miércoles, 30 de marzo de 2011

Automedicación responsable


Digamos de entrada que en el debatido asunto de la automedicación es clave la aplicación del sentido común, de la prudencia o la sensatez.

Tomar una decisión terapéutica motu proprio, sin consejo médico, no implica necesariamente administración de fármacos, pues la mayoría de las veces bastan medidas físicas o higiénico-dietéticas, incluidos los intemporales “remedios de la abuela”. En una diarrea, en una tos irritativa, en una fiebre inicial sin síntomas de gravedad, en tantos procesos menores que alarman a nuestros desvalidos pacientes, por los que acuden a diario a consulta y no pocas veces “de urgencia”.

Pero los tiempos han cambiado. El mercado ha ido introduciendo el factor miedo como estrategia de inducción al consumo, incluyendo el de fármacos. Nada que no se sepa. Compruébese el bombardeo publicitario y los flases alarmistas en los medios. Con ello ha ido disminuyendo o perdiéndose la capacidad de decisión individual, lo que al cabo significa merma de la autonomía personal. Se crean necesidades y aumenta la venta de productos farmacéuticos a costa de los incautos ciudadanos. Y un consumo medicamentoso irresponsable puede ser peligroso.  

Respecto a la emisión de un juicio sobre la automedicación fuera de lo que se entiende o admite como fármacos de obligada prescripción médica, creo que no hemos de ser inflexibles. No es conveniente de modo absoluto, como tampoco lo es la dependencia extrema de los profesionales de la medicina. La automedicación responsable pasa por la información juiciosa, la educación general, la seguridad individual y el fortalecimiento del propio criterio. Un reto de cara a la comunidad y una noble aspiración, aunque parezca utópica.

Recomiendo la lectura de un artículo que me parece muy válido, aunque sea el capítulo de un libro informativo dirigido a profanos y avalado por la industria farmacéutica: fármacos sin prescripción médica. En este asunto, como en otros, procuremos ser responsables.
***
Enlaces de interés
Medicamentos sin receta médica (MedlinePlus)
Automedicación y uso responsable de medicamentos, por E. Ormaechea
Riesgos de la automedicación (Rioja Salud)
Estrategias para reducir los riesgos de la automedicación, por V. Baos

2 comentarios:

  1. El caso típico de automedicación está en calmar la fiebre a los niños. Se dan tantas veces los casos extremos, es decir, padres que llevan a sus hijos corriendo a la emergencia por tener 37 de temperatura, y por el otro lado, padres que no llevan a su hijo hasta que este presente convulsiones u otras complicaciones graves. Algo fundamental en la "escuela para padres" está en saber controlar un fiebre y reconocer las señales de peligro.
    En Perú los padres usan la frase "la fiebre le sube y le baja" por eso te dejo este video musical al respecto
    http://www.youtube.com/watch?v=4z6CfcDOFfU

    ResponderEliminar
  2. ¡Sube y baja!... Está bien. A propósito de la fiebre, he elaborado un folleto informativo que posiblemente editaré. Ahora, viendo la escasez de sentido común pienso, amigo Tony, que hemos ido yendo en regresión.

    ResponderEliminar