miércoles, 17 de febrero de 2016

Protocolos esperpénticos



He aquí un ejemplo de sometimiento a protocolos y, en consecuencia, de la función de secretario del médico de familia o como aliviadero del sistema: "...para que gestione los volantes y citas oportunas".

Tres consultas para un mismo objetivo en una misma paciente.
  1. Para gestionar la interconsulta con la Unidad de Reproducción Asistida.
  2. Para hacer los trámites de Analítica* y Electrocardiograma que desde dicha Unidad solicitan (*sorprendentemente, aparte le dan a paciente formulario cubierto a mano con petición de serología).
  3. Para recoger los resultados analíticos y "entregarle en mano" a la paciente el ECG (en realidad sería doble consulta: médica y de enfermería). Es evidente que desde la referida Unidad (y/o desde el Servicio de Admisión, que figura al pie de la instrucción) desconocen que los registros eléctricos se escanean y se adjuntan a la historia clínica electrónica correspondiente.
¡Vaya pérdida de tiempo e innecesarias molestias para la paciente! 

¡Y menuda consideración hospitalaria del médico de cabecera (menos mal que aquí no lo llaman MAP) como ordenanza! De asistente encargado de la gestión de "volantes" (como antaño en los ambulatorios) y citas. ¡Hum!

Cabe añadir que lo señalado con el asterisco ya roza el esperpento, en un sistema caracterizado por el desconcierto.

La verdadera gestión clínica no admitiría semejantes despropósitos. Me parece penoso. Como se suele decir, no hay manera... de avanzar. 


"Caos en la gran ciudad"
El mandarín maravilloso - Bella Bartok

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada