viernes, 14 de enero de 2011

Éxito educativo finlandés

Las razones para el éxito de la educación en Finlandia (a la cabeza en este apartado) hay que verlas, según los propios docentes de ese país nórdico, en la elevada formación del profesorado, un respeto al docente instaurado en la sociedad, la presencia activa de los padres, la igualdad de oportunidades y un modelo comprensivo, lejos de la autoridad y la disciplina. De modo que en el modelo finlandés, de referencia, el fracaso escolar es muy bajo y pocos alumnos repiten; no se castiga y se premia el esfuerzo. Además, siendo los centros de enseñanza finlandeses públicos y gratuitos prácticamente en su totalidad.

Es de reseñar que el profesor finlandés no necesita un reconocimiento de autoridad regulada por ley, porque la propia ciudadanía ha interiorizado a lo largo de décadas el importante papel de aquellos que educan. Y como curiosidad: no existen expulsiones en caso de conflicto ("para una escuela sería como admitir que lo está haciendo mal"), se llama a la policía y se integra al estudiante en un grupo de enseñanza especial para corregir la conducta disruptiva.

En Hispania la pretensión actual es devolver la autoridad a los profesores, víctimas de agresiones y tomados como “colegas”, a casusa de progresivas reformas (?) educativas que han otorgado muchos derechos a los alumnos y les han exigido muy poco. En fin… ¿Cuántas décadas necesitaremos aquí para alcanzar a Finlandia? Y por correlación, ¿cuánto tiempo habremos de necesitar para alcanzar altas cotas en la atención sanitaria?


5 comentarios:

  1. A veces es bueno soñar con la utopía, amigo José Manuel... Y pensar que la envidia puede ser sana.
    Conozco a estudiantes universitarios españoles que "se dan tortas" por conseguir una plaza de Erasmus en ese país. Pero ¡qué lejos está Finlandia!
    Un cálido abrazo, amigo, que en el sueño utópico hace mucho frío.

    ResponderEliminar
  2. Creo tener la respuesta a tu pregunta, José Manuel y seguro que tú también la tienes. No lo veremos nosotros y tampoco nuestros hijos. Entretanto....al mal tiempo, buena cara; debemos ser optimistas y no perder el entusiasmo.
    Muchos bicos.

    ResponderEliminar
  3. José Manuel; por alguna razón que no comprendo me ha sido imposible dejarte un comentario en la entrada anterior, por eso quiero decirte aquí lo magnífico que me parece Alejo Amoedo, a quien descubrí cuando empecé a visitar tu blog y me colé también en su web.
    Más bicos.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Paco, lo malo es que a Hispania sólo se le pega lo peor de otros países, desdeñando sus bondades. Por otro lado, el frío es relativo. Hace unos días, en un programa televisivo sobre españoles en el mundo, una chica de Almería residente en Noruega se mostraba feliz en un ambiente de respeto, calidad de vida y calidez humana en la "frialdad" nórdica. En fin, que habrá que seguir soñando con que algún siglo tengamos “orden y progreso”, como reza el lema brasileño, no reñido con la diversión y la alegría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Querida Lola, Alejo Amoedo además de buen músico es una bellísima persona. Y habrás podido comprobar que su página web está renovada. Respecto a lo educativo, en general y en todas las parcelas o campos del saber, habrá que ver la botella medio llena, aunque la realidad nos diga a gritos que no hay ná que hacer. Desde el observatorio médico –auténtico “barómetro social”–, puedo dictaminar, aun sin metodología científica, que el paso de los años y los teóricos logros del estado de bienestar no han llevado parejo mejoras cívicas ni educativas. Pero sigamos esbozando una sonrisa para disipar malos pensamientos.
    Bicos.

    ResponderEliminar