martes, 26 de enero de 2010

Dos grandes mitos de la dirección orquestal

Furtwängler y Toscanini son dos de los grandes mitos de la dirección orquestal del siglo XX, ya mentados aquí en mis “sueños de director”. Con dos diferentes y paradigmáticas concepciones interpretativas, marcan un antes y un después, poniéndose a menudo como puntos de referencia de quienes les habrían de seguir en el arte de la batuta, si bien muchos maestros prescinden de la misma para dirigir.


El alemán Wilhelm Furtwängler (1886-1954) tenía un estilo de dirigir poco ortodoxo, muy expresivo, con movimientos estrambóticos (uno de sus músicos lo describió, acertadamente, como un títere movido por hilos) y sin embargo tan eficaz que los músicos a sus órdenes le seguían como hipnotizados, dando una respuesta suprema a los mandatos de un director que interpretaba las partituras –en especial del romanticismo y posromanticismo germánicos– de un modo subjetivo pero extrayendo toda su esencia de modo grandioso y sublime.


El italiano Arturo Toscanini (1867-1957), reverenciado por muchos de sus coetáneos (críticos, colegas y público) como el más grande director de orquesta de su época, es célebre por su portentoso oído y magistral técnica de dirección, llevada meticulosamente al perfeccionismo más extremo y al mismo tiempo plena de intensidad, desde luego más ortodoxa que la de Furtwängler, con quien a menudo se le coteja, sin que pueda decirse que uno sea mejor que el otro, sino que ambos son dos talentos indiscutibles al servicio de la belleza sonora.

Veámoslos en acción: Furtwängler dirigiendo el preludio de Los maestros cantores de Núremberg, de Richard Wagner (en una factoría, ante trabajadores y el ministro de propaganda nazi Goebbels), y Toscanini haciendo lo propio con la obertura de La Forza del destino, de Verdi. Que disfrutéis de estos excelentes vídeos, apreciando la faceta artística.





Enlaces de interés:

2 comentarios:

  1. Toscanini es un verdadero maestro en la dirección orquestal, el único que ha conseguido conseguir dirigir con éxito óperas de Verdi y de Wagner. En su honor, me permito traducir algunas de sus intenciones con el tiempo del video que has mandado.

    (4:41) Silencio, trombones, menos fuerza.
    (4:55) Entrada de los cornos, no tan fuerte.
    (5:11) Mas intenso cuerdas, más dinámico, más expresión, no se dejen opacar por los metales.

    Es un verdadero maestro!!

    ResponderEliminar
  2. Interesante apreciación, amigo Tony. Veo que eres un gran admirador de Toscanini. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar