viernes, 21 de agosto de 2009

Thomas Quasthoff, barítono

A los dos más excelsos barítonos que han cultivado la canción de concierto, Dietrich Fischer-Dieskau y Gérard Souzay, en forma de Lied alemán y mélodie francesa, me atrevería a acercar al barítono, o bajo-barítono, Thomas Quasthoff, admirable por los obstáculos impuestos a su limitación física –consecuencia de la talidomida– y superados por su férrea voluntad, pero más todavía por esa rara combinación de conocimiento técnico vocal, interpretación de los textos y capacidad emotiva. Una breve biografía en español (Filomúsica, Nº 28, mayo 2002) recoge sus circunstancias y cualidades. Mundialmente reconocido, confiesa que cada día que canta realiza su sueño. Aparte de su trayectoria en el mundo clásico del Lied y de la ópera, Quasthoff ha hecho incursiones en el Jazz. El hecho de que durante sus años de estudiante de derecho trabajase como locutor de radio, seguramente contribuyó a perfeccionar su dicción y con ello su destreza en la comunicación como cantante.

Escuchemos su voz intensa, cálida y emocionante, en tres canciones del ciclo Dichterliebe (Amor de poeta), Op. 48, de Robert Schumann: nº 3 Die Rose, die Lilie, nº 5 Ich will meine Seele tauchen, y nº 7 Ich grolle nicht.



Del mismo ciclo Dichterliebe, la nº 10 “Hör ich das Liedchen klingen".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada