miércoles, 30 de mayo de 2018

Cuando la relación médico-paciente se rompe



Con frecuencia, los usuarios del sistema público de salud solicitan cambiar de médico de familia, y las razones que se aducen son las siguientes:
  • Descontento con la atención recibida.
  • No entenderse con el galeno
  • Sentir falta de interés ante un problema.
  • Desacuerdo con los medicamentos recetados (o no recetados). 
  • No acceder el médico a ciertas peticiones (pruebas complementarias, fármacos, baja laboral, informes o certificados...). 
  • Un simple «pique» o enfado (acaso por retraso o tardanza en atención). 
El procedimiento del cambio de médico es muy sencillo. No tanto, por el contrario, que el médico quiera desprenderse de un usuario. Aquí el procedimiento es difícil, exige una fundada argumentación, más allá de la simple «incompatibilidad de caracteres». En cualquier caso, perdida la relación de confianza entre médico y paciente, lo mejor es el cambio, por el bien de ambos.

Sin embargo, es sorprendente que los cambios de médico de cabecera fueran excepcionales en otra época, en general con menos dedicación, y en cambio sean muy frecuentes en un tiempo de mayor entrega de los profesionales de la salud. Aunque se puede justificar precisamente por esto, al ser mayor el número de actos médicos, de promoción de la salud, prevención de la enfermedad y tratamiento de las dolencias, junto a la mayor exigencia derivada del empoderamiento del paciente.


Change The World - Eric Clapton

No hay comentarios:

Publicar un comentario