viernes, 5 de noviembre de 2010

Psicofármacos e insatisfacción social


Se constata una realidad: el consumo abusivo de psicofármacos (especialmente ansiolíticos y antidepresivos), consecuencia de cambios sociales e intereses mercantiles. Un problema en Hispania parejo a la insuficiencia de recursos para la salud mental, con tratamientos fundamentados en fármacos, como parte de la progresiva medicalización de la vida.

El hecho del excesivo consumo de psicofármacos refleja el malestar de una sociedad que no sabe sobrellevar el dolor y da testimonio del progresivo aumento de las preocupaciones, que supone desasosiego, intranquilidad, inquietud, ansiedad, insomnio, agobio... Y además conlleva riesgo de adicción e intoxicaciones.

Podemos concluir con un diagnóstico de incremento de la insatisfacción social, lo cual me induce a establecer un postulado: La satisfacción social está en relación inversa con el consumo de psicofármacos.

Psicofarmacos, una adiccion oculta
(Medicalización de la vida)

3 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo con el postulado que estableces como conclusión a esta entrada, amigo José Manuel, y que -desde ahora mismo- suscribo.

    Con el deseo de ver disminuir el consumo de psicofármacos, recibe un esperanzado abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Así sea, apreciados amigos míos, así sea. Y lo dice un psiquiatra realmente compungido.

    ResponderEliminar
  3. A estas alturas, queridos Francisco y Lizardo, creo que hay pocas dudas en cuanto a la creciente medicalización de la vida. Un auténtico problema de Salud Pública que es preciso combatir.
    Un esperanzado abrazo.

    ResponderEliminar