domingo, 4 de abril de 2010

Miserere de Allegri

El misterio del “Miserere mei Deus” de Gregorio Allegri (1582-1652), una creación musical de partitura inédita, sobre el salmo penitencial más intenso (salmo 50 o miserere), que desde su composición (sobre 1630, en el papado de Urbano VIII) era interpretado únicamente por el coro papal durante la Semana Santa, en la Capilla Sixtina de la basílica de San Pedro, alcanza lo sobrenatural. Sucesivos Papas guardaron la partitura en los archivos vaticanos para preservar tan exquisita composición coral, amenazando con la excomunión a quienes revelasen su secreto. Al parecer, tenía una copia el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Leopoldo I de Habsburgo (1640-1745) y otra el padre Giovanni Battista Martini (1706-1784), un músico franciscano.


Pasado casi siglo y medio desde su composición, en la Semana Santa de 1770, llegó a Roma Wolfgang Amadeus Mozart, entonces un muchacho de 14 años, acompañado por su padre Leopold. Ambos fueron a la Basílica de San Pedro a escuchar al coro y el enigmático "Miserere", y se dice que el genial Mozart retuvo en la memoria la composición a cuatro voces y la escribió completa. El compositor y musicólogo británico Charles Burney (1726-1814) obtuvo una copia de la partitura (se duda si consiguió la original o la del genio de Salzburgo, no conservada) y en 1771 editó el Miserere en Londres. Cabe decir que el entonces papa Clemente XIV (1701-1774) quitó trascendencia al hecho de la “usurpación” y no excomulgó a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario