viernes, 9 de marzo de 2018

Servicio sí, servilismo no


El (buen) servicio es una experiencia que satisface a quien da el servicio y a quien lo recibe. Se concreta a través de las acciones tangibles e intangibles dirigidas a satisfacer y/o exceder las expectativas del cliente.

El servilismo es una actitud en la que persona se somete a la autoridad de otro, pasando por encima de sus valores. Servil es una derivación de siervo que se relaciona con esclavo, el que solo atiende y hace las cosas por obligación.

Las personas pueden confundir el servicio con el servilismo, por los conceptos y creencias que tienen asociados al acto de atender y servir a otros, los cuales generalmente se forman durante la infancia. 


En conclusión, servicio sí, servilismo no. En cualquier ámbito relacional, incluido el de la salud, donde los sanitarios brindan sus servicios.



Seamos serviciales

No hay comentarios:

Publicar un comentario