viernes, 21 de octubre de 2011

Ernesto Lecuona, siempre en el corazón


El compositor y pianista cubano, de ascendencia vasco-canaria, Ernesto Lecuona (1895-1963), está considerado como el músico más importante de su país, y el principal creador de zarzuela cubana junto a Gonzalo Roig y Rodrigo Prats. De muy tempranos inicios al piano, se manifestó como un niño prodigio al dar su primer recital a los 5 años. Estudió con Joaquín Nin y se graduó en el Conservatorio Nacional de La Habana a los 16 años, laureado por su calidad interpretativa, continuando después sus estudios en Francia con Maurice Ravel. Por otra parte, fundó la orquesta “Lecuona Cuban Boys” (inicialmente "Palau Brothers Cuban Orchestra"), que se estableció en Nueva York. Tras una existosa carrera musical, el destino hizo que Lecuona acabase sus días en la ciudad donde su padre había nacido, Santa Cruz de Tenerife; en el Hotel Mencey, donde se hospedara, una placa lo recuerda.

En la música de Lecuona, diversa, no estrictamente clásica, se manifiesta la ascendencia hispana y la esencia afrocubana. Su obra pianística es muy apreciada, y entre sus piezas más conocidas están la Suite Andalucía y las Seis danzas afrocubanas (Danza Lucumí es una es ella). Entre sus aplaudidas zarzuelas sobresalen El cafetal [dejo enlace a romanzay María la O. De sus obras orquestales es famosa la Rapsodia Negra, fantasía para piano y orquesta basada en temas de la zarzuela El cafetal. También compuso bandas sonoras para películas, de Hollywood, españolas y latinoamericanas. Pero lo más divulgado de su música son sus canciones (compuso más de 400), entre las que se encuentran títulos sobradamente conocidos como Malagueña –de la Suite Andalucía–, Siboney, Siempre en mi corazón (Always in my Heart) o La Comparsa; de su pieza pianística Andalucía también se realizó la canción The Breeze and I (La brisa y yo) y, por lo que me toca, no puedo dejar de mencionar la conga Para Vigo me voy, al parecer compuesta en homenaje a los numerosos gallegos emigrados a Cuba a principios del siglo XX, que en su mayor parte salían por el puerto de Vigo, y estrenada en 1935 en el Gran Teatro de La Habana (con el título "Say Si Si" fue estrenada en 1940 por Glenn Miller y su Orquesta).

Aparte de los enlaces anteriores, valgan la siguientes interpretaciones para homenajear al gran compositor cubano. Para proclamar que Ernesto Lecuona está siempre en nuestro corazón.

“Andaluza”, de la Suite Andalucía


Romanza de María la O - Alfredo Kraus

Siboney - Aurelio Gabaldón

Siempre en mi corazón – Alfredo Kraus

Y de propina...
 Para Vigo me voy, en la antigua grabación de Xavier Cugat,
de no muy buen sonido, pero con letra y sabor cubano

***

2 comentarios:

  1. Conocía la mayor parte de esta deliciosa selección musical, pero sin saber -amigo José Manuel- que era obra de Ernesto Lecuona. Hasta este merecido homenaje que le has dedicado, en realidad, desconocía a este músico cubano de profundas raíces españolas, como tantos de sus compatriotas. Así que tengo que agradecértelo, tanto como el buen ratos que me has hecho pasar con la magnífica colección de enlaces que has incluido en esta entrada.
    Sobre todo, en los últimos, el placer ha ido "in crescendo" hasta culminar con mi admirado Alfredo Kraus y ese vídeo de "Para Vigo me voy", en el que las bellas imágenes de tu ciudad gallega (sin "k") y la melodía cubana se han mezclado en mi cerebro con la luz y los sonidos de mi Cádiz...

    Gracias, amigo José Manuel, por tanto como en esta entrada me has dado. Ernesto Lecuona también estará, a partir de ahora en mi corazón.
    Un "lecuonano" abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No es raro que conozcamos piezas musicales, sobre todo multiversioneadas, que no asociamos con sus autores. Nos han llegado generalmente por las ondas de radio, sin que los locutores -salvo excepciones- se hayan detenido para dar a los oyentes unos mínimos datos. Así que, amigo Francisco, las canciones se nos quedan grabadas sin saber de quien son, hasta que un día descubrimos que pertenecen -además de a la SGAE- a un determinado compositor. Es el caso de Lecuona, tan desconocido y a la vez tan conocido.
    Por cierto, en Jerez de la Frontera una calle lleva su nombre:
    http://jerez-de-la-frontera.callejero.net/calle-ernesto-lecuona.html
    Otro lecuonano abrazo.

    ResponderEliminar