jueves, 29 de octubre de 2009

El humorismo


Comenzaré por reflexiones humorísticas de El Viejo Saladino

El humorismo es un antídoto a los estados de aflicción, benefactor de todos los humores o líquidos corporales, promotor de salud y terapéutica del fracaso. Alguien sentenció: melancolía de un alma elevada que llega a divertirse incluso con aquello que le entristece; casi un dictado masoquista. Otro precisó: una forma especial de ironía. Un gran filósofo discrepó: todo lo contrario de la ironía, pues ésta es la broma oculta en la seriedad y el humor la seriedad oculta en la broma.

Quien tiene sentido del humor, el humorista verdadero, ve el anverso y el reverso de las cosas; descubre algo bueno en lo malo y viceversa: la nobleza de lo ridículo y la ridiculez de lo noble, la humildad de la vanidad y el orgullo de la modestia, la grandeza de lo pequeño y la pequeñez de lo grande, el sesgo virtuoso de la hipocresía y la mentira de la sinceridad. Una aporía que parece llevar a la aparente contradicción o antinomia. Pero es que el humorista huye de las nociones absolutas. Nada es verdad ni mentira.

El humor no es la mera risa, la comicidad –justamente, uno de sus polos–, sino más bien una concepción de la vida, un modo de sentirla, un estado global del hombre. Hay una diferencia esencial entre el humor y la comicidad: ésta es incompatible con el sentimiento y el humor está vinculado con la simpatía, con la ternura, con la compasión. No es la carcajada de la hiena burlona sino la mirada amable y confidente del perro fiel.

Lo humorístico parece empalidecer al lado de lo cómico, vivamente coloreado. El humor oscurece totalmente si nos vamos hacia el negro, nutrido de elementos trágicos y tétricos. Habitual en mi entorno el humor negro, nunca me atrajo demasiado; no me agradan sus elementos fúnebres y grotescos. Posiblemente haya surgido como terapia; de lo que da miedo, porque se desconoce, es mejor reírse para curarse de espantos.

Nadie podría soportar tantas tensiones y desgracias sin la válvula de escape del humor. Destensa la musculatura facial, cervical, escapular o dorsal; nos adentra en una placentera blancura que ampara de las preocupaciones; nos hace reconocer humildemente la propia pequeñez; nos hace reír con naturalidad infantil ante un mal chiste. Cualquier método puede ser válido para alcanzar el objetivo humorístico perseguido, siempre que no dañemos el entorno ni perjudiquemos al prójimo.

¿Y son compatibles humor y poesía? A pesar de la incapacidad para comprender el humor en los líricos “puros”, en los ensimismados, en los introvertidos, en la poesía hay lugar para las humoradas. Cervantes, novelista y poeta –no lírico puro–, fue el primer gran escritor humorístico. ¡Quién pudiera llegar a la suela de su zapato tan siquiera en este sentido!

… para acabar en ajenas fuentes sonrientes, en las que Saladino ha bebido, donde manan dichos sobre el humor, que no chistosos:
  • El humor es todo lo contrario de la ironía; ésta consiste en “la broma oculta en la seriedad”, mientras el humor es “la seriedad oculta en la broma”. (Schopenhauer)
  • El humorismo no es amigo del llanto ni de la risa. Su elemento es la sonrisa (C. Fernández de la Vega)
  • Quien nos hace reír es un cómico. Quien nos hace pensar y luego reír es un humorista. (G. P. Burns)
  • La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser. El humor los consuela de lo que son. (W. Churchill)
  • El humor es la única arma que les queda a los débiles frente al poder opresor. El poder no usa el humor, porque el poder no admite bromas. (Máximo)
  • Intentar definir el humorismo, es como pretender atravesar una mariposa usando a manera de alfiler un poste telegráfico. (E. Jardiel Poncela)

4 comentarios:

  1. La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz (proverbio escocés) -- puntazo en tiempos de crisis -

    El mundo está lleno de pequeñas alegrías,el arte consiste en saber distinguirlas. (Li Tai-po)

    El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa (Nietzsche).

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy atinada, Annun! A ver qué te parece esta otra:
    Mirada de cerca, la vida es una tragedia, pero vista de lejos, parece una comedia.

    ResponderEliminar
  3. !!Doy fe!!...Pena de no poder ser expectador toda la vida.

    ResponderEliminar
  4. Se me olvidó indicar el autor: Charlie Chaplin. El mismo que, apropiadamente, ilustra el artículo.
    Un bico, Annun.

    ResponderEliminar