lunes, 9 de enero de 2012

Salvar la Sanidad Pública

Fuente: free.extras.com
Un grupo de expertos de la Asociación de Economía de la Salud (AES) presentaron en Madrid el documento «La sanidad pública ante la crisis. Recomendaciones para una actuación pública sensata y responsable», en el que proponen una serie de actuaciones para que el Sistema Nacional de Salud (SNS) pueda hacer frente a la coyuntura económica actual garantizando la eficiencia, equidad y solvencia de la sanidad pública.

Ante los recortes indiscriminados de las retribuciones, el número de empleados o la actividad sanitaria que están experimentando algunas comunidades autónomas, señalan que ha de partirse de la idea de efectividad clínica, y apuntan a que el ajuste presupuestario en sanidad debe evolucionar hacia una financiación selectiva de las prestaciones médicas, los medicamentos y las tecnologías. Para ello, proponen «desinvertir» en todo aquello que no añada salud; es decir, dejar de financiar parcial o completamente medicamentos, dispositivos, aparatos, procedimientos o servicios que aporten un escaso valor clínico. Para llevar a cabo esta actuación según la evidencia científica, sugieren que se siga el ejemplo del National Institute for Health and Cilinical Excellence (NICE) británico, con una agencia evaluadora española de ámbito estatal, con autonomía de gestión y distanciada de los Gobiernos central y autonómicos.

Entre los primeros pasos plantean una nueva gestión transparente de las listas de espera… Leer artículo completo
***
Creo que la fragmentación autonómica de la gestión sanitaria se opone a la cohesión y genera gasto innecesario, por no decir despilfarro; pilares básicos del estado como la sanidad, la educación y la justicia deberían ser homogéneos. Por otra parte, la financiación selectiva no tendría que implicar desinversión, sino replanteamiento de la selección de coberturas, cubriendo parcelas inexplicablemente nunca contempladas, como la odontología o la podología. ¿No opinan ustedes lo mismo?

2 comentarios:

  1. Pues sí, Pepe, opinamos lo mismo. Esta muy bien que se recomiende racionalización del gasto, pero, para mí, unos expertos que incluyen en esa racionalización una disminución de servicios, se ponen bajo sospecha, sobre todo, si se olvidan de eso que tú mencionas cerca del final y en que todos pensamos: ¿no esta siendo el estado de las autonomías el verdadero despilfarro de España, además de una fuente de desgobierno, desigualdad y despilfarro también de nergías? Eso, por no hablar de la mucha corrupción ligada a gobiernos autonómicos, mira el señor Matas, sin ir más lejos.

    ResponderEliminar
  2. Si pienso en lo último, Pablo, y en las múltiples formas de fraude, me deprimo... Siempre se comienza la casa por el tejado.

    ResponderEliminar