miércoles, 30 de noviembre de 2016

Un mundo de inhaladores



Los inhaladores comúnmente utilizados en el asma bronquial y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) son de dos tipos: 1) Inhaladores presurizados (de cartucho presurizado o aerosol), 2) Inhaladores de polvo seco. Los primeros pueden ser a su vez de dos clases: 1.a) Convencionales, con válvula de dosificación (pueden usarse con cámara de inhalación o espaciadora) y 1.b) Activados por la inspiración (Autohaler®, Easybreath®,...). De los segundos hay multitud de diseños y dispositivos o mecanismos de inhalación (Turbuhaler®, Accuhaler®, Easyhaler®, Breezhaler®,...). Viendo la historia de la terapia inhalatoria, comprobamos los avances en este campo. Hoy tenemos un mundo de inhaladores, y quizás demasiados dispositivos de inhalación, como puede comprobarse AQUÍ



Pues bien, cada tipo de inhalador tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Y lo más importante es que quede clara la forma adecuada de su uso. ¡ESTAR SEGUROS!

Los cartuchos presurizados convencionales tienen como principales ventajas el ser de pequeño tamaño, la exactitud de la dosis y la posibilidad de acoplar una cámara de inhalación. Sus inconvenientes: la necesidad de formación adecuada para su uso, la dificultad de coordinar la pulsación con la inspiración y el riesgo de abuso (administrar más dosis de las recomendadas) por la simplicidad de pulsar. La forma práctica de uso puede verse AQUÍ.

Los cartuchos presurizados por inspiración tienen la ventaja de que el aerosol sale al inspirar profundamente, no necesitando coordinación inhalación/pulsación. El modo práctico de utilización puede verse AQUÍ.

Los inhaladores de polvo seco tienen como ventajas su facilidad de uso (no requieren coordinación), el ser pequeños y fáciles de transportar (unos más que otros), el tener un indicador de dosis y el no ser contaminantes (no utilizan gases propelentes). Sus principales inconvenientes: la necesidad de esfuerzo de inspiración, la dificultad para saber si se inhala el fármaco (el paciente no lo nota) y la imposibilidad de utilizarse en pacientes inconscientes; además, son más caros. La forma práctica de uso puede verse AQUÍ.

Broncodilatadores y Corticoides inhalados
en diferentes dispositivos de inhalación

Por otra parte, las cámaras de inhalación pueden mejorar la administración del fármaco inhalado (broncodilatador, corticoide) al no precisar coordinación entre pulsación e inhalación y al no presentar el "efecto freón-frío" (detención de la inspiración al impactar a baja temperatura con faringe). Solo hay que seguir las instrucciones de uso. Están indicadas cámaras de volumen pequeño-medio principalmente para pacientes pediátricos, pero también pueden ser útiles para pacientes geriátricos. Las cámaras de gran volumen están indicadas en adultos. La forma correcta de uso del inhalador con cartucho presurizado y cámara de inhalación o espaciadora puede verse AQUÍ.

Como ilustración final, veamos una explicación general del uso de los diferentes dispositivos de inhalación existentes actualmente en el mercado. ¿Demasiados?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada