de curso, y hasta en la mili tuve oportunidades de liderazgo.
    Pero hay algo que siempre ha menoscabado mi aprecio por mi gente: yo era el valorador de méritos a la hora de completar las subidas salariales. Nunca tuve queja de mis apreciaciones. Hasta que un operario disconforme, se fue donde mi jefe, el cual corrigió mi valoración premiando sin saber en directo el desempeño del operario.
    Sabido lo ocurrido me fuí a mi despacho, tomé mi carpeta de anotaciones sobre personas y cerré la puerta del despacho de mi jefe. Seguido, le planté la carpeta en la mesa y le dije que, si sabía mejor de las actitudes y méritos de mi gente, ahí la tenía para tomar ese rol, que yo me desentendía y me proponía para algún traslado de departamento.
    Seguido, abrí la puerta y salí. Unos meses después, salía también del grupo.
    Nunca he mirado atrás por eso, pero que un teórico lider corrija otros lideragos sin preguntar antes ni comentarlo, me revienta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante tu experiencia, Martin. Lástima que no haya mediado una buena relación de confianza, un valor que escasea.
      Un saludo y gracias por tu aportación.

      Eliminar