lunes, 6 de febrero de 2017

La enfermedad desde la óptica estética

Fuente: Dr. Eduardo Lauzurica


Los médicos, sobre todo los más apasionados por la investigación, contemplan las enfermedades desde un punto de vista estético. Dicho así, son comprensibles los gestos de extrañeza. Pero que nadie se escandalice... Aunque pueda parecer chocante, incluso cruel, los galenos tienen una forma peculiar de referirse a los trastornos de cierta relevancia. Discuten sobre esas interesantes dolencias, realizan revisiones bibliográficas, hacen estudios, convocan sesiones clínicas y, si merece la pena, publican los resultados o las conclusiones que alcanzan. 

Al referirse a una afección que los tuvo en vilo o que, por su complejidad o escasez de datos clínicos, tardan mucho tiempo en diagnosticar, dicen con placer: «¡Un caso muy bonito!». Es como si se relamiesen por haber atinado con el patológico misterio, igual que si estuviesen ante una obra de arte o hubiesen alcanzado la plenitud de una lectura intrigante, olvidándose por completo del sufriente (algo imperdonable si no fuese eventual) y ateniéndose tan solo a los síntomas y signos que lo tenían preocupado, y acaso lo sigan preocupando de por vida. 

Proyectando diapositivas de tumores cutáneos, es habitual que el ponente se refiera a «preciosas imágenes», de un determinado tipo de melanoma u otra neoplasia maligna, resaltando su morfología o su colorido, como si hubiesen sido creadas por las hábiles y sensibles manos de un escultor o un pintor. Lo mismo sucede con otros procesos corporales, o de la mente. Desde un linfoma a una esquizofrenia, pasando por un reumatismo peculiar, un trastorno neurológico curioso o una alergia extraña. Es un pecado profesional que se les ha de perdonar a los galenos, siempre y cuando no dejen de preocuparse por lo más importante: los enfermos.
***
Nota.- Había manifestado a final de año mis dudas sobre la continuidad del blog. Creo que ha sido un arrebato pasajero, como sospechaba nuestra amiga Lola Mu, porque, como dice la canción, pasaba por aquí y no me he podido resistir...

Pasaba por aquí - Luis Eduardo Aute

No hay comentarios:

Publicar un comentario