lunes, 9 de noviembre de 2009

Oda a la alegría

De la Oda a la alegría (An die Freude) del poeta alemán Friedrich Schiller, el compositor y compatriota Ludwig van Beethoven hizo una selección para el cuarto y último movimiento de su 9ª sinfonía “Coral”. El texto original y su traducción a varios idiomas pueden consultarse AQUÍ. El preludio fue adoptado como himno europeo en 1972.

En la mañana de Navidad de 1989, año de la caída del muro de Berlín, Leonard Bernstein realizó en esa ciudad una interpretación de la 9ª sinfonía, al frente de una orquesta especial para la ocasión formada por miembros de otras, dos alemanas (del este y del oeste), una rusa, una norteamericana, una francesa y una británica: Staatskapelle de Dresde, Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera y Coro, Orquesta del Teatro Kirov de Leningrado, Orquesta Filarmónica de Nueva York, Orquesta de París y Orquesta Sinfónica de Londres, además del Coro de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Berlín. Con las voces solistas de June Anderson, Sarah Walker, Klaus Konig y Jan-Hendrik Rootering. De esta interpretación, traigo aquí la introducción a la famosísima Oda a la alegría:


4 comentarios:

  1. Sin palabras...sencillamente genial, apoteósica esta Oda a la Alegría de la 9º Sinfonía como todas las del genial compositor.
    No hay nada de Beethoven que no me guste y daría lo que fuera por asistir a un expectáculo de esta magnitud en directo. Creo que lloraría de emoción.

    ResponderEliminar
  2. Sí, querida Annun, es una creación fascinante y única. Beethoven arropó musicalmente los versos de Schiller, un emocionante canto de libertad, enalteciéndolos todavía más con su aliento melódico. Es la culminación de la inmensa obra del genio de Bonn.

    ResponderEliminar
  3. diría Kant: esta obra no es linda, es SUBLIME

    ResponderEliminar