viernes, 17 de febrero de 2012

La salud laboral en los músicos

Fuente: Salud | elmundo

El conocimiento del interesantísimo blog Postura sana en el Conser de Gijón, gestionado por Ana María Pérez Martínez, es el motivo de que retome la temática iniciada con las lesiones posturales en los músicos. Y especialmente su entrada “La salud del músico”, en la que refiriéndose a la postura sana, los alumnos reconocen que no realizan estiramientos anteriores ni posteriores a la práctica instrumental.

En nuestro enfoque inicial hablábamos de las lesiones más frecuentes que sufren los músicos por el uso de los instrumentos de modo incorrecto o excesivo, mayormente lesiones osteomusculares (músculo-tendinosas y articulares), que pueden llegar a cronificarse y limitar o impedir su actividad profesional, así como de la importancia de su prevención y de su tratamiento. Lo expuesto en términos generales en este espacio se plantea en el blog de Ana en toda su amplitud,  abordonando las particularidades de cada instrumentista, según su instrumento sea de viento, de cuerda o de percusión.

Dice Ana en la introducción a su espacio (El proyecto), bajo el lema Mucha música y mucha salud:
Los músicos cuidamos hasta el más mínimo detalle mecánico y de ajuste de nuestros instrumentos musicales, en cambio no hacemos lo mismo con el instrumento principal: nuestro cuerpo
El profesorado cumple con su papel, e integra la técnica instrumental y la corporal, de forma muy respetuosa en la mayoría de los casos. De hecho, gran parte del alumnado presenta una postura y actitud mucho más saludable en la práctica instrumental que en su vida cotidiana. 
Entonces, ¿cuál es el error? Simplificando bastante la respuesta, se puede afirmar que el alumnado ya se desenvuelve con unas pautas posturales poco saludables cuando inicia sus estudios musicales. Además la técnica instrumental y la corporal aún no tienen la misma importancia en los programas de estudios. 
Con la intención de cambiar esta situación nuestro conservatorio incorpora desde el curso 2008/2009 una asignatura optativa, Reeducación Corporal, en la que se pretende mejorar, cuando no “despertar”, la conciencia corporal de nuestro alumnado. El trabajo abordado en esta asignatura es algo más que un complemento al desarrollado en las especialidades instrumentales, ya que se contempla la técnica corporal como base de cualquier acción. Después de todo, la naturalidad y eficacia de los hábitos posturales y la relación cuerpo-mente son los pilares sobre los que se sustenta cualquier actividad humana
En el curso 2009/2010, el Conservatorio Profesional de Música de Gijón, da un paso más, y resulta ser pionero al poner en marcha, por primera vez en un centro de estas características, un Proyecto de Educación para la Salud. Bajo el nombre de “Postura sana” se abordan tanto aspectos de educación postural como de relajación, desarrollo óptimo de la atención, etc., a la vez que se ofrece una difusión amena, directa y participativa de la música.”

Es encomiable esta iniciativa que parte de la base, enseñando a los estudiantes los mejores hábitos de cara a una probable carrera musical saludable. Nada mejor que corregir errores posturales desde la niñez para evitar lesiones en la adultez. Porque, lo mismo que en otros ámbitos profesionales, no hay que descuidar la salud laboral en los músicos. Además una lesión en un músico, que podría considerarse de tipo profesional (encuadrada en las enfermedades profesionales), puede condicionar su calidad de vida.

Los movimientos repetitivos de los instrumentistas deben realizarse en las mejores condiciones ergonómicas, considerando aquí la ergonomía como la mejora de las condiciones de adaptación del hombre al instrumento (a la máquina en otros trabajadores). El músico es a la vez artista y trabajador, ejecutante y profesional. Si está limitado en sus funciones anatómicas lo estará también en su capacidad interpretativa. Jaume Rosset i Llobet, del Institut de Fisiologia i Medicina de l'Art de Terrassa, habla de la escasa formación y de la poca conciencia que tiene el músico del trabajo físico que comporta su actividad y, por ello, de la necesidad de aprendizaje, de la adquisición de unos mínimos conocimientos anatómicos, fisiológicos, ergonómicos y posturales; imprescindible para poder cambiar su actitud. Conocimientos que deberían transmitirse ya durante la fase de formación del músico y actualizarse periódicamente, realizándo intervenciones preventivas en profesores y músicos profesionales. Cuestión que Ana y otros músicos de su medio parecen tomar muy en serio.

Por otra parte, el percusionista y terapeuta Tomás Martín dice que un alto porcentaje de músicos sufre alguna lesión a lo largo de su vida profesional, e incide en los hábitos adecuados para evitarlas. Una mala experiencia lo impulsó a tratar a otros músicos. Aduce Martín que el problema se debe a la falta de educación, a la carencia de una asignatura destinada a evitar lesiones que  acaban afectando a la mayoría de los músicos. De entrada, la actividad musical precisa de una precalentamiento similar al de los deportistas. Recalca el músico terapeuta la importancia del ejercicio físico, del calentamiento previo y de los hábitos posturales. En definitiva, lo principal es la prevención, para evitar tratamientos que pueden necesitar de la cirugía. Recuerda también Martín lo novedoso de la medicina de la música, disciplina que comenzó en 1981, y que en cierto modo se me ocurre parangonar con la medicina del deporte.

Incluso los directores de orquesta, aunque no estén ceñidos a un instrumento (la batuta permite más libertades), habrán de beneficiarse de los buenos hábitos posturales. El objetivo es evitar lesiones de extremidades, cervicales, de espalda (dorsales y lumbares), bucodentales, auditivas o visuales. Los cantantes no habrán de descuidar tampoco el precalentamiento para evitar daños en sus cuerdas naturales.

Así que ¡mucha música y mucha salud!

Vídeo de Postura Sana para la II Jornada de salud comunitaria en Asturias

***
Enlaces

6 comentarios:

  1. Excelente, util y completa toda tu publicacion.
    Muchas gracias por este post.
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la apreciación, amiga Claudia. Se hace lo que se puede, y tratando temas como éste con más placer si cabe.

      Eliminar
  2. Qué bien que nos cuidas, aunque sea virtualmente. Como Claudia, considero muy útil todo lo que nos enseñas. Ya que nos ponemos, te voy ha sugerir como tema la salud laboral del profe de música en secundaria, je, je. Hacemos cola en las consultas de otorrinolaringología con nuestro eterno problema de voz y de oído...y solemos acabar el la de psiquiatría (aunque yo no he llegado a tanto todavía).
    Bromas a un lado: me han parecido excelentes tus consejos.
    Moitos bicos, querido José Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que os enseñe nada a los músicos, querida Lola. Simplemente trato de ordenar ideas, de presentarlas de la mejor manera que sé y de aplicármelas en lo posible. No es fácil conseguir un buen estado de relajación física y mental, adecuada para cualquier actividad, pero aspirar a la buena relación cuerpo-mente es menester.
      Saludables bicos (y para Claudia también).

      Eliminar
  3. Ésta es una de esas entradas tuyas, amigo mío, que me gustaría haber escrito yo. Pero me alegro de que hayas sido tú quien la ha escrito, porque he aprendido mucho con ella y con su magnífica colección de enlaces. Gracias José Manuel.
    Un saludable y musical abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú la hubieras escrito igual o mejor, querido Francisco. Yo he tenido sencillamente la inspiración -por decirlo de alguna manera- oportuna tras el acicate propicio.
      Un saludable y melódico abrazo.

      Eliminar