viernes, 23 de octubre de 2009

La conquista de la felicidad

Basándome en La conquista de la felicidad de Bertrand Russel, voy a referir los elementos que según este pensador frenan y favorecen la dicha terrena. Cada cual podrá añadir o eliminar lo que estime conveniente, en función de sus ideas o creencias. Entonces, el objetivo será liberarse de los primeros y avivar los segundos, sabiendo que influyen las circunstancias y que es decisiva la voluntad.


Elementos que se oponen a la felicidad
  • La competencia, que supone la lucha por el éxito a través del dinero.
  • El fastidio o aburrimiento, que nos crispa, que nos devora, que nos hace sentir mal.
  • La excitación –sin placer–, lo mismo.
  • La fatiga –física o mental–, igual; la atribuida al excesivo trabajo es debida a la turbación y a la ansiedad, como cualquier preocupación o miedo.
  • La envidia, que es un mal devorador de bondad.
  • El sentido del pecado, que mucho hace sufrir.
  • La manía persecutoria, ídem.
  • El miedo al qué dirán, a la opinión pública, que nos colma de infelicidad.

Elementos favorecedores de la felicidad
  • El entusiasmo, el signo más distintivo de los hombres felices.
  • El afecto, la convicción de que se nos quiere, el mayor estímulo para amar la vida.
  • La familia, seno de confianza, apacible refugio y fuente de afecto.
  • El trabajo, entendido como dignificación de la condición humana, no como degradación.
  • La admiración, como elemento opuesto a la envidia.
  • Los intereses impersonales o subsidiarios, los que nos atraen en las horas de ocio, aquello que disminuye la tensión de las preocupaciones.
  • El esfuerzo, imprescindible para lograr cualquier meta. 
  • La resignación, la conformidad con lo posible, la renuncia a lo que no puede ser; palabra odiosa y dura que tanto cuesta admitir. 

2 comentarios:

  1. Muy bueno, muchas gracias. Yo añadiría el sentido del humor a las cosas que nos ayudan a ser felices. Sólo nos queda convencernos cuando actuamos de que no estamos en el mundo para tener razón, sino para ser felices..

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, MPaz, sin una buena disposición de ánimo poco se puede conseguir. Gracias por tu amable comentario.

    ResponderEliminar