miércoles, 24 de marzo de 2010

Diálogos político-sanitarios (2): Incapacidad temporal


Diálogo entre el Dr. Abré, médico de familia, y la Dra. Alerta, inspectora médica.

Dr. Abré.- No debiera ser gestor de la baja laboral de un paciente que no atiendo o no sigo, cuya incapacidad decide otro. Incumbe a quien conoce su situación clínica.

Dra. Alerta.- Las cosas están así y yo no tengo autoridad para cambiarlas. Los especialistas están liberados de esta responsabilidad.

Dr. Abré.- Insisto en que es disparatado gestionar una baja decidida por un tercero. Y es insultante que desde la Unidad de Salud Laboral se me pida información improcedente.

Dra. Alerta.- ¿Te sientes ofendido, Abré, por tener que hacer una gestión que te corresponde?

Dr. Abré.- Estoy ofendido, querida Alerta, por la ineptitud imperante en este sistema único. Hasta por una ausencia de un día envían a un trabajador para que se le dé un justificante.

Dra. Alerta.- Estoy de acuerdo. Con una auto-certificación debería bastar para justificar hasta siete días, como sucede en el Reino Unido. Pero aparte de esto, ¿qué propondrías?

Dr. Abré.- Lo que hacen en ese país y en otros del entorno. Conceder las incapacidades que uno puede valorar y dar únicamente el parte de baja y el de alta, no partes de confirmación.

Dra. Alerta.- En verdad es absurdo reiterar los partes intermedios, tanto manual como informáticamente. Quizás con el tiempo…

Dr. Abré.- Pasan lustros y todo sigue igual. ¡Esto no es serio! Ni tampoco incentivar de manera perversa: menos bajas y altas anticipadas. Ni por supuesto descuidar vuestra tarea inspectora.

Dra. Alerta.- Ahora la ofendida soy yo. Aunque reconozco que no se hace nada o se toman medidas sin objeto; y nada más inútil que ser eficiente en lo que no debe hacerse.

Dr. Abré.- Así nos va de mal, sin eficacia ni eficiencia y con progresivo queme neuronal.

Dra. Alerta.- Creo que estamos hablando demasiado; ahí viene mi jefe…. (Cambio de expresión.) Lo dicho Dr. Abré, envíeme los informes que le pedí. ¡Ah!, y los partes como de costumbre.
***
Carece de sentido mantener un sistema obsoleto y poco operativo, porque engendra gasto y no consigue disminuir el absentismo laboral. Ha de imponerse el pragmatismo en la gestión de la incapacidad temporal (IT) a la manera de los británicos, quienes aplican inteligentemente el auto certificado (Absence Self Certification Form). En teoría, por una ausencia de hasta tres días ya no habría que pedir justificación o baja médica, pero las empresas suelen exigir eses requerimientos; envían al interesado a por un “justificante” o un formulario de IT, para que el médico de cabecera pierda el tiempo con el engorroso trámite hispánico.

2 comentarios:

  1. Hay que decirle a la doctora Alerta que los especialistas no están liberados, que la ley dice que la baja la da el que valora al paciente, sea o no de primaria. La "costumbre" es una cosa y la ley otra.
    Eso no puede durar mucho tiempo, lo veremos. Ya hay muy interesantes movimientos para simplificar el proceso http://goo.gl/b9iH y para que los especialistas hagan su parte(en Madrid es diferente porque nuestra consejería nos cuela todo el papeleo porque nos aprecia mucho http://goo.gl/8BEp )pero... también tendrán que cambiar.

    ResponderEliminar
  2. La doctora Alerta, igual que sus compañeras/os, es una mandada y su conciencia censora le impide pensar por sí misma; si en un desliz lo hace, enseguida se corrige. Pero como esperanzadamente dices, José Luis, esto no (debe) puede durar eternamente. Navarra parece haber tomado la iniciativa en el cambio de sistema de baja médica, aunque la experiencia me aconseja no fiarme demasiado de las notas de prensa. Como cada comunidad va por libre, me temo que se harán experimentos y el proceso se alargará... Espero que menos de una década para todo el SNS. Un saludo.

    ResponderEliminar