viernes, 13 de enero de 2012

Contratos y fraude


Se ha extendido la opinión de que “el sistema económico en el que vivimos individualiza las ganancias y socializa las pérdidas”. En otras palabras, las ganancias del potentado son para él solo, pero sus pérdidas se le cargan al resto de ciudadanos, vulgarmente currantes. Por otra parte, no me sorprendo al leer sobre la triste realidad de los contratos laborales en Hispania: “los contratos temporales en fraude de ley”. Tiene miga este largo artículo, que recuerda que el derecho laboral español reconoce que todos los contratos laborales son indefinidos por defecto y que se concreta en unas “conclusiones” finales que dan para reflexionar. Conozco gente que lleva años en “contrato de obra”, que supuestamente es “el que se concierta para la realización de una obra o prestación de un servicio, pero con autonomía y sustantividad propia dentro de la actividad de la empresa y cuya ejecución, aunque limitada en el tiempo, sea en principio de duración incierta”. ¡Limitada en el tiempo pero de duración incierta! Ahora me explico que, en este país incierto, algunos contratos de obra duren toda una vida laboral. Y me pregunto: ¿alcanzaremos algún día el estado de honradez?*

*Permitidme dudarlo al repetirse la mentira enmascarada: donde dije digo, digo diego. O al seguir cargando los impuestos sobre las rentas de trabajo y pidiendo sacrificio solo a las clases medias.

En teoría, el contratado debería pasar a ser trabajador fijo tras dos años laborales

4 comentarios:

  1. un dia firme un contrato de 17 horas para guardia de sabado de 24h. Mese despues empecé con mi privada y a trabajar solo para privados. Cosa de la que habia renegado siempre. Y me va mejor que a mis compañeros de residencia.........triste leccion tuve que aprender.

    ResponderEliminar
  2. Creo que nunca debemos decir (o pensar) de este agua no beberé, amigo Jony. Mi antigua ingenuidad de que lo público garantizaba el bien común se ha desmoronado, como tantas humanas teorías, y más viendo los contratos-basura de la sanidad pública. Tu elección ha sido afortunada y, por supuesto, no hay legitimidad moral para censurarla.
    Saludos y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  3. Aunque usted no lo crea, yo trabajé en Salud Pública en Uruguay, por 37 años, como Suplente Fijo(teóricamente inamovible). Recién tres años antes de jubilarme, me nombraron Titular en el cargo!
    Qué tal?
    Chau.

    ResponderEliminar
  4. Lo creo, Silvia, aunque me sorprenda. Pero al menos tuvieron el detalle, aunque muy tarde, de titularizar tus servicios.
    Chau.

    ResponderEliminar