lunes, 3 de diciembre de 2012

El beneficio de la Prevención Cuaternaria

Fuente

Ya nos hemos detenido a considerar las nuevas corrientes en atención sanitaria, centradas en el concepto de medicina mínimamente impertinente o poco perturbadora. Al propugnar este método se tiene especialmente en cuenta la denominada prevención cuaternaria [ver tipos de prevención], que nos llama a la prudencia en la actuación médica, evitando intervenciones innecesarias o excesivas (p.ej. tratamiento farmacológico desmedido) que pueden acarrar daño en lugar de beneficio. 

En realidad no es nada nuevo, porque desde siempre en el ejercicio de la medicina lo prioritario es no dañar (“primum non nocere”). Siguiendo el viejo refrán, se pretende que no sea peor el remedio o la intervención médica que la enfermedad.

Podemos hacernos una mejor idea de la prevención cuaternaria con un vídeo dramatizado, del que podemos extraer algunas claves: 1) tratar o intervenir en la justa medida; 2) no reducir la salud a mera biometría; 3) no seguir con rigidez los protocolos, considerar cada caso individualmente (no hay enfermedades, sino enfermos). 


Enlace
La prevención cuaternaria, por Juan Gérvas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada