lunes, 22 de junio de 2009

Milongas


¡No me vengan con una milonga! Podría referirme a la composición musical popular rioplatense, argentina y uruguaya, lenta y ejecutada con guitarra. Pero no, no pienso en ese significado. Voy por la acepción, no melódica, de chisme, enredo o mentira. Ya saben de la frase: “dejarse de milongas”. Acabo de leer una crítica política en la que se les echa en cara a determinados mandatarios sus maniobras enredadoras, chismosas y mentirosas, aun sabiendo que la reprobación no ha de bastar para que desciendan de sus cómodos pedestales. Ninguna novedad. Y aunque sea vano insistir, escuchen los enredadores: ¡déjense de milongas! Después, si quieren, canten una de ésas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario