jueves, 18 de febrero de 2010

Petición de tarjeta sanitaria única

En el artículo precedente, dedicado a los sistemas sanitarios europeos (3. SNS Hispano), hablamos de la singular fragmentación hispana en diecisiete servicios autonómicos de salud incomunicados y, en consecuencia, de la existencia de otros tantos tipos de tarjetas sanitarias autonómicas, totalmente incompatibles. Un despropósito que debió ser evitado en su momento, pues entrañaba una improcedente asunción de competencias.


En septiembre de 2009, Rosa Díez, única diputada de UPyD, solicitó en el Parlamento una tarjeta sanitaria única para garantizar el acceso universal a la sanidad, diciendo compartir/defender dos enmiendas que vienen a ser lo mismo: una del Partido Popular, de revisión, y otra de Esquerra Republicana e Izquierda Unida, de edición. El fundamento está en la Constitución Española, en concreto en el Artículo 149.1.16ª: “El Estado tiene competencia exclusiva sobre las bases y coordinación general de la sanidad”.


En el video podemos apreciar que casi todos los escaños están vacíos; se ven al principio dos diputados más, uno a cada lado de la interviniente, y aparece brevemente en pantalla Gaspar Llamazares, de IU. Se confirma una vez más que la cuestión sanitaria interesa poco. Y desde el escepticismo, surgen preguntas. ¿Prosperará esta enmienda? ¿El PSOE no la aprueba? Si todos están de acuerdo, ¿qué problema hay?... Habiéndose contravenido la norma fundamental del Estado, como tantas veces, parece que enmendar el error y conseguir una tarjeta universal va a costar dios y ayuda. Como aquí todo va despacio, demasiado despacio, habrá que esperar pacientemente. ¡País…!

2 comentarios:

  1. ¿Por qué estas entradas sobre salud pública son capaces de generar tan intensas sensaciones de 'Déjà vu', amigo José Manuel? Esos escaños vacíos, esa incomunicación, esos despropósitos... pareciera que habitamos una sola inmensa provincia en donde los temas de salubridad van despacio, muy despacio, como lo describes cabalmente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como puedes ver, querido Lizardo, estamos globalizados en incompetencia política; y en todos los sitios cuecen habas. Un abrazo.

    ResponderEliminar