martes, 20 de noviembre de 2012

Sobre la libertad


Sobre la libertad, a la que ya hemos proclamado nuestro canto, la historia ha hecho correr ríos de tinta, dejando frases lapidarias que la ensalzan como el mayor don de los hombres, que la consideran gran quimera, que la hacen dependiente de los otros o de las circunstancias, que la tienen por fruto de nuestra propia esencia… Valgan algunos dichos que revelan las mil caras de la libertad.



  • La libertad está en ser dueños de la propia vida. (Platón)
  • ¿Quién es libre? Sólo el que sabe dominar sus pasiones. (Quinto Horacio Flaco)
  • Para ser libres hay que ser esclavos de la ley. (M. T. Cicerón)
  • Nadie puede ser perfectamente libre hasta que todos lo sean. (San Agustín)
  • La libertad es, en la filosofía, la razón; en el arte, la inspiración; en la política, el derecho. (Víctor Hugo)
  • La libertad consiste en poder hacer lo que se debe hacer. (Montesquieu)
  • La libertad no puede ser concedida, tiene que ser conquistada. (M. Stirner)
  • Si el siglo XVIII proclama la libertad de pensar, el XIX proclama la libertad de sentir: he ahí el significado del Romanticismo. Las dos componen la libertad del hombre. (?)
  • El hombre ha nacido libre y por doquier se encuentra sujeto con cadenas. (Rousseau)
  • La libertad es un lujo que no todos pueden permitirse. (O. von Bismark)
  • Dando libertad a los esclavos la aseguramos a los libres. (A. Lincoln)
  • Mi libertad se termina donde empieza la de los demás. (J. P. Sartre)
  • No existe la libertad, sino la búsqueda de la libertad, y esa búsqueda es la que nos hace libres. (C. Fuentes)
  • La libertad abstracta, al igual que otras simples abstracciones, no puede ser encontrada. (E. Burke)
  • Nadie es libre si no es dueño de sí mismo. (Epicteto)

"Born Free" (Nacida libre), del film del mismo nombre
por Matt Monro

2 comentarios:

  1. Y, cómo no, Pepe: está esto otro tan famoso del "Quijote":
    -La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres. Digo esto, Sancho, porque bien has visto el regalo, la abundancia que en este castillo que dejamos hemos tenido; pues en metad de aquellos banquetes sazonados y de aquellas bebidas de nieve, me parecía a mí que estaba metido entre las estrechezas de la hambre, porque no lo gozaba con la libertad que lo gozara si fueran míos; que las obligaciones de las recompensas de los beneficios y mercedes recebidas son ataduras que no dejan campear al ánimo libre. ¡Venturoso aquél a quien el cielo dio un pedazo de pan, sin que le quede obligación de agradecerlo a otro que al mismo cielo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me quería repetir, Pablo. A los aforismos de El Quijote ya le dediqué su propio apartado:

      http://medymel.blogspot.com.es/2012/05/sobre-don-quijote.html

      Eliminar