lunes, 14 de junio de 2010

Alternativa terapéutica para tiempos de crisis


En el escaparate de una dulcería portuguesa he descubierto, tardíamente, la existencia de unos caramelos antitusígenos, casi míticos en el país vecino: los rebuçados. Conocido el significado “rebuçado” (pedacito de azúcar solidificado en punto con otras substancias) y suponiendo que serían como otros caramelos tradicionales indicados para la tos irritativa, de menta, de eucalipto o de miel, hice mis indagaciones y hallé la historia de los famosos rebuçados (revisada en otra bitácora). Concebidos por el doctor Bayard, un refugiado francés que llegó a Lisboa durante la II Guerra Mundial, y elaborados desde 1949, ya finalizada la gran contienda, su composición no es ningún secreto: azúcar, glucosa, altea (malvavisco) y miel. Una alternativa para el próximo invierno, en lugar de costosos jarabes que se cargan al sistema. Lo mismo que otros remedios populares para la tos, desde cataplasmas a infusiones, pasando por la miel natural. Habrá que ir pensando en terapias similares para otros procesos menores, porque se nos está pidiendo a gritos que nos esforcemos en el ahorro farmacéutico. Así que ¡a endulzarse la vida y a tratarse como nuestros bisabuelos!, que no está el horno para bollos.

Rebuçados Dr. Bayard, para as tossidelas (para los ataques de tos)

2 comentarios:

  1. Tiempos aquellos, amigo mío, en que muchos medicamentos llevaban el nombre del médico que había diseñado su fórmula magistral. No tenían la molécula de moda y quizá no eran más sofisticados que alguna receta casera pero precisamente no 'medicalizaban' un simple resfrío o un pasajero malestar gástrico.
    Un atento saludo, José Manuel, y gracias por acercarnos a esta simpática noticia.

    ResponderEliminar
  2. Sí, amigo Lizardo, tiempos idos los de la medicina con nombres propios; había entonces grandes carencias pero -tal vez por por eso- el sentido común eludía la creación de falsas expectativas, tan frecuentes ahora.
    Gracias a ti por tu atenta y afable observación.

    ResponderEliminar