lunes, 6 de febrero de 2012

Más horas de trabajo, producir menos y aumentar gasto



Las propuestas de trabajar más (horas) por menos (salario) nos retrotraen a lejanos tiempos de esclavitud productiva.  En el medio sanitario nadie puede reprochar el exceso de horas de dedicación no valoradas, ni pagadas. Hemos de reconocer que la productividad en salud es difícil de medir y fácil de falsear, cuando no se basa en parámetros objetivos. Pero más horas a piñón fijo seguro que no la incrementan, porque no implica trabajar mejor; observamos la aparente paradoja: más horas de trabajo (los hispanos) y menos productivos (que los europeos). En cambio puede aumentar el gasto, por la cadena de fatiga-bloqueos-confusiones… en profesionales como los médicos, cuya actividad conlleva esfuerzo intelectual; aparte del derivado del funcionamiento ampliado de los centros (luz, agua, refrigeración/calefacción, etc.).

Así que, más horas de trabajo = menor productividad  y mayor gasto. ¡Mala estrategia la que lleva a un resultado ruinoso! No es lo mismo disponer de máquinas que de seres humanos; y en este glorioso país el trabajo intelectual está mecanizado para nuestra desgracia e improductividad. Podemos estar siete o diez horas sin “rendir” (no eficacia, no eficiencia) y ser plenamente competentes en la mitad de tiempo. Pero aquí prevalece la cantidad sobre la calidad, y así nos va (los menos productivos de la UE). Habría que empezar ahorrando al diseñar los centros de salud: planta baja (no gasto de ascensor, no riesgos de caídas…), luminosos (menos luz eléctrica), etc. Y por supuesto aumentando la motivación, facilitando la participación en la toma de decisiones, reduciendo los factores estresantes que acarrean agobio y planificando con seso.

Sobran (des)planificadores de despacho y faltan mentes pensantes.

2 comentarios:

  1. José Manuel: quizás haya mentes pensantes que no piensan en lo que deben. Mañana salimos a gritar a la calle. Gritaremos muy fuerte, por todos.
    Moitos bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, querida Lola, que es conveniente reivindicar lo que a uno le parece justo y no tomar la resignación por bandera. La sociedad en general habrá de agradecerlo, aunque sea tácitamente. Primero habrá que recortar en lo superfluo, que todo el mundo sabe lo mucho que es, pedirle sacrificios a los realmente privilegiados y combatir el fraude en su generalidad. No es bueno el malestar continuo, que nos perjudica a todos, individualmente y como colectividad.
      Esperanzados bicos.

      Eliminar