viernes, 29 de septiembre de 2017

El excesivo control de la salud



De la reflexión “Medir la vida”, sobre los inconvenientes del exacerbado control de la población mediante pruebas o test médicos, llegamos a una conclusión en torno a la medicalización y la sostenibilidad del sistema sanitario: 

La sanidad como negocio está en crear nuevos problemas. Y la sostenibilidad del sistema supone soportar los nuevos costes derivados o –lo más inteligente e improbable– rechazar de pleno esos problemas artificialmente creados. 

Reparemos en que toda manipulación humana es inconveniente, aunque venga aderezada de buenas intenciones; y, como ya hemos dicho, el dominio de las voluntades acaba convirtiendo a individuos sanos en víctimas de salud

Estamos ante un problema creciente de mercantilización de la salud, que entra en el campo de la bioética y de la sociología, y que es preciso frenar.

Desease mongering (Mercantilización de enfermedades)

No hay comentarios:

Publicar un comentario