lunes, 28 de febrero de 2011

Recaudar y recaudar, aunque signifique enfermar


Las políticas “recaudatorias” se suelen establecer de espaldas a los contribuyentes, sin atender a valores sociales ni circunstancias. Y en materia de juego sin preocuparse por la salud de los ciudadanos.

Este comentario se deriva de una crítica a la instalación de cajeros en las salas de bingo, porque puede aumentar las adicciones al juego: Si no se ponen límites, aumentará la cifra de ludópatas.
“Lo que es sangrante es que luego la Consellería de Sanidade se permita el lujo de hablar de las ludopatías como un problema de salud.”
Aumentará el gasto en juego y con ello la recaudación fiscal (al parecer ha descendido). Por supuesto se añadirán dramas personales y familiares, trastornos psicológicos, accidentes por falta de sueño y de concentración, consumo de psicofármacos y consecuente gasto –farmacéutico y sanitario–. O sea, se incrementará un problema de salud pública. Pero esto le importa poco, o no le tiene sin cuidado, a la autoridad que vela por sus amados administrados.

Viendo la regulación de máquinas tragaperras, bingos y demás juegos de azar, pienso que sería preferible la PROHIBICIÓN DEL JUEGO. En nombre de la salud… y de la libertad bien entendida. Aunque siempre nos quedará Las Vegas...

Viva Las Vegas – Elvis Presley
La ciudad de Las Vegas, en el estado de Nevada –EE.UU.–, es famosa por sus casinos y considerada la Capital Mundial del Entretenimiento

1 comentario:

  1. Otro ejemplo patético y sumamente perturbador se vio durante el mundial Alemania 2006, en la gran bronca de Hooligans teutones y británicos, cuando entre cabezas rotas, sillas destrozadas, rostros magullados, seguían circulando los mozos con bandejas y jarras de cerveza, eso sí, de plástico para que no se hiera la gente.

    ResponderEliminar