miércoles, 17 de septiembre de 2014

Pacientes hiperfrecuentadores, causas y soluciones

No hay medicina para el miedo.
Proverbio escocés

Pero además de a enfermedades reales, estamos sometidos a muchas que son sólo imaginarias, para las cuales los médicos han inventado imaginarias curas. 
"Los viajes de Gulliver", de Jonathan Swift


La interacción en las redes sociales puede ser una pérdida de tiempo o servir de provechoso intercambio de ideas. De uno de esos intercambios beneficiosos, en torno a la frecuentación en los centros sanitarios (particularmente en los centros de salud), he sacado algunas conclusiones. Pero dejemos claro de entrada que los pacientes hiperfrecuentadores son personas que sufren, incapaces de liberarse de su carga. Y a continuación, pasemos a aclarar algunos conceptos.

Con el término de frecuentación (visitas/paciente/año) se hace referencia a la presión que ejerce cada paciente, al número de visitas que hace en un año, excluyendo las burocráticas. Equivale a “intensidad de uso” de los servicios sanitarios, que en exceso significa “hiperfrecuentación”. No se ha de confundir con el concepto de demanda asistencial (visitas/habitante/año), referida a la media de visitas por habitante en un año, ni con el de presión asistencial (pacientes/médico/día) o número de pacientes atendidos en un día, equivalente a “carga asistencial”. Y se denomina hiperfrecuentador a quien se excede en la frecuentación, y más precisamente a quien consulta doce o más veces al año, sin contar visitas burocráticas y programadas.

Fuente: Wikipedia

Pues bien, parecen ser tres las variantes que influyen en el requerimiento de servicios sanitarios públicos, y por lo tanto en la frecuentación: una percepción negativa del estado de salud, un nivel de estudios bajo y una necesidad subjetiva de recibir cuidados sanitarios. Se trata de pacientes hiperfrecuentadores con dolencias que podemos encuadrar en tres grupos patológicos:
  • Enfermedades somáticas crónicas
  • Enfermedades psiquiátricas (depresión, ansiedad)
  • Enfermedades funcionales (p.ej. trastornos somatomorfos)
Su percepción es que el sistema sanitario no los atiende adecuadamente: son pacientes insatisfechos con el sistema sanitario; y suelen tener deficientes vínculos socio-familiares. Tampoco hay que obviar las “visitas sociales” de pacientes jubilados u ociosos que no encuentran nada mejor que hacer que pasar a saludar a su médico o a su enfermera. Por otro lado, la hiperfrecuentación también puede producirse por causas ajenas al paciente:
  • Deficiencias organizativas del sistema sanitario (burocracia)
  • Profesional disfuncional (inseguridad, exceso de paternalismo)
Cuando el profesional no realiza una intervención adecuada, los enfermos crónicos y los somatizadores pueden acudir de forma innecesaria por síntomas menores. Estando ya dominados por el miedo no se les ha de infundir más temor. De ahí que su disfunción sea a veces causa de hiperfrecuentación; y al final, la inseguridad y el exceso de paternalismo acaban actuando como "ladrones de tiempo". Entonces, la habilidad del profesional y su capacidad de comunicación son fundamentales.

Hemos de recalcar que la alta utilización injustificada de los recursos sanitarios por parte del hiperfrecuentador, ya por su causa (tipo I) o por causa ajena (tipo II), provoca un gasto innecesario que no va en su beneficio; es más, seguramente le perjudique. Y no hemos de olvidar que a mayor número de hiperfrecuentadores, mayor presión asistencial y, en consecuencia, mayor dificultad para dar respuestas adecuadas a los pacientes. No digamos ya cuando las demandas se producen por vía de urgencia, sobrepasando la agenda médica. Un médico con mucha carga asistencial, agobiado, no puede dar adecuada respuesta a los problemas de salud y, en consecuencia, contribuirá a la “medicalización”, derivará más pacientes e incurrirá en más errores.


Por supuesto, el problema de la hiperfrecuentación no es exclusivo del primer nivel asistencial (Atención Primaria); también hay preocupación en el segundo nivel asistencial. Como vemos en la imagen de abajo, los hospitales estadounidenses comparten datos para detectar a los hiperfrecuentadores de las urgencias y, de algún modo, frenar a esos usuarios que consideran "abusadores" (y que aquí alguien denominó como "abusuarios"). Por otro lado, en nuestro medio es probable que comience a emerger otra variante, novedosa por un 
tipo de asistencia recién instaurado: los hiperfrecuentadores de consulta médica telefónica; tiempo al tiempo.

Dicho lo cual, el control de la frecuentación o el manejo de los pacientes hiperfrecuentadores precisa de una adecuada información (educación sanitaria), una buena organización asistencial y una correcta actuación profesional. Existen mejoras en la organización de las consultas del paciente hiperfrecuentador, intentando que sea el médico quien controle sus citas y haciéndole respetar los acuerdos decididos entre ambos, otros sanitarios o el trabajador social. Desde luego se hace necesario establecer límites, para que no haya repeticiones inútiles de consultas, que a su vez generan más actos médicos improcedentes. Poner límites no ha de significar reducir el derecho a la asistencia, sino velar por la calidad de la misma. La hiperfrecuentación es contraria a la razón. En definitiva, frecuentación la justa y atención sanitaria la necesaria.
***
Nota.- Basado en una presentación propia sobre el paciente hiperfrecuentador.

considerados aquí como "enfermos imaginarios",
que no son tal en cuanto que son personas que sufren

sábado, 13 de septiembre de 2014

Grabaciones esenciales de música clásica

En una entrada anterior sobre discos de música clásica manifestamos la relatividad de las recomendaciones discográficas. Sin embargo, siempre son útiles, como guía para los neófitos y para deleite de los melómanos más versados. En la Red se pueden encontrar diversas páginas y algunos foros que tratan de orientar en este sentido, abarcando un mundo sonoro inacabable. Pero como introducción a los compositores más reconocidos, he encontrado una acertada guía clásica: Discoteca Básica de Música Clásica. Se inicia con una presentación y finaliza con reseñas biográficas de los compositores. Y lo que más nos importa, ofrece una relación discográfica alfabetizada, desde Albéniz hasta Wagner, complementada con índices de autores y obras, así como de las fuentes bibliográficas.


Sin que las grabaciones recomendadas deban ser excluyentes, creo que la referida guía nos da una garantía de que no hemos de ir errados con la elección. Podríamos decir que son grabaciones esenciales de música clásica, sabiendo que no están todas las que son pero son todas las que están. Entre las composiciones recogidas, y acaso descartando algunas o añadiendo otras (hay asombrosas discrepancias entre críticos y aficionados), cada cual podrá confeccionarse su particular selección para llevarse a la isla desierta.
***
Adenda.- Echamos en falta en esta Discoteca Básica algunos compositores de obras esenciales, entre ellos, y siguiendo el orden alfabético: BORODIN, BRUCKNER, GERSHWIN, GRIEG, HOLST, MENDELSSOHN, RIMSKI-KORSAKOV, ROSSINI, SCHUBERT, STRAVINSKI, VIVALDI.

Beethoven - Sinfonía Nº 5, I. Allegro con brio 
Orquesta Filarmónica de Viena, W. Furtwängler‎

jueves, 11 de septiembre de 2014

El linaje de Miguel de Cervantes Saavedra

Pueblos de los Ancares (Cervantes) Lugo
Cervantes, Los Ancares-Lugo

No me tengo por localista y soy de los que piensa, siguiendo el dicho, que uno no es de donde nace, sino de donde pace. Pero de siempre me había llamado la atención que los apellidos del autor del Quijote correspondiesen con los de dos localidades de la circunscripción de Lugo, una de las cuatro provincias gallegas: el municipio de Cervantes, en el entorno montañoso de Los Ancares, y la parroquia de Saavedra en Begonte. Y en la introducción a una edición inglesa de la inmortal obra cervantina (concretamente de la editorial Penguin Books), había leído, con sorpresa, que el linaje de Cervantes se hallaba en Galicia. Y ahora, causalmente, leo en la entrada “Cervantes (Lugo)” de Wikipedia:
“Según algunos historiadores, en esta tierra hay que situar el probable origen del linaje de Miguel de Cervantes, ya que el apellido Saavedra aparece en los registros bautismales de la parroquia de Vilarello da Igrexa con anterioridad al nacimiento del principal autor de la literatura castellana. Además al comienzo del capítulo XXXIX de la primera parte de El Quijote, Cervantes pone en boca del cautivo acompañante de Zoraida -que muchos identifican con el propio autor- las siguientes palabras: En un lugar de las Montañas de León tuvo principio mi linaje, con quien fue más agradecida y liberal la naturaleza que la fortuna, aunque en la estrechez de aquellos pueblos todavía alcanzaba mi padre fama de rico... Todavía vive gente en lo que los lugareños llaman "O Palacio dos Saabedra" en esa pequeña aldea "Vilarello da Igrexa" del concello de Cervantes (Lugo), que hoy más bien parece una casa vieja de pueblo que un palacio, pero todavía se les conoce a sus habitantes por "os do palacio de Vilarello". Según ellos Miguel de Cervantes era hijo bastardo de un hombre de sangre noble y una sirvienta de ese palacio. Marchó a Alcalá de Henares con su madre, donde fue inscrito en el registro cuando era ya un niño crecido (por aquel entonces era bastante común registrar los nacimientos cuando el niño ya tenía varios años de vida añadido claro está el factor de la bastardía. Pero el esclarecimiento de su procedencia todavía guarda cierto aire misterioso, que sin duda viene alentado por la falta de documentos y pruebas que sitúen su nacimiento, parece difícil (si en verdad era bastardo) encontrar algún hilo del que poder tirar para esclarecer su cuna.”
Y no habiendo absoluta seguridad de todo esto, hay apasionados defensores de esta tesis, como se muestra en estos dos escritos: 
Sea como fuere, Miguel de Cervantes Saavadra, gloria de las letras y hombre universal, nos pertenece a todos.
***
Enlace
Ruta de Os Ancares

Castillo de Doiras, Cervantes

Los Ancares, el rincón de las fábulas

sábado, 6 de septiembre de 2014

Solución a las listas de espera




Cuando la demanda de los usuarios es mayor que la capacidad resolutiva de los médicos especialistas se generan listas de espera. Éstas, van aumentando progresivamente. Como respuesta, los gestores sanitarios barajan dos opciones: contratar más especialistas (poco probable) o poner trabas a la derivaciónViendo más factible la segunda opción, deciden que los médicos de familia deriven pocos pacientes, estableciendo protocolos de derivación y consultas no presenciales (telemedicina). 




Pero, ¡ay!, los pacientes demandan atención especializada, con razón o sin ella: porque la capacidad del nivel primario está limitada para resolver sus problemas o por el desconocimiento que crea falsas expectativas (quizás presionados por terceros o influidos por los medios). Por supuesto, los dolientes que se lo puedan permitir tienen la alternativa de la medicina privada, a veces interesadamente favorecida y no siempre resolutiva. 

No obstante, queda apelar a la responsabilidad de los profesionales de los dos niveles asistenciales y a la de los gestores sanitarios. Éstos deben dialogar con sus recursos humanos, sin olvidar la figura del médico de cabecera (atrapado a menudo entre el paciente y el especialista), sin insinuar un repugnante “compóntelas como puedas”, y promover cauces de información a los ciudadanos. La confianza y la información son fundamentales.

Por lo que respecta al médico de familia, debiera bastar con la responsable toma de decisiones clínicas:


Las decisiones finales no son excluyentes. La decisión 3.c. en función de datos clínicos sugestivos de gravedad, de posibles complicaciones en un tiempo breve o de inquietantes dudas diagnósticas.

Nota.- Entrada inspiradora en blog “Inquietudes en Primaria
***
Adenda.- Me señala un compañero que también hay lista de espera para el médico general. Pero, con objetivo de "demora cero", la espera en Atención Primaria es mínima y no preocupa a los gestores; pero sí, y mucho, las listas de espera en Atención Especializada. La espera desespera, el tiempo no siempre vuela.

Y aunque el dorado tiempo pasa, hiere y mata, hay un tiempo para todo...

The Green Leaves of Summer - The Brothers Four

jueves, 21 de agosto de 2014

Sanidad Estival

El chiste puede ser exagerado, pero en Atención Primaria el médico trabaja solo,
no dispone de un/a auxiliar que tome nota

PUNTO DE PARTIDA. De que el verano es un punto y aparte en la asistencia sanitaria hispana ya hablamos el primer año de andadura de este blog médico-melódico. Lo hicimos bajo el título de "El verano y el sistema sanitario", sin música para la ocasión. De haber acompañamiento melódico no habría de hacerse con una marcha festiva, ni mucho menos, si acaso con una melodía triste. No referíamos entonces a la Atención Primaria que se brinda en los centros de salud, y a ella nos referimos en esta reflexión sanitaria. Ante la carencia de sustitutos para cubrir las ausencias por vacaciones, decíamos: las “urgencias” se multiplican... vemos al usuario inquieto y al galeno asfixiado... Es comprensible con menos médicos y el mismo número de pacientes: éstos no admiten esperas (no tienen culpa de las carencias) y aquellos no dan abasto (por mucho que se esfuercen, no pueden rendir adecuadamente). Y sin embargo, decíamos también: el sistema aguanta milagrosamente.

EL PRESENTE. Hoy la situación es aún peor por lo recortes aplicados, no sólo en las nóminas, también en las coberturas de ausencias que la razón aconseja. Pues observamos que no se cubre prácticamente ninguna ausencia por vacaciones (SUSTITUCIÓN CERO). Que alguien nos corrija si es incierto. ¿Y la música? De acompañar melódicamente la penosa realidad, sería apropiada una marcha fúnebre. Con o sin sonoridades, cabe una pregunta con respuesta: ¿Es de buen gestor dejar que la recortada plantilla se organice doblando consultas? ¡No! No sólo por eso de que “el que mucho abarca poco aprieta”, sino por la locura de ver enfermos ininterrumpidamente en doble jornada. Y si se establecen acortamientos en la jornada propia para poder acudir a la ajena, también redunda en perjuicio de quienes asumen otra carga añadida a la ya existente (la agenda no es cerrada: pueden añadirse citas forzadas que los usuarios solicitan). Con esta chapuza organizativa, ¿quién puede negar que aumenta el riesgo para los pacientes y para los sanitarios? Que nadie se lleve a engaño, con carencias no se pueden hacer milagros (y menos sin personal auxiliar en consulta). Las sobrecargas pueden inducir a errores (lo saben bien los cocineros) y el estrés laboral del médico puede repercutirle en su salud, en daños psíquicos (ansiedad, depresión, desgaste profesional) y físicos, especialmente problemas cardiovasculares. A lo mejor esto no le importa al político-gestor, pero, ¡ay!, sí le ha de importar el aumento del coste que supone una medicina acelerada frente a una medicina sin prisa

EL FUTURO. Se dice que lo que está por venir siempre es incierto, pero en el caso que nos atañe parece que va a ser más de lo mismo. Y no debiera ser así, por el bien de los usuarios del sistema público de salud. Si en verano no hay personal suficiente que los atienda y el que está disponible no rinde adecuadamente, porque no puede mantener sus capacidades en estado óptimo, habrá que plantearse algunas estrategias convenientes. Y eso pasa por la organización externa, que incumbe a los gestores sanitarios. No se puede ignorar que la merma de personal cuando se atiende a la misma población es generadora de conflictos. No hay derecho a que, en Atención Primaria, el que regresa de sus legítimas vacaciones tenga que comenzar acelerado, por cuestiones que, sin haber sido posible darles respuesta, se han ido acumulado durante su ausencia (cuando no por novedades que se encuentra de repente, como la nueva gestión de la IT). Y, definitivamente, si el sistema sanitario hispano ya está fragmentado en diecisiete servicios autonómicos, imposibilitando una conveniente Sanidad Única, no la empeoremos todavía más con una particular y precaria Sanidad Estival.

¡Ah! Uno no puede callar ni en vacaciones. Ni dejar de acariciar melódicamente los oídos. Y para esta entrada nada mejor que el "Adagio lamentoso" de la Sinfonía Patética de Tchaikovsky.

sábado, 16 de agosto de 2014

Para la isla desierta: Canciones de Grieg



GRIEG: CANCIONES


Bien conocido a través de la música incidental Peer Gynt, para un texto del dramaturgo Ibsen –que tomó del folklore noruego el personaje, gran cazador y exterminador de gnomos en los cuentos de hadas de su país-, y del Concierto para piano y orquesta, Edvard Grieg (1843-1907), el compositor noruego más significativo, recibió de su madre las primeras nociones de piano, y fue ella quien le inculcó el amor duradero por las canciones tradicionales. Aunque tampoco hay que olvidar las Danzas sinfónicas (originalmente para piano a cuatro manos y después orquestadas), construidas sobre melodías noruegas, Grieg fue sobre todo un miniaturista, destacando sus Piezas líricas para piano y sus más de 120 Canciones, que muestran la simplicidad de las composiciones populares, de melodía sencilla y acompañadas de acordes sin complicaciones, hermosísimas, llenas de una poesía sin artificio que parece brotar de la excelsa inspiración espontánea; dos de las  más sentidas: Heridas del corazónLa última primaveraEs por ello que para la isla desierta elegiría este exquisito disco de canciones, en una soberbia interpretación de Anne Sofie von Otter y Bengt Forsberg. Un regalo para los oídos más sensibles.




Apunte médico melódico.- En diferentes biografías de Grieg se dice que la causa de su fallecimiento, a la edad de 64 años (en Bergen, la misma ciudad noruega donde nació), fue debida a complicaciones de la enfermedad pulmonar crónica que lo aquejó desde su juventud. Y esa enfermedad era la tuberculosis, infección que le afectó el pulmón izquierdo y acaso la columna vertebral (mal de Pott). En la primavera de 1860, a los 16 años, superó una pleuresía (pleuritis) tuberculosa, en un tiempo en el que la tuberculosis era una dolencia letal, pero sufrió numerosas recaídas y acabó sus días con el pulmón izquierdo destruido y la columna torácica muy deformada. Durante su vida, Grieg acudió a balnearios y sanatorios y entabló amistad con varios médicos que lo trataron de su enfermedad infecciosa.


Våren (La última primavera) - Edvard Grieg
Anne Sofie von Otter & Bengt Forsberg


Ved Gjetlebekken (En el arroyo)- Edvard Grieg
*última canción (8) del ciclo Haugtussa (La doncella de la montaña)
Anne Sofie von Otter & Bengt Forsberg

jueves, 14 de agosto de 2014

Sistema de salud público vs. privado



Opiniones sobre asistencia sanitaria en USA:
Estados Unidos es casi el único ejemplo de medicina de mercado… el Estado es el último recurso... Yo no quisiera ser enfermo en los Estados Unidos, excepto que sea muy, pero muy millonario.” Aldo Neri (médico y político argentino) 
"El sistema norteamericano es el reflejo de una estructura social individualista. Es necesaria la intervención del Estado". Daniel Maceira (investigador del Conicet especializado en salud)
"Hay una mínima cobertura estatal. A los estadounidenses no les importa la equidad, ellos quieren elegir su propia asistencia médica. No soportarían un modelo como el inglés, que les indique adónde atenderse. Quieren pagar más y tener lo mejor". Mónica Panadeiros (especialista en sistemas sanitarios) 
"El Estado debe asegurar que todos tengan atención sanitaria. Los norteamericanos están dispuestos a defender sus principios: lo más importante es proteger al ciudadano de los excesos del Estado, pero los derechos sociales no les preocupan". Pablo Vinocur (sociólogo) 
"Es un sistema proclive a la sobreprestación de servicios. Como el paciente no sabe realmente qué estudios son necesarios y cuáles son los mejores medicamentos, los médicos estimulan el consumo". MP, que vincula la gran innovación tecnológica con el alto aporte privado en salud. 
"No podemos ignorar que tienen la mayor acumulación de recursos tecnológicos, científicos y profesionales. La velocidad de innovación del sistema es de las más altas". Mario Róvere (director de la Maestría de Salud Pública de la Universidad Nacional de Rosario)

Comparación con modelo británico: (Público vs privado)
"Es muy dura la comparación con el sistema inglés. Estados Unidos gasta seis veces más que Gran Bretaña y deja sin asistencia a un sexto de su población. Gran Bretaña aporta la sexta parte del presupuesto norteamericano y tiene cobertura universal con el modelo público". MR 
"Los ingleses se dieron cuenta de que el mercado, que funciona tan bien en otros terrenos, debía quedar afuera en las cuestiones sanitarias". AN 
"(sobre problemas del modelo británico) Las intervenciones que no son urgentes tienen dos años de espera y hasta se hacen racionamientos. Por ejemplo, para trasplantes hay una edad estipulada; si no cumplen los requisitos no se hacen". MP
"Cuando el Estado interviene surgen los problemas de eficiencia. Lo típico de una empresa pública: los pacientes están internados más tiempo porque nadie ahorra recursos, el personal trabaja a media máquina porque no cobra por incentivo". MP


Comparación con modelo canadiense:
"Estados Unidos debería mirar el sistema canadiense, porque tiene mayor cobertura, mayor solidaridad en los fondos y cuenta con un Estado que se involucra, pero que también encuentra coordinación con la prestación privada". DM, que señala a Canadá como un modelo a seguir.
"(sistema mixto canadiense) En Canadá, el Estado te da el seguro, pero los prestadores son privados. Con eso alcanza para darle cobertura a toda la población". MP


Realidades:
El Estado (USA) aplica dos programas de asistencia médica para ancianos e indigentes (Medicaid y Medicare). Sin embargo, la cobertura no contempla a quienes no llegan a pagar la cuota del seguro médico, ni califican para utilizar los programas públicos. 
Los especialistas coincidieron en remarcar la falta de solidaridad del modelo norteamericano. Sin embargo, la libertad de elegir -muchas veces emparentada con el individualismo- y la responsabilidad de valerse por sí solo aparecen como las principales virtudes para la sociedad norteamericana. 
Unos 150 millones de norteamericanos contratan seguros privados de salud. Los empleadores suelen pagar un porcentaje de la cuota, aunque también se pueden contratar de manera independiente. El seguro médico más económico es el HMO, que brinda una cobertura similar a las medicinas prepagas. La cuota promedio de un ciudadano de 50 años cuesta unos U$S 500 por mes, pero pese al pago, en algunas circunstancias los pacientes deben abonar parte de los tratamientos. 
Estados Unidos es el país que más invierte en salud en el mundo. El Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca estimó que dichos gastos representan el 16% del PBI, aunque sólo la mitad son aportes estatales.  
El Sistema Nacional de Salud británico (NHS, por sus siglas en inglés), creado en la posguerra, es administrado totalmente por el Estado y les asegura una cobertura gratuita a sus ciudadanos.
***
Fuente:
Adaptación de este artículo de 2009 que tiene provechosas ideas, válidas a pesar de los cambios que se hayan podido experimentar desde entonces en el modelo sanitario liberal USA.


Health Care Compare Public vs. Private

martes, 12 de agosto de 2014

Sobre la despreciada vejez

On Old Age (De Senectute)

El gran jurista, político, filósofo, escritor y orador romano Marco Tulio Cicerón (106 a. C. - 43 a. C.) escribió el diálogo De Senectute (Cato maior, sive De senectute: Catón el Viejo, o Sobre la vejez), un tratado que enseña el arte de aprender a envejecer, en el que habla de los beneficios de una vejez sana y las ventajas que reporta en experiencia y sabiduría. Como se puede leer en el artículo enlazado, “Cicerón pone en boca de Catón muchos argumentos que proceden de la tradición griega, especialmente de Platón”. Es una obra de aprendizaje para la vejez, incluso para saber disfrutarla. En ella se refutan cuatro motivos que hacen aborrecer la vejez (1/que aparta de las actividades, 2/que hace perder la fuerza física, 3/que priva de los placeres y 4/que aproxima a la muerte), con argumentos que tratan de convencernos de las posibilidades de realizar actividades, de mantener una condición físico-psíquica saludable, de que la disminución del deseo hace menos necesarios los placeres y de que, no siendo inmortales, es deseable que el hombre muera a su debido tiempo, porque la naturaleza pone limite a la vida.

Los argumentos de Cicerón a favor de la vejez pueden cuestionarse, como todo en la vida, pero es innegable que nos llevan hacia hermosas honduras filosóficas. En otros escritos, el sabio pensador romano y maestro de la oratoria atacó los gobiernos dictatoriales, defendió la existencia de una comunidad humana universal, por encima de las diferencias étnicas, y la supremacía del derecho natural. También se manifestó contra la crueldad y la tortura, lo que nos hace pensar en un hombre bueno (con todas sus contradicciones y sus errores). Una obviedad, porque un hombre sabio no puede ser malo. Sería interesante saber qué diría Cicerón, a más de dos mil años de estas consideraciones, en este tiempo de creciente desprecio de la vejez, de trivialización de los valores humanos, cuando todavía sigue habiendo dictaduras, enfrentamientos étnicos, violación de derechos y castigos físicos, amén de mandatarios soberbios y gobernantes corruptos. Tal vez tendría más dudas sobre cuál es el adecuado momento para morir.
***
Enlace de interés:

Biografía de Cicerón

Saturno, "el mensajero de la vejez"
De Los Planetas, de Gustav Holst

jueves, 7 de agosto de 2014

Sobre la nueva regulación de la IT

La gestión de la incapacidad temporal...


Ante la publicación de un nuevo real decreto para la regulación de la gestión y el control* de la incapacidad temporal (IT), que entrará en vigor el día primero del segundo mes siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado» (o sea, el 1 de septiembre de 2014), surgen diversas dudas entre los profesionales que se ven más directamente implicados en la tramitación burocrática de un derecho: los médicos de familia. En un foro de debate se despiertan interrogantes tras la lectura del texto, y especialmente una: ¿Quién da la baja inicial? Parece evidente que ha de ser el médico de familia cuando en un proceso de enfermedad o en un accidente no laboral es quien atiende al trabajador enfermo o accidentado. También en las mismas circunstancias en caso de un accidente laboral con cobertura pública (funcionarios). Pero en cambio no parece que sea el responsable de la gestión de la baja laboral si la decisión es de otro especialista o el doliente está hospitalizado. En este caso la lógica dicta que la tramitación se haga en el hospital donde se halla el trabajador que precisa el correspondiente parte de baja. Y así se deduce a tenor del Artículo 2.1 (pueden leerlo abajo), pues se hace referencia al médico que reconoce al trabajador. Finalmente, dejo otra cuestión en el aire: ¿Quién gestiona la baja de un accidentado de tráfico ingresado en un hospital privado? El lector perspicaz dirá que no es responsabilidad del médico de familia –o de cabecera– ni de un especialista del sistema público, puesto que ningún profesional del mismo atiende al paciente ni conoce su estado. Sin embargo, el real decreto señala a un “médico del servicio público de salud”. Y para liarla, el punto 5 del Artículo 2 habla de “código identificativo del centro de salud emisor”. Es la transparencia habitual de la normativa hispana. Por otro lado, el protagonismo de las mutuas de accidentes laborales en el control de bajas que no son tal, ya es para tratar aparte.

* Por cierto, falta el artículo el en el texto del encabezamiento.

Cambios en la gestión de la incapacidad temporal 

BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO
Núm. 176 Lunes 21 de julio de 2014 Sec. I.  Pág. 57579
I. DISPOSICIONES GENERALES
MINISTERIO DE EMPLEO Y SEGURIDAD SOCIAL
7684  Real Decreto 625/2014, de 18 de julio, por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración.  
Artículo 2. Declaraciones médicas de baja y de confirmación de la baja en los procesos de incapacidad temporal. 
1. La emisión del parte médico de baja es el acto que origina la iniciación de las actuaciones conducentes al reconocimiento del derecho al subsidio por incapacidad temporal. La declaración de la baja médica, en los procesos de incapacidad temporal, cualquiera que sea la contingencia determinante, se formulará en el correspondiente parte médico de baja expedido por el médico del servicio público de salud que haya efectuado el reconocimiento del trabajador afectado. 
5. (…) Los partes médicos de incapacidad temporal se confeccionarán con arreglo a un modelo que permita su gestión informatizada, en el que figurará un código identificativo del centro de salud emisor de aquellos. 
***
Entradas relacionadas en blog
Gestión de la Incapacidad Temporal
Diálogos político-sanitarios (2): Incapacidad Temporal
Decisión clínica vs. Trámite burocrático

Necesitamos un poco más de claridad...


Don't Lie To Me
Albert King & Stevie Ray Vaughan

martes, 5 de agosto de 2014

Hermilio Valdizán Medrano, psiquiatra y humanista




Aprovechándome una vez más de los conocimientos y de la generosidad del doctor Lizardo Castro (“Desde el Manicomio”), reproduzco el fragmento de la clase inaugural y fundacional del Curso de Psiquiatría dictado por el psiquiatra peruano Hermilio Valdizán Medrano (1885-1929) en 1917, que, al decir de mi mentado colega, es una muestra de la vigencia de la exhortación  de este médico humanista y más que eso, de su irrebatible urgencia.
"He querido que mi palabra de saludo a Ustedes, mi palabra de bienvenida a Ustedes, participe del consejo saludable y de la voz amiga: he querido recordarles a Ustedes, mis colegas de mañana, que la labor del médico no termina en la última palabra escrita de una receta; he querido refrescar la memoria de Ustedes acerca de sus imperiosos deberes en la vida social; he querido decirles, muy cerca de la iniciación de su actividad profesional autónoma, que la sociedad moderna tiene el derecho de exigirle al médico algo más que una receta, algo más que una palabra de consuelo: tiene el derecho de exigirle la defensa de su salud y de su vida. Y Ustedes, que al abandonar estas aulas habrán de repartir sus actividades en nuestro territorio, Ustedes que habrán de estar en contacto con la masa inculta, necesitan recordar el deber de educar a esa masa y el deber de defender a esa masa. Por eso les he expuesto a grandes rasgos, la evolución operada en nuestra vida política por los factores de la alienación mental, por eso les he dicho aquello que se ha hecho y aquello que está por hacer, con el objeto de que sean Ustedes contribuyentes a la obra de perfeccionamiento colectivo que significa la educación de las multitudes que no pudieron venir a las Universidades." 
Vemos que el doctor Valdizán entraña el espíritu del médico con integridad moral, voluntariamente entregado al servicio de la comunidad y a la comunicación plena con el enfermo, consciente de la obligación de educar a la masa no ilustrada, en aras del progreso. Perdidos en la rutina y la tecnificación, a menudo olvidamos mensajes como el de este médico humanista.
***
Adenda del Dr Cruzado.- El Dr. Valdizán ha dejado a los psiquiatras peruanos una senda que muchas veces, lamentablemente, extraviamos. Sin duda es imprescindible asumir a plenitud su mensaje tan vigente ahora como entonces.

En el natalicio de Hermilio Valdizán

domingo, 3 de agosto de 2014

Ça c'est Paris y José Padilla


Escuchando Radio Clásica, he podido saber que entre las canciones que hicieron célebre en todo el mundo al compositor y pianista José Padilla Sanchez (1889-1960), popularmente conocido como "El Maestro Padilla", se encuentra Ça c'est Paris (Esto es París). Otras canciones de su autoría no dejan lugar a duda de su sabor hispano: La violetera (de cuya música se apropió Chaplin para su película Luces de la ciudad "City Lights"), El relicario, Valencia, Princesita... Pero a más de uno sorprenderá que Ça c'est Paris, conocida como "La Marsellesa de los parisinos" (que bien podría llamarse "La Parisina"), pertenece a este músico nacido en Almería. Y leyendo sobre su vida y su obra podemos advertir la gran repercusión del Maestro Padilla en el mundo artístico.

En uno de los comentarios al video que traigo como ilustración, se puede leer: Peu de Français savent que cette chanson, l'une des plus célèbres en France, a été composée par le musicien espagnol Maestro Padilla” (Poca gente sabe que esta canción, una de las más famosas en Francia, fue compuesta por el músico español Maestro Padilla). Lo saben pocos franceses, y pocos españoles lo saben. Lo mismo se puede decir de la conocidísima Estudiantina portuguesa, que fue cantada en la Revolución de los Claveles (25 de abril de 1974), o de Fontane, evocadora de Italia, o de tangos como El taita del arrabal, que nos trae inequívocos aires porteños. Y es que José Padilla, que vivió en Madrid, Barcelona, Buenos Aires y París, tuvo más fama de lo que, desde la perspectiva actual, nos puede parecer. Es el efecto mistificador del tiempo. 

Sin más, disfruten con la canción evocadora de París.


Ça c'est Paris, de José Padilla 
por Maurice Chevalier

miércoles, 30 de julio de 2014

Aforismos de Ramón y Cajal



Selección de aforismos de Santiago Ramón y Cajal (1852-1934):

  • Al carro de la cultura española le falta la rueda de la ciencia.
  • Al llegar la muerte, preséntase siempre como algo nuevo, impensado e incomprensible.
  • Apártate progresivamente, sin rupturas violentas, del amigo para quien representas un medio en vez de ser un fin.
  • Conócense infinitas clases de necios; la más deplorable es la de los parlanchines empeñados en demostrar que tienen talento.
  • Cuando veáis un escritor que se mete con todo el mundo, es que aspira a que todo el mundo se meta con él. No habiendo podido ser admirado anhela ser temido.
  • De todas las reacciones posibles ante una injuria, la más hábil y económica es el silencio.
  • El anciano propende a enjuiciar el hoy con el criterio del ayer.
  • El que se toma las cosas a risa es siempre vencido por quien se las toma seriamente.
  • El tiempo, gran destructor de la vida, es también inexorable apagador de los más firmes sentimientos.
  • En la vida del enamorado, los prudentes consejos del viejo suenan como la voz atiplada de un eunuco que disertara sobre las excelencias del celibato.
  • Hay pocos lazos de amistad tan fuertes que no puedan ser cortados por un cabello de mujer.
Ramón y Cajal, capitán médico en Cuba
por Izquierdo Vives (1874)
  • La gloria no es otra cosa que un olvido aplazado.
  • La mujer es como la mochila en el combate. Sin ella se lucha con desembarazo: pero, ¿y al acabar?
  • La verdad es un ácido corrosivo que salpica casi siempre al que lo maneja.
  • Lo más triste de la vejez es carecer de mañana.
  • Nada me inspira más veneración y asombro que un anciano que sabe cambiar de opinión.
  • O se tienen muchas ideas y pocos amigos, o muchos amigos y pocas ideas.
  • Procuremos agradar e instruir; nunca asombrar.
  • Quien desee firmísimamente poseer talento acabará por tenerlo.
  • Si cuando discutes se alegra demasiado la galería, recela que tú o tus impugnadores habéis sacado las cosas de quicio o tratado sin decoro la cuestión.
  • Sólo el médico y él dramaturgo gozan del raro privilegio de cobrar las desazones que nos dan.
  • Transigirnos solamente con el mérito superior cuando, escudado en la humildad, se sitúa deliberadamente a nuestro nivel.
  • No hay cuestiones agotadas, sino hombres agotados en las cuestiones.



Un tributo musical a Ramón y Cajal