martes, 14 de septiembre de 2010

Sobre la Sociología


La Sociología es una ciencia social que nace de la filosofía y la economía social. Arranca como disciplina científica durante el s. XIX y se ocupa, como otras ciencias sociales (Antropología, Economía, Ciencias políticas, Psicología social) de la explicación científica del proceder social, con ramas especializadas, según instituciones (S. familiar, S. política, S. del derecho, S. económica, S. empresarial, S. del conocimiento, S. del lenguaje, S. religiosa, S. de la salud...) o problemas sociales (Criminalidad, Burocratización, Profesionalización, Pobreza, Desempleo, Urbanización…).

La sociedad, objeto de estudio de la Sociología, es la totalidad histórica concreta de las relaciones interhumanas, grupos y estructuras sociales; contrapuesta a la “unión”, agrupación determinada con un fin. De otro modo: conjunto de personas que conviven y se relacionan dentro de un mismo espacio y ámbito cultural. También puede definirse como un sistema de relaciones sociales; o como una trama articulada de grupos; o como un conjunto de instituciones.

La sociedad humana posee cinco características: población, especialización, solidaridad, continuidad –en el tiempo– y cultura.

Podemos ver la sociedad como una trama articulada de grupos, asociaciones, uniones profesionales, etc., que se distinguen por modos de vida, formación, actividades o ingresos. Si se deshace esta multiplicidad, la sociedad se transforma en masa. Por otra parte, denominamos socialización al proceso que transforma al individuo biológico en social, mediante la transmisión y el aprendizaje de la cultura.

El individuo adquiere capacitación para ser miembro efectivo de grupos y de la sociedad global, dentro de un orden social que precisa autoridad.

En las sociedades primitivas se formaban clanes (del celta clann), que la etnografía define como grupos de hombres dentro de una tribu que se consideran emparentados por la tradición de un origen común, de un antepasado o de un animal totémico (el tótem, elemento protector de la tribu o del individuo), con reglas de casamiento exógamas y dirigidos por un jefe. Además, las sociedades tenían –y algunas todavía tienen– un chamán, un escogido, mediador con el más allá (a veces el totemismo mantiene una estrecha relación con el chamanismo).

En las sociedades modernas interactúan e influyen en el individuo social las diferentes “agencias educativas” (la escuela, la familia, los medios de comunicación, las iglesias, las asociaciones…). De modo que en las sociedades actuales, más complejas, se condicionan las conductas de las personas en los diversos ámbitos en que se mueven y se educan.

La Sociología es una rama del conocimiento que hace de las relaciones humanas su objeto; creada por el hombre y para el hombre.

(Reflexión de diciembre de 2005. Con apoyo de Diccionario de Sociología)

3 comentarios:

  1. Interesante reflexión que clarifica, de forma sencilla pero inteligente, conceptos que generalmente resultan arduos cuando no ininteligibles.

    Muy de agradecer, amigo José Manuel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ah, mi querido José Manuel, has tocado la vena de mi antigua veleidad sociológica. Afortunadamente existe la Psiquiatría Social y hay por donde dar rienda suelta a dicho interés: la perspectiva psiquiátrica aplicada a nuestra existencia y devenir como sujetos gregarios y organizados en colectivos.
    Un cordial saludo desde el manicomio.

    ResponderEliminar
  3. Cuando pretendo poner mis ideas en orden o clarificar conceptos, suelo hacer juegos reflexivos como en este caso con la Sociología. Para llegar a la Sociología Médica en particular, necesaria para comprender los comportamientos de los individuos en la comunidad que nos concierne y sin embargo olvidada –lo mismo que otras Humanidades Médicas– en los planes de estudios médicos.
    Gracias, Francisco y Lizardo, por vuestros afables comentarios.

    ResponderEliminar