miércoles, 1 de enero de 2014

Optimistamente pesimista

Diente de león

Foto: Clipselas de la planta denominada diente de león (Taraxacum officinale). De niños las llamábamos “abuelitos” y las echábamos a volar soplándolas delicadamente, con el encargo de que nos trajesen caramelos. Una muestra de la infancia confiada y optimista, que se extiende a los adultos sonrientes (como en el caso del sabio Leibniz: "Vivimos en el mejor de los mundos posibles"). No me abarca plenamente, inseguro y gemidor. Pero en este comienzo de año (sus guarismos suman 7) quiero aplicar el deseo infantil en forma de bien para todos y, en mi paradójico optimismo pesimista, me da pie para traer algunos aforismos optimistas/pesimistas.

  • El optimismo es la creencia de que todo es hermoso. (A. Bierce)
  • El pesimismo sostiene que vivimos en el peor de los mundos posibles. (Inversión tesis de Leibniz)
  • El pesimismo conduce a la debilidad; el optimismo al poder. (W. James)
  • El optimista cree en los demás, el pesimista sólo en sí mismo. (G. K.Chesterton)
  • El optimista encuentra una respuesta para cada problema. El pesimista ve un problema en cada respuesta. (Anónimo)
  • El optimista tiene siempre un proyecto; el pesimista, una excusa. (Anónimo)
  • El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas. (W. G. Ward)
  • Sólo los pesimistas forjan el hierro mientras está caliente. Los optimistas confían en que no se enfríe. (P. B. Shelley)
  • Un pesimista es sólo un optimista bien informado. (M. Benedetti)
  • Ningún pesimista ha descubierto nunca el secreto de las estrellas, o navegado hacia una tierra sin descubrir, o abierto una nueva esperanza en el corazón humano. (H. Keller)

El optimista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada