martes, 20 de julio de 2010

Sobre Mitología y Medicina

Considerando el origen mitológico de la medicina y en particular la mitología griega, es interesante recordar los nombres relacionados con la ciencia médica y su simbología. Recordemos cómo el Juramento Hipocrático, un manifiesto de ética profesional, hace alusión a nombres mitológicos (“Juro por Apolo el médico y Esculapio y por Hígia y Panacea y por todos los dioses y diosas…”). Y pensemos en el bastón de Esculapio (una serpiente enrollada sobre una vara o bastón) como símbolo de la medicina (a menudo confundido con el caduceo de Hermes –Mercurio para los romanos–, símbolo del comercio: dos serpientes enrolladas y enfrentadas entre sí a lo largo de una vara con dos alas en la parte superior). Veamos pues los nombres que relacionan mitología y medicina.


Apolo (hijo de Zeus y Leto). Dios olímpico que podía traer enfermedades y plagas mortales, pero que además tenía el poder de combatirlas y curarlas.

Artemisa (hija de Zeus y Leto, hermana melliza de Apolo). Diosa de la fertilidad y de los partos. Se le dio su nombre a una planta medicinal.

Quirón (hijo de Crono y Filira). Centauro sabio, gran educador en medicina y otras artes, maestro de Asclepio.

Asclepio (Esculapio para los romanos / hijo de Apolo y Corónide, de un dios y una mortal). Dios de la medicina y de la Curación.

Epione (esposa de Asclepio; madre de Higea, Panacea, Podalirio y Macaón). Diosa que calma el dolor.

Higea (o Higia / hija de Asclepio y Epione). Diosa de la prevención de las enfermedades. De ella procede la palabra “Higiene”.

Panacea (hija de Asclepio y Epione). Diosa de la salud, "que todo lo cura".

Yaso (hija de Asclepio y Epione). Diosa menor o semidiosa de la curación. Hermana de Higea y Panacea.

Podalirio (hijo de Asclepio y Epione). Médico de los griegos en la guerra de Troya.

Macaón (hijo de Asclepio y Epione). Médico de los griegos en la guerra de Troya, junto a su hermano Podalirio.

Nix (nacida del Caos). Diosa de la noche.

Hypnos (Somnus para los romanos / hijo de Nix). Personificación del sueño. De ella proceden los términos “Hipnosis”, estado de sueño inducido –y sus derivaciones: “hipnotismo”, “hipnótico”–, “Hipnograma”, gráfico del sueño, e “Hipnagogo”, agente inductor del sueño.

Thanatos (hijo de Nix). Dios de la muerte. De este nombre proceden los términos “Tanatología”, ciencia de la muerte, y “Tanatorio”, local funerario.

Morfeo (hijo de Hipnos). Dios del sueño. De él procede la palabra “Morfina”, alcaloide del opio que actúa como narcótico.

Fobo (hijo de Ares y Afrodita). El Pánico. De este nombre procede el término “Fobia”, temor irracional. Su hermano Deimo era la personificación del terror.

Átropos (Morta para los romanos). La tercera de las tres Moiras (Parcas para los romanos / hijas de Nix o de Zeus y Temis, según versiones), personificaciones del destino, la que corta el metafórico hilo de la vida y representa la muerte. Las otras dos: Cloto (Nona romana), la hiladora de la hebra de la vida, y Láquesis (Décima romana), la que mide el hilo de la vida con su vara de medir.
***
Entrada relacionada:

Enlaces:

2 comentarios:

  1. Soy estudiante de medicina y me gusto mucho este post.
    si puedes dale una mirada a mi blog.
    http://medandroll.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Hola Custodio. Le he echado una mirada a tu blog y veo en él impresiones de un espíritu inquieto, entusiasta, impetuoso y sonriente. La llamada de la cirugía cardiovascular parece fuerte. Yo tuve esa llamada inicial y finalmente acabé ejerciendo como médico general, mucho tiempo en el medio rural, donde había que hacer de internista, urgenciólogo, cirujano (menor), partero, psiquiatra... y hasta de forense. Con el tiempo se ha ido convirtiendo a los médicos de familia en burócratas y "derivólogos" (como dices en un post sobre los residentes de medicina interna). En fin... Creo que todo hay que relativizarlo y las contradicciones son consustanciales al ser humano.
    Gracias por tu comentario y ¡adelante con tu bitácora y con tu licenciatura, Dr. Custodio!

    ResponderEliminar