jueves, 23 de diciembre de 2010

Tiempo de villancicos


El villancico es una forma musical tradicional, una singular canción profana que surge en el siglo XV español –periodo del Renacimiento–, cantada por los villanos o habitantes de las villas, de ahí su nombre. Villancicos de los primeros tiempos están recogidos en cancioneros, como el Cancionero de Palacio –con Juan del Enzina como principal compositor–, el Cancionero de la Colombina o el Cancionero de Medinacelli.

Del siglo XVI destaca el Cancionero del Duque de Calabria o de Venecia, más conocido como Cancionero de Upsala, porque la única copia que se conserva se halla en la biblioteca universitaria de esta ciudad sueca. En él se incluye la conocida pieza No la devemos dormir (La noche Santa).

Durante los siglos XVII y XVIII continuó en España el desarrollo de esta forma musical y en el decayó por influencia de la música italiana. El paso del siglo XVII al XVIII representa el apogeo barroco español, con compositores como Sebastián Durón, Antonio Literes, fray José Vaquedano, Miguel Ambiela, Antonio de Yanguas, Jerónimo de Carrión, Juan Manuel de la Puente y otros.

En el siglo XIX se inició su decadencia, por influencia de la música italiana, pero la Navidad siguió inspirando en la península ibérica un subgénero de canción popular conocida igualmente como villancico, con variantes como la panxoliña en Galicia. Y aunque el villancico más famoso es "Noche de Paz" (Stille Nacht), una composición austriaca de 1818, con letra de sacerdote Joseph Morh y música de Franz Xaver Gruber, tenemos buenos ejemplos por toda la geografía hispana cuya escucha propongo (orden abc):

Ator, ator” (País Vasco)

Campana sobre campana” (Madrid?)

Chiquirriquitín” (Andalucía)

Dime niño” (Murcia)

En Belén tocan a fuego” (Castilla y León)

Falade ben baixo” (Galicia)

Fum, fum, fum” (Cataluña)

Hacia Belén va una burra” (Castilla-La Mancha)

Ya viene la vieja” (Extremadura)

Ya vienen los reyes” (Aragón)
***
Enlaces:
Orígenes de villancico español
Villancico, por Claudia en blog DO-MI-SOL

6 comentarios:

  1. Querido José Manuel:

    Con mi agradecimiento por tan acertada selección de villancicos españoles, te envío una muestra de lo que se canta en mi tierra (cada vez adquieren mayor auge las llamadas "zambombas", donde la gente, ya sean gitanos o payos, se reúnen a cantar y celebrar la Navidad) en la voz inigualable de La Paquera de Jerez. Es la música popular.

    http://www.youtube.com/watch?v=ZLLna8CvRnw

    http://www.youtube.com/watch?v=ROpzp8RsCyQ

    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, José Manuel; es tiempo de villancicos ¡qué bien has contado su origen y su evolución!
    Aquí mi contribución, con mis mejores deseos para ti, querido José Manuel, y para todos los tuyos.

    carmen linares

    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  3. Bulerías de Nochebuena, Navidad y La virgen va Caminado por la Paquera de Jerez, la gran cantaora flamenca. ¿Qué puedo decir? Puro temperamento devocional...

    Por otra parte, no hay que olvidar otros villancicos hispanos: Ay del chiquirritín, La Marimorena, Los Peces en el Río… Ni foráneos: El Tamborilero (checo), Jingle Bells, We wish you a Merry Christmas, White Christmas… Para todos los gustos y tradiciones.

    ¡Feliz Navidad, querido Francisco!

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay!, Carmen Linares, para mí una debilidad; una cantaora subyugante en el mejor sentido. Las canciones navideñas son un filón inacabable, aunque generalmente condicionadas a este tiempo, entrañable y doloroso al mismo tiempo. Estos días hemos cantado varias: Gloria al Señor (Joy to the world), No la debemos dormir, Nunca suenan las campanas, As campás resoan, Vinde nenos e rapaces, Noche de paz, Adeste fideles, Siempre es navidad…

    ¡Cantemos! ¡Cantemos ahora y en todo tiempo!
    ¡Feliz Navidad, queridísima Lola!

    ResponderEliminar
  5. Gracias mi estimado amigo, por esta bella entrada que resume el ánimo musical de estas épocas, que personalmente disfruto más, por la alegría de mis hijos, la navidad definitivamente es la fiesta de los niños, y niños en parte deberíamos sentirnos, para renovar el entusiasmo por vivir.

    ResponderEliminar
  6. Sí, querido Tony, la Navidad es para los niños... Y niños nos sentimos todos en este tiempo dulce, a pesar de las inevitables amarguras.
    Un abrazo y ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar