miércoles, 29 de julio de 2009

Música celta


En el artículo sobre “la música tradicional de nuestro tiempo” ya hice referencia a la llamada música celta.  

Una denominación cuestionada que, a pesar de todo, identifica a los países con un pasado céltico: Irlanda, Escocia, Bretaña, Galicia y otros. De su tradición –extendida más allá de su territorio de origen– forman parte danzas populares como la giga o la muiñeira. La gaita, el bodhran, el violín, el harpa y el whistle son instrumentos representativos de la música de esos países de la Europa atlántica, ampliamente difundida durante la década de 1990 gracias a músicos que han logrado traspasar fronteras.

Grupos míticos como los irlandeses The Chieftains y Clannad, el francés Gwendal o el gallego Milladoiro, y grandes individualidades, como el bretón Allan Stivell, han dejado en la memoria colectiva las sonoridades de la música celta, con las peculiaridades de cada país y dejando aparte las veleidades de la mercadotecnia. No siempre interpretando piezas tradicionales pero, en general, con un mínimo respeto por las pautas de la tradición. Incluso músicos de la otra orilla atlántica, como la canadiense Loreena McKennitt, han experimentando con las líneas esenciales de esta música.

Manifestaciones como el Festival interceltique de Lorient, en Bretaña, el Festival internacional do mundo celta de Ortigueira o el Festival intercéltico do Morrazo, ambos en Galicia, mantienen viva la melódica llama céltica.
***
Traigo aquí como ejemplo la interpretación de la Muiñeira de Chantada, por Carlos Núñez y The Chieftains:



No hay comentarios:

Publicar un comentario