lunes, 11 de mayo de 2009

Puntos clave de la Atención Primaria de Salud


Después de analizar detenidamente diferentes opiniones sobre la problemática de la Atención Primaria de Salud (APS) en España, en 2006 elaboré a modo de síntesis una relación de sus principales rémoras –considerándolas como puntos clave–, y dándole vueltas a cada una de ellas me atreví a plantear una propuesta de soluciones. Sin más preámbulo, expongo a continuación mi visión esquemática, revisada, que seguramente coincidirá con la de muchos compañeros de fatigas.
Puntos clave de la APS

1. Escasez de médicos, consecuencia de unas malas condiciones laborales que provocaron un éxodo masivo de facultativos (“fuga” a otros países). La gravedad de la situación llevó a proponer en 2005 en Galicia un polémico paliativo:
  • “Intersustitución” (sustitución dentro del equipo de médicos ausentes)
2. Excesiva cartera de servicios, con programas que no se pueden asumir, como se puede deducir del primer punto.

3. Aumento progresivo de la presión asistencial, consecuencia de factores que se escapan a nuestro control (envejecimiento, inmigración, etc.) y de fallos que pueden ser corregidos:
  • Agendas mal definidas (utopía de los 10 minutos)
  • Burocracia creciente
  • Desinformación
  • Insuficiente educación sanitaria
  • Gratuidad (“barra libre”)
  • Insolidaridad
  • Inexistencia de correctivos
4. Demanda ilimitada, por la carencia de una reglamentación para el “buen uso de los servicios”, que acarrea resultados negativos:
  • Deterioro asistencial (escasa calidad, poca eficacia)
  • Medicalización
  • Incremento del gasto sanitario público (farmacia, pruebas complementarias, bajas laborales…)
  • Aumento de reclamaciones y agresiones a personal sanitario
  • Riesgo legal por mala praxis que conduce a una medicina defensiva
5. Deficiencias en planificación y falta de previsión, con habitual improvisación que conlleva:
  • Descontento profesional (imposibilidad de realización personal)
  • Estrés laboral que conduce al cansancio emocional (desgaste profesional o síndrome de burnout)
  • Incremento de listas de espera
  • Peligro de colapso del sistema (insostenibilidad)
6. Deficiencias en organización interna, no existiendo un patrón definido, sino inconveniente heterogeneidad.

7. Deficiente apoyo logístico para la atención urgente.

8. Escasa o nula coordinación con el segundo nivel (especializado).

9. Problemas de convivencia Viejo Modelo - Nuevo Modelo.

10. Prepotencia de gestores sanitarios, en un marco peculiar:
  • Cultura gerencial (“gerencialismo”) frente a la visión clínica del médico

Propuesta de soluciones para la APS

1. Replanteamiento del papel del primer nivel asistencial, volviéndolo atractivo a los ojos de los profesionales y haciendo especial hincapié en:
  • Delimitación de funciones
  • Desburocratización (eliminación de barreras administrativas)
  • Cambio del modelo de receta individual a múltiple (europea)
  • Apoyo auxiliar en consulta (auxiliares de enfermería)
  • Revalorización del acto médico (dignificación)
  • Cuestionamiento de objetivos meramente económicos
2. Planificación adecuada, en función del pasado y de la oportuna previsión, a fin de evitar el desbordamiento y la degradación asistencial:
  • Plan de Recursos Humanos (solución déficit de plantillas)
  • Planes de contingencia (de choque)
  • Agenda de calidad
  • Jornada semanal de 35 horas
3. Racionalización del sistema sanitario (procura de su uso racional), mediante:
  • Información
  • Educación sanitaria
  • Medidas correctivas
  • Co-pago
4. Aplicación del postulado de la Plataforma 10 minutos, en espera de conseguir las cinco grandes dimensiones de la calidad asistencial (imposible objetivo sin tiempo) y la dignificación profesional:
  • Eficacia
  • Eficiencia
  • Competencia científico-técnica (estímulo del profesional)
  • Accesibilidad del usuario (en condiciones óptimas)
  • Satisfacción del usuario
  • Seguridad laboral (trabajo sin agobio)
  • Recuperación del prestigio social y de la credibilidad del primer nivel asistencial

5. Mayor dotación presupuestaria, con control del gasto y del fraude.

6. Cambio organizativo general, con diferentes posibilidades:
  • Establecimiento real de relación entre niveles asistenciales (integración asistencial, ¿figura de enlace-consultor?)
  • Definición de cartera de servicios (única para todo el SNS)
  • Adecuación de recursos
  • Consultas en grupo
  • Informatización con sensatez
  • Revisión de tareas y responsabilidades (organización de equipos)
  • Autogestión
7. Pacto de Estado para la Sanidad, imprescindible en un estado con diecisiete autonomías.
***
Este esquema personal quedó perfilado el 21 de septiembre de 2006 con estas palabras clave: sobrecarga, deterioro, descontento, desorganización, improvisación, incomunicación, queme profesional, conflictos, desburocratización, planificación, racionalización, recursos, dignificación, financiación, reorganización, cambio. A pesar de que le he dado muchas vueltas, posiblemente haya carencias e imprecisiones. Por ello animo a que cada cual aporte las ideas que considere de interés o exprese sus discrepancias. Cualquier aportación será bienvenida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario