martes, 20 de enero de 2009

Medicamentos y accidentes de tráfico


Es bien conocido el riesgo de conducir bajo los efectos de muchos medicamentos, y sin embargo esta cuestión ha sido poco –o nada– valorada en este bendito país, donde habitualmente sólo se relaciona el alcohol, y acaso drogas ilícitas, con la tragedia circulatoria. En Francia han estimado en un 10% los accidentes de tráfico debidos al consumo de fármacos; un porcentaje significativo que hace reflexionar y sospechar que tal vez aquí pueda ser más elevado. Porque asistimos en nuestro tiempo a un consumo desmedido de los medicamentos más implicados: psicofármacos, especialmente ansiolíticos (benzodiacepinas), en muchos casos de manera continua y por tiempo indefinido, incluso sin expresa recomendación médica. Pero también analgésicos narcóticos (opiáceos).

La información al ciudadano sobre las repercusiones de estos medicamentos –y de otros, como antihistamínicos, a veces formando parte de compuestos antigripales– en la conducción de vehículos ha sido hasta el momento muy deficiente. No se ha advertido con claridad de los riesgos (disminución de reflejos, embotamiento mental, somnolencia) y la venta en farmacias ha estado basada en el puro negocio (compruébese el bombardeo publicitario en los medios), a pesar de las buenas intenciones que parecen anunciarse. Tengo constancia de pacientes “polimedicados”, incluso profesionales del volante, que afirman desconocer el peligro que suponen en la carretera para ellos mismos y para los demás.

Por diferentes razones, vamos a la cabeza en muertos y lesionados graves por accidentes de tráfico. Cualquiera puede comprobar las trampas existentes en muchas de nuestras carreteras, deficientemente conservadas, penosamente señalizadas o ridículamente iluminadas, pero no creo que seamos tan pésimos conductores. Sin duda, los medicamentos forman parte de los factores causales. Por ello debiera afrontarse seriamente este problema, informando adecuadamente, desaconsejando la automedicación y prohibiendo la publicidad perniciosa y/o engañosa.

Las diversas cadenas televisivas nos brindan todos los días interminables horas de cotilleo, pero ni unos minutos para tratar cuestiones importantes como ésta. Que es Hispania poco dada a la prevención y a la educación ciudadana… O lo ha sido hasta la fecha, porque el Ministerio de Administraciones Públicas (MAP) ha decidido que los envases de los medicamentos incluyan un símbolo informativo o pictograma de advertencia a los conductores. Algo es algo. El MAP anuncia textualmente: “los envases de los medicamentos que puedan afectar a la conducción incluirán un símbolo informativo”. Desde aquí puedes acceder a esta información.

***
Dos puntualizaciones. Ya hace muchos años, los países escandinavos se adelantaron en la prevención de accidentes por medicamentos, advirtiendo en los envases sobre el peligro de la conducción con psicotropos. Por otra parte, la OMS ha considerado 7 grupos principales de medicamentos que amenazan la seguridad del tráfico: 1) psicotropos como antidepresivos y diacepam, 2) somníferos, 3) antihistamínicos, 4)  analgésicos, 5) estimulantes, 6) antiepilépticos, 7) antihipertensivos.
Continuación en:
Medicamentos y accidentes de tráfico (2)

No hay comentarios:

Publicar un comentario