viernes, 30 de enero de 2009

Enseñanza y Atención sanitaria


Leyendo un artículo de opinión sobre la comprensión lectora de los estudiantes, me doy cuenta de la similitud de dificultades que tienen educadores y profesionales sanitarios, y en particular maestros y médicos generales, como consecuencia de errores de planificación y organizativos en sus respectivos sistemas, educativo y sanitario.

Me quedo con los puntos esenciales que atañen a maestros y alumnos:
  • No debiera plantearse el objetivo de leer más, sino mejor.
  • El sistema (educativo) sigue empeñado en afrontar nuevas materias y conocimientos, aunque el alumno no tenga la base imprescindible.
  • Retrocedimos en comprensión lectora.
  • Hay una obsesión por todo menos por lo esencial.
  • Muchos libros y mucha tecnología con horarios apretados.
  • Poco tiempo para la lectura pausada, la comprensión y la asimilación.
  • Las presiones de los padres y de la Administración dificultan la labor de los buenos maestros.
  • Sin entender, el alumno avanza a trancas y barrancas… hacia el fracaso.
Y los parangono con la actividad médica y su repercusión en el paciente:
  • No debiera plantearse el objetivo de atender a más usuarios, sino adecuadamente.
  • El sistema (sanitario) sigue empeñado en aumentar la cartera de servicios, por más que algunos servicios básicos sean insuficientemente brindados.
  • Retrocedimos en comunicación médico-paciente.
  • Hay una obsesión por obtener datos y no por resolver los problemas.
  • Mucha formación continuada con escasa aplicación práctica.
  • Poco tiempo para satisfacer las necesidades de cada paciente.
  • Las presiones de los usuarios y de la Administración dificultan la labor de los buenos médicos de familia.
  • Sin eficacia ni eficiencia, se avanza a duras penas... hacia la insatisfacción general.

En definitiva, la calidad se ve mermada en ambos casos –con diferencias intercomunitarias–, y en el primer nivel sanitario tal vez más por una rémora creciente: la burocracia; una cuestión palpitante que, lejos de resolverse, se redobla (se ha estimado que el papeleo supone al menos un 40% del tiempo disponible en consulta de Atención Primaria). Educación y Sanidad, dos pilares sociales básicos, precisan en Hispania de voluntad política y eliminación de barreras partidistas; probablemente las mejoras hayan de venir propiciadas por pactos estatales. Si esa voluntad no llega, ambas seguirán yendo a la deriva.
***
Fuente de inspiración:
Currás C. Lectura, lectura, lectura. La Voz de Galicia 2008; Sec. Opinión: Nuestra escuela; p. 17.

No hay comentarios:

Publicar un comentario