jueves, 16 de julio de 2009

Los caminos de la vida


La vida de las colectividades es arrastrada por los cambios sociales, para bien y para mal, y la de los individuos se transforma sin sentir. El título de una obra de Ramón Otero Pedrayo, Os camiños da vida (Los caminos de la vida), me sirve de excusa para encadenar poderosos versos de tres excelsos poetas hispanos. La conformidad con la vida que nos ha tocado en suerte, la ponderación de la vida retirada y la vida de acción como justificación de la existencia, forman un tríptico vital que me parece revelador. Aunque a nuestro pesar, en frase atribuida a John Lennon, la vida es aquello que nos va pasando mientras hacemos planes.

Cuando me paro a contemplar mi estado,
y a ver los pasos por do me han traído,
hallo, según por do anduve perdido,
que a mayor mal pudiera haber llegado.

(Garcilaso de la Vega. Soneto I)

***
¡Qué descansada vida,
la del que huye del mundanal ruido,
y sigue la escondida
senda, por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido!

(Fray Luís de León. Oda I: Vida retirada)

***
Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar…

(Antonio Machado. Proverbios y cantares)

No hay comentarios:

Publicar un comentario