domingo, 16 de enero de 2011

Aforismos médicos 8


En esta octava parte presento otras sentencias concisas y frases extraídas de escritos diversos que he convertido mediante el juego del lenguaje en aforismos, considerando lo expuesto en la primera parte. De algunos, dejo constancia de la autoría; de otros no tengo certeza y prefiero dejarlos como anónimos. Comulgando o no con ellos, os dejo otra docena sobre error médico y lex artis:
  • El error médico puede ser verdadero o atribuido; en este caso el paciente entiende que se ha producido un fallo diagnóstico o terapéutico cuando todo el proceso asistencial ha sido correcto. (Anónimo)
  • Detrás de muchos errores médicos se encuentra la hostilidad. (F. Borrell Carrió)
  • La mayoría de las demandas encubren una falta de confianza. (E. Bellido)
  • Los fallos de los cocineros se tapan con las salsas, los de los arquitectos con flores y los del médico con tierra. (Anónimo)
  • El error de diagnóstico es la principal causa de demanda en el primer nivel asistencial. (Anónimo)
  • Se producen más errores en Medicina por no buscar que por no conocer. (J. Gérvas)
  • Sólo hay responsabilidad objetiva si se viola la lex artis, cuando no se actúa conforme a los conocimientos científicos o técnicos. (Doctrina jurisprudencial)
  • Si juegas a los médicos hazlo sin pacientes reales. (Anónimo)
  • La medicina es una profesión de riesgo. (Anónimo)
  • Ante las actitudes de acoso, los médicos adoptan una postura defensiva que no es conveniente. (Anónimo)
  • Un médico asustado por posibles responsabilidades judiciales nunca va a ser un buen profesional, porque la medicina defensiva no es buena. (Anónimo)
  • La solución ante el creciente número de litigios está en una buena praxis y en unos buenos abogados. (Anónimo)
***
El error médico es algo inevitable bajo la condición humana e inadmisible desde la óptica profana. El propio éxito de la Medicina parece volverse contra los médicos, antaño semidioses y hoy simples mortales. Los poderes públicos “venden” los avances tecnológicos puestos al servicio de la población, y ésta asume la infalibilidad de los profesionales. Y para protegerse, los médicos actúan a la defensiva: más pruebas y más coste, sin mayor eficacia. En todo caso, hay error inevitable, impericia, imprudencia y negligencia. Esto último implica una malpraxis, no atenerse a la lex artis, a las prácticas médicas aceptadas como adecuadas para tratar a los enfermos en el momento presente –según los actuales conocimientos científicos–, un concepto por definición cambiante con el progreso técnico de la Medicina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada