lunes, 21 de abril de 2014

Camille Claudel: arte, amor y locura

La Valse (detalle), Camille Claudel


La escultora francesa Camille Claudel (1864-1943), hermana del poeta y dramaturgo Paul Claudel, fue colaboradora y amante de otro genio de la escultura: Auguste Rodin (1840- 1917), famoso autor, entre otras obras escultóricas, de Las puertas del infierno, El pensador y El beso. Se dice que la relación amorosa entre ambos escultores fue muy tormentosa, con múltiples rupturas y reencuentros. Cabe decir que ella era una mujer poco convencional, libre e independiente. Tras una aparente ruptura con Rodin, se relacionó sentimentalmente con otro genio, pero de la música: Claude Debussy (1862-1918), el gran compositor del impresionismo musical, que al igual que el escultor ya estaba unido a otra mujer. El caso es que continuó manteniendo con el primero su complicada relación de amor-odio. Finalmente, decidió alejarse del mundo encerrándose en su taller, sufriendo continuas crisis nerviosas y llegando incluso a destruir algunas de sus obras. Acabó siendo recluida en un manicomio, donde pasó nada menos que sus últimos treinta años. Enloqueció de (des)amor. Su innegable talento, evidenciado en una importante obra escultórica, fue reconocido tardíamente. Y su azarosa vida fue llevada al cine: Camille Claudel (1988); recientemente se hizo un retrato cinematográfico de su locura: Camille Claudel 1915 (2013).

Se dice que Debussy tuvo siempre encima de su piano una reproducción de El Vals (La Valse) de Claudel. Por ello traigo un vídeo en el que podemos recrearnos visual y sonoramente, con imágenes de la escultora y sus obra y sonoridades del compositor. Y al final dejo interesantes enlaces sobre la apasionada artista.

***
Enlaces

4 comentarios:

  1. Camille Claudel me inspira lástima y admiración a la vez. Conocía su atormentada relación con Rodin, pero no con Debussy. Magnífico el vídeo que une las obras de la escultora y el compositor, más aún tu magnífica entrada, José Manuel.
    ¡Me ha encantado!
    Muchísimas gracias.
    Un fuerte abrazo, más con notas musicales que a golpe de cincel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que la felicidad se resiste aquí en la tierra. Y sí, delicioso el vídeo escultórico-melódico, amigo Francisco.
      Gracias por tu agradable presencia.

      Eliminar
  2. Ahora me haces recordar un libro sobre los hermanos Claudel, disímiles en carácter, símiles en temperamento creativo. Lástima que no encuentro el susodicho volumen pero gracias por acercarnos al enigma de la locura y el arte, amigo mío, José Manuel. Qué pena el fin de Camille, en un asilo ignominioso y en el olvido, aunque éste sí logró superarlo su memoria.
    Podría ser de interés este enlace:
    http://www.scielo.br/pdf/jbpsiq/v55n3/v55n3a12.pdf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque el esfuerzo creativo pueda acarrear alteraciones de la mente, me temo que en muchos casos señalados por el binomio creatividad-locura nunca sabremos bien cuál de los términos es definitivamente causa y cuál efecto; acaso porque el influjo sea mutuo.
      Gracias por tu preciado aporte, amigo Lizardo. Y por el enlace.

      Eliminar