sábado, 7 de mayo de 2016

Un mundo de ilusión

Papagaio


Chiquillos vibran
en acaramelado mundo ausentes. 
¡Conmovedor el griterío!
A venideras trampas ciegos 
sin maldad en los rostros 
ingenuos van riendo. Dando saltos. 
Correteando libres sin desvelos.
Con miradas de luz. 

(Llorarán algún día
cuando la ensoñación se ausente.) 

Un aire de vitalidad desfila 
alegremente 
por la pendiente de un sendero... 
Desafinados canturreos 
y chillidos vehementes. De festiva 
sangre el vocerío emerge transitorio
estrangulado en otro hábitat 
demasiado serio. 

(Su luz no se evapora
mientras la aviva el tiempo ingenuo.)

Ahí van sin preocuparse.
¡Qué alocado tropel irreflexivo!
Las damitas se admiran
de los pequeños caballeros.
Sudorosos y sucios van los niños
sin importarles nada. Pasan
con un ardor guerrero. En paz 
y sin malicia. Eternamente riendo. 

Colores de otra infancia 
aromas de un dulcísimo recuerdo.


Olores y colores de ese mundo de ilusión...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada