miércoles, 24 de noviembre de 2010

La zarzuela trasciende fronteras: Elīna Garanča

De que la Zarzuela se mantiene viva allende nuestras fronteras hemos dado muestras aquí, al traer La Gran Vía de Chueca, interpretada por representantes del Jarvis Conservatory (Valle de Napa, California, USA), y el preludio de La Revoltosa de Chapí, en un concierto de la Orquesta del Concertgebouw de Amsterdam bajo la dirección del letón Mariss Jansons. Sorprenderá a más de uno que los norteamericanos mantengan la llama de algo propiamente hispano y que los centroeuropeos aplaudan a rabiar lo que aquí se ha llegado a menospreciar.

Y como no hay dos sin tres, traigo otras muestras en la voz de la mezzosoprano letona (nacionalidad de Jansons) Elīna Garanča y la dirección orquestal de su marido, el inglés Karel Mark Chichon (nacido en Londres y criado en Gibraltar), quien al parecer la ha introducido en el género zarzuelístico; también de nuevo la de Mariss Jansons. En esta ocasión se trata tres bellísimas romanzas, interpretadas en Moscú, Baden-Baden y Amsterdam. Observen, escuchen, eviten prejuicios y respondan: ¿no comprenden los músicos foráneos nuestros ritmos?; ¿no es ferviente la respuesta del público europeo?

Disfruten de estas interpretaciones (por partida doble, pues en mi afán de seleccionar no pude renunciar a ninguna) y de la hipnotizadora presencia de Elīna Garanča.

Canción de Paloma” de El barberillo de Lavapiés
de Francisco Asenjo Barbieri (1823-1894), 
una de las obras importantes del teatro musical hispano



De España vengo” de El niño judío,
de Pablo Luna (1879-1942)

Al pensar en el dueño de mis amores” de Las hijas de Zebedeo,
de Ruperto Chapí




“Al pensar en el dueño de mis amores” de Las hijas de Zebedeo (2ª vers.)

2 comentarios:

  1. Impresionante ejemplo del potencial que tiene España, en cuanto a compositores... y lo apreciado que puede ser y es en el extranjero, solo falta que nos lo creamos nosotros mismos..
    Gracias Jose por tu sensibilidad..

    ResponderEliminar
  2. Se te echaba de menos por aquí, querido Alejo.
    No digo nada nuevo: en esta tierra es habitual que, en el campo de la música y en otros, despreciemos o menospreciemos lo que de bueno tenemos. Como profesional sensible, la sabes bien respecto al género de la Zarzuela, generalmente maltratado. Menos mal que contamos con músicos como tú para dignificar esta música, y otra.
    Unha aperta.

    ResponderEliminar